Aprender

¿Por qué hay que creer en la educación dual?

Aprovechar el centro de trabajo como entorno de aprendizaje es uno de los baluartes de la formación en Europa

Educación dual
Educación dual DREAMSTIME Dreamstime

Los datos de la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2021 muestran que casi 550.000 españoles de más de 30 años con estudios superiores están en el paro. Por encima del 60% son mujeres y la mitad aproximadamente tienen más de 45 años. España tiene un problema si no es capaz de ofrecer la renovación profesional a estos titulados que ya han pasado por el mercado de trabajo y que en muchos casos pueden tener dificultades para volver a incorporarse a un puesto remunerado que les transforme en parte activa de la creación de riqueza en la sociedad.

Por otro lado, y a pesar de la mejora en los últimos datos, somos uno de los países con mayor desempleo juvenil y mayor tasa de abandono temprano de la educación y la formación en la Unión Europea. Los datos de empleo juvenil en España son los peores de la Unión Europea, con un 30.7% de los jóvenes españoles entre los 16 y los 24 años no encuentra una ocupación. Esta situación se debe tanto a la falta de cualificación de muchos de estos jóvenes como el desajuste entre sus capacidades y necesidades del mercado. Por otro lado, el abandono educativo temprano condena a los jóvenes a sufrir las peores consecuencias de un mercado de trabajo precario y dual, despreciando sus competencias y capacidades. Estos jóvenes son imprescindibles en la cuarta revolución industrial, tanto para seguir formándose en estudios superiores y a lo largo de la vida, como para tener más posibilidades de encontrar empleo e, incluso, para una inserción social efectiva.

Existe una brecha entre las competencias impartidas tanto en formación profesional como en la Universidad. Esta realidad, que no es exclusiva del sistema español, hace que muchas veces sea complicado para los empresarios encontrar el mejor capital humano para ofrecer servicios y productos competitivos. Adicionalmente crea una situación de desamparo para todos aquellos que han seguido un itinerario formativo qué, en realidad, no les está sirviendo para aportar sus conocimientos adquiridos al desarrollo social y económico personal o del país.

Según la OCDE, el 21,7% de los empleos en España está en riesgo de desaparición por la robotización y un adicional 30,2% de los trabajos experimentará cambios sustanciales. Un total del 51,9%de los empleos en nuestro país se verá significativamente afectado por la robotización. Es cierto que también se crearán nuevos empleos que producirán bienes y servicios derivados de las nuevas tecnologías y que dependerán de la iniciativa emprendedora de las sociedades y de la oferta adecuada de recursos humanos que generen los sistemas educativos. Si en las anteriores revoluciones industriales las máquinas sustituían brazos, ahora las máquinas empiezan a sustituir cerebros. La cuarta revolución industrial caracterizada por la plena conectividad, el acceso instantáneo a enormes cantidades de información, el internet de las cosas, la robótica, la biónica o la inteligencia artificial generará muchos empleos.

Para la OCDE la transformación educativa necesaria para aprovechar este cambio pasa por un cambio en el enfoque de la orientación profesional para ofrecer una orientación activa tanto para jóvenes estudiantes como para aquellos que tienen que actualizar sus conocimientos. La única forma de hacerlo es consiguiendo que sus decisiones están informadas por el conocimiento del mercado de trabajo y de los itinerarios profesionales y académicos que garanticen que profesores y formadores de tengan experiencia actualizada y relevante en los respectivos sectores. Para el organismo con sede en París, el nombre de este milagro es educación dual, o lo que es lo mismo, aprovechar al máximo el lugar de trabajo como entorno de aprendizaje de calidad.

La educación dual se ha convertido en uno de los principales baluartes de la formación en Europa. La mayor parte de los países con sistemas educativos avanzados disponen de un modelo de educación dual, que ha ido ganando más peso a lo largo del tiempo: En la actualidad representa un factor importante de la modernización y el intercambio de competencias entre la empresa y el sistema educativo y permite incrementar la productividad de los trabajadores a largo plazo.

En España este proceso ha sido lento y surge con la LOMCE en 2012. En el mundo universitario aparece con su incorporación por parte de algunas universidades pioneras en el País Vasco, Cataluña y Andalucía. El éxito que están teniendo estos títulos duales está vinculado a la superación que supone el desajuste tradicional entre la oferta del sector educativo y la demanda de competencias de las empresas. Una vez más la realidad educativa ha ido por delante de la legal por la demanda de la sociedad.