Educar en finanzas, el puente hacia el progreso colectivo

Más tarde o más temprano, la gran mayoría de nosotros tendrá que gestionar su propia economía o la de su familia. Por ello, es preciso contar con iniciativas formativas que aborden la educación financiera desde edades tempranas

La falta de conocimientos sobre cómo gestionar nuestras finanzas personales o familiares puede llevarnos a tomar decisiones erróneas o contraproducentes para nuestros intereses.UnsplashUnsplash

La falta de conocimientos sobre cómo gestionar nuestras finanzas personales o familiares puede llevarnos a tomar decisiones erróneas o contraproducentes para nuestros intereses.

Si bien es cierto que la educación financiera no constituye una materia incluida en los planes de formación reglada, existe también un alto porcentaje de la población mundial que no tiene acceso a servicios bancarios, lo que agrava esta situación en mayor medida. Según el Banco Mundial, en la actualidad existen más de 1.700 millones de personas sin acceso a servicios bancarios básicos, una cifra que se traduce en un 32% de la población mundial.

Así, una de las contribuciones de las empresas del sector financiero a la sociedad pasa por facilitar este tipo de servicios al mayor número posible de ciudadanos. Cualquiera de las iniciativas que se lleven a cabo en este sentido debe estar orientada a proporcionar conocimientos financieros accesibles y comprensibles para todos, haciendo hincapié en la adquisición de habilidades que contribuyan a mejorar sus capacidades en la toma de decisiones que afecten a su economía e impulsar su progreso personal y profesional.

Objetivo 2025: empoderar a 10 millones de personas

En el camino hasta alcanzar la prosperidad social se encuentran todos los agentes: instituciones, administraciones públicas, entidades, organizaciones, ciudadanos y asociaciones sin ánimo de lucro.

Como entidad más sostenible del mundo, según el Dow Jones Sustainability Index, Banco Santander hace una firme apuesta por la inclusión financiera de la población a través de tres estrategias fundamentales y complementarias: favorecer el acceso a servicios financieros básicos, proporcionar la formación necesaria, e impulsar los microcréditos o microfinanciación; todo ello entendido como palanca necesaria para el crecimiento social. Hasta el momento, más de dos millones de personas han sido ayudadas en este aspecto en todos los países donde opera.

Santander, consciente de la necesidad y la utilidad que tiene para los ciudadanos saber gestionar sus propias finanzas, sigue promoviendo diferentes iniciativas a nivel nacional e internacional. El objetivo que se marca la compañía para el año 2025 es empoderar financieramente a 10 millones de personas en todo el mundo para que puedan prosperar.

Finanzas para Mortales

Abordar una temática tan diluida en nuestra sociedad desde edades tempranas puede favorecer a la concienciación de los más jóvenes sobre el valor del dinero y la importancia de las decisiones financieras que tomamos.

En este sentido, Banco Santander pretende que las personas desarrollen las capacidades necesarias para gestionar sus finanzas y entender de forma clara los principales conceptos financieros e indicadores económicos, de forma que puedan tomar las decisiones adecuadas sobre qué productos y servicios responden mejor a sus necesidades.

La entidad desarrolla distintas iniciativas de educación financiera en diversos países, tanto online, con el desarrollo de herramientas digitales, cursos y juegos, como presenciales, con sesiones formativas y talleres en escuelas, colegios y otras instituciones.

Un ejemplo de estos programas de educación financiera es ‘Finanzas para Mortales’ en España, cuya finalidad es que “cualquier persona entienda de lo que se habla en las noticias, en la política, qué le están diciendo cuando va a pedir un crédito o de qué depende una hipoteca”. La iniciativa ha sido reconocida como uno de los principales programas de educación financiera del país, tanto por el Banco de España como por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Más allá de la educación financiera aplicada a los jóvenes, el programa también facilita cuestiones relevantes relacionadas con la cultura financiera, el funcionamiento de la economía o los mecanismos para aprender a ahorrar.

La solicitud de un crédito o un préstamo, los mecanismos de la banca online, las tarjetas, los pagos móviles o los entresijos que hay detrás del emprendimiento son algunas de las cuestiones que se plantean en el programa y se resuelven con diferentes herramientas. Para ello, se utiliza un tono cercano y un lenguaje sencillo, adaptado para que su comprensión se pueda producir entre un público con pocas nociones sobre los servicios financieros más elementales.

Promover la educación financiera en el mundo

En otros países como Chile, se lleva a cabo una iniciativa denominada ‘Sanodelucas’, un portal web, en el que se recogen todas las iniciativas de educación financiera de Banco Santander en este país, dirigido a diferentes colectivos y en el que la entidad ofrece información diversa en forma de consejos para aquellos que se embarcan por primera vez en el uso de servicios bancarios.

Así, el público al que se dirige este programa es, por un lado, las familias chilenas, que podrán beneficiarse de dichos consejos para mejorar la gestión de la economía familiar. Y, por otro lado, también ofrece diferentes cursos orientados a los alumnos y alumnas del país, capacitándolos para administrar de la forma más óptima posible sus cuentas en el futuro.

Por otra parte, Santander es colaborador y sponsor principal de la iniciativa “My Money Week”, la cual fue desarrollada el pasado año en Reino Unido y contó con la participación de 200.000 personas. El objetivo de este programa es brindar una oportunidad para que los más jóvenes adquieran las habilidades, el conocimiento y la confianza necesaria para la gestión de sus finanzas.

Dirigida a alumnos y alumnas de enseñanza primaria y secundaria, se ha convertido en la iniciativa de educación financiera de más alto perfil y más reconocida en el Reino Unido.

Santander también desarrolla sus iniciativas de educación financiera en México. Allí, ha desarrollado un site en el que se describen las cuestiones más importantes que se deben conocer para poder gestionar la economía personal.

La web engloba diferentes áreas para acercar a los ciudadanos de México a las finanzas: un programa institucional donde abordar cuestiones básicas relacionadas con la economía personal, una serie de contenidos para cuidar la salud financiera, un apartado especial donde abordar los asuntos propios de la financiación (créditos, préstamos, débitos, intereses)… Destacan, en este sentido, los cursos de educación financiera a través del programa “Tuiio, Finanzas de tú a tú”, que ofrece una amplia gama de productos y servicios diseñados especialmente para poblaciones de bajos ingresos y baja bancarización. Tuiio completa su oferta con cursos de educación financiera, tecnología y emprendimiento a sus clientes.

Educación financiera para promover una Banca Responsable

La educación financiera es un tipo de inversión social cuyo objetivo “no es solo ayudar a las personas a abrir cuentas bancarias, sino dotarles de las competencias necesarias para gestionar sus finanzas y para tomar decisiones adecuadas sobre los productos y servicios que les convienen”, asegura la entidad en su Informe de Banca Responsable. (poner link al informe)

En un escenario económico y empresarial en constante cambio y en una situación como la que atravesamos en la actualidad, la inclusión financiera juega un papel destacado y necesario para contribuir al progreso social y a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por la ONU.