Oramas avisa al PSOE: “Es un horror depender de unos tipos que les trae al pairo este país”

Termina la primera jornada de encuentros del Rey con los partidos políticos minoritarios, que insistieron en la necesidad de que haya gobierno pronto

Más que de una ronda de contactos para tratar la conformación de un Gobierno a nivel nacional, el peregrinaje de políticos ayer por Zarzuela se asemejaba más a una recepción de representantes de las comunidades autónomas. Han acudido a su cita con Felipe VI un partido asturiano, dos canarios, uno cántabro, una plataforma aragonesa, una confluencia gallega, una coalición valenciana, una navarra y el portavoz de un grupo madrileño rebautizado como Más País. La mayoría de estos grupos ha coincidido en trasladar al Rey la necesidad de que haya gobierno pronto. Muchos han asegurado sentirse “optimistas” a este respecto. Y algunos de ellos han expresado su temor a que esa gobernabilidad esté en manos de los partidos que apuestan por la ruptura con España. Un espíritu que verbalizó mejor que nadie Ana Oramas, de Coalición Canaria: “Es un horror que este país depende de unos tipos que no creen en este país y que les trae al pairo este país”.

Como dice el refrán: «A la tercera va la vencida», o al menos con ese espíritu ha arrancado en Zarzuela esta tercera ronda de consultas que Felipe VI lleva a cabo con los representantes de los partidos en el Congreso en lo que va de año. Diez minutos antes de las diez de la mañana ha comenzado en la residencia de Jefe de Estado esta ronda de reuniones con Isidro Martínez Oblanca de Foro Asturias. El último que ha visitado al Rey, ya a última hora de la tarde, ha sido Íñigo Errejón, en representación de Más País. Entre los diez líderes que estaba previsto que departieran hoy con el Rey estaba también Néstor Rego del Bloque Nacionalista Galego pero, finalmente, esta formación de independentista se ha sumado a ERC, EH Bildu y las CUP. Eso deja en 9 la cifra total de representantes políticos, los mismos que visitarán Zarzuela mañana miércoles en la que sin duda será la jornada decisiva de la ronda de consultas ya que casi con total seguridad, Felipe VI encargará formar gobierno a uno de los candidatos a su término.

UPN y Foro, contra los “acuerdos tribales”

En una línea muy dura se ha expresado el presidente de Unión del Pueblo Navarro, José Javier Esparza: “Es una irresponsabilidad de Pedro Sánchez buscar el acuerdo con el populismo de extrema izquierda y los independentistas de Cataluña y el País Vasco. El PSOE tendrá que explicar a cambio de qué espera la abstención de Erc y de EH Bildu”. De hecho Esparza ha sido el único en expresar su preferencia por unas “terceras elecciones antes de que España dependa de los independentistas”.

Martínez Oblanca, de Foro Asturias, le ha trasladado al Rey sus “preocupaciones sobre las consecuencias de los acuerdos tribales e insolidarios que se negocien con independentistas a quien solo importa la ruptura de España y la conquista de nuevos privilegios”. A juicio de Martínez Oblanca, que no ha descartado la posibilidad de unas terceras elecciones, el factor de inestabilidad se Pedro Sánchez: “Así ocurrió en 2015 y 2016 y con motivo de la moción de censura. Ha ocurrido tras las elecciones anticipadas de abril y está ocurriendo ahora”. El portavoz de Foro Asturias ha criticado duramente el “oscurantismo” de las conversaciones del PSOE con ERC y ha criticado que Sánchez haya descartado un pacto con PP y Cs: “Sánchez en 36 horas resolvió un problema de salud: el insomnio, la falta de sueño que le provocaba la presencia de Podemos en el Gobierno y trituró los acuerdos con las fuerzas constitucionalistas y los puentes con el centro derecha".

Teruel y Cantabria: apoyo con condiciones

Tomás Guitarte, de Teruel Existe, ha agotado los 45 minutos de reunión previstos. En este tiempo, ha expuesto al monarca los problemas que sufre la provincia aragonesa: “El verdadero problema no es el catalán ni el vasco, es el del reequilibrio territorial. Defendemos una España más justa y eficiente”, ha asegurado en su comparecencia posterior ante los medios en el Congreso. Respecto a la investidura, Guitarte se ha mostrado a favor de “garantizar la gobernabilidad” y de apoyar al partido que sea capaz de “generar acuerdos”: “Nuestro apoyo debe ser fruto de una negociación que no se puede dar por concluida. Apenas no la hemos iniciado. Comprendemos que no somos el grupo determinante. Estamos en tiempo y no nos sentimos molestos”. Sí ha asegurado que influirá en la decisión de Teruel Existe la decisión que adopte la Mesa en torno a la posibilidad de que los partidos regionalistas no nacionalistas (Coalición Canaria, PRC, Teruel Existe, Navarra Suma y Foro Asturias) puedan como constituirse como grupo propio al margen del mixto.

José María Mazón, único diputado del Partido Regionalista de Cantabria, ha mostrado su disposición a avalar la investidura de Sánchez: “Fuimos el único partido que le apoyamos en el anterior intento de investidura y fuimos los únicos que no tuvimos responsabilidad en la repetición electoral. Tenemos un acuerdo con el PSOE y sigue vigente, que está vinculado con el Gobierno de coalición de Cantabria”. Sin embargo, Mazón ha lanzado un aviso al candidato socialista respecto a sus conversaciones con ERC: “Somos un partido constitucionalista. No admitiríamos ninguna cesión o concesión que vaya más allá de la Constitución. No apoyaríamos un Gobierno que cede en cuestión de indultos o autodeterminación”. Y ha añadido: “Hablar se puede hablar de todo. Lo que no se puede negociar es una ilegalidad, cesiones concretas. Parar la mano judicial no está en manos del Gobierno”.

Errejón y Compromís, cerca del “sí”

Tras su paso por Zarzuela, Joan Baldoví, diputado de Compromís, se ha mostrado optimista y ha reconocido que negocia con el PSOE un documento con algunas de las reivindicaciones históricas del partido valenciano, especialmente en lo que concierne a financiación e infraestructuras: “Pedimos mayor concreción pero vamos en la buena dirección. Hay indicios de que esto camina por otros derroteros”. Yolanda Díaz, de Galicia En Común, fue la única en dejar claro que votarán sí a la investidura de Sánchez. Ha trasladado al Rey este voto positivo de sus diputados al candidato socialista por ser éste el primer paso para alumbrar el Gobierno de coalición del PSOE con Unidas Podemos, en el que precisamente la propia Díaz tiene muchas papeletas de entrar como ministra de Trabajo. Íñigo Errejón, de Más País, ha cerrado la ronda de este martes con un deseo: que se den las bases para apoyar la creación de un Gobierno progresista que tenga en el centro de su agenda la transición ecológica.

En la mano de ERC

A pesar de que el rosario de portavoces políticos irá visitando el Congreso de los Diputados tras su paso por Zarzuela para comparecer ante los medios, lo cierto es que la atención mediática estará a lo largo de hoy más centrada en la crucial reunión que mantienen los negociadores de PSOE y ERC y que determinará si Pedro Sánchez tendrá los apoyos suficientes para ser nombrado presidente del Gobierno. Se da el contrasentido de que Esquerra no informará directamente de su intención de abstenerse o votar en contra de Sánchez directamente al Monarca sino que tendrá que ser el propio candidato socialista el que lo haga en la última de las citas en Zarzuela, que será mañana a las 18:15. Si se repite el guión de junio, Iglesias, Abascal y Casado comparecerán en el Congreso y Sánchez lo hará desde Moncloa. Será previsiblemente mañana al filo de las 19:00 horas cuando la presidenta del Congreso visitará Zarzuela para conocer si el Monarca ha decidido encargar la formación de Gobierno al actual presidente en funciones. Todo eso sucederá mañana pero, como ya se apuntó, en cualquier momento podrá saltar la noticia desde Barcelona de que ERC y PSOE han llegado a un acuerdo.

Durante el día de ayer los independentistas catalanes jugaron a endurecer el clima de negociación afirmando que «no tienen prisas» y que «el posible acuerdo está lejos» pero esta actitud podría ser una maniobra para lograr más concesiones de un Pedro Sánchez que se sabe en manos de los republicanos catalanes. Sin embargo constituiría una sorpresa que finalmente ERC bloqueara la investidura ya que durante las negociaciones entre UP y el PSOE en el verano esta formación independentista aseguró su abstención si los socialistas e Iglesias llegaban a un acuerdo. En cualquiera de los casos el «culebrón» terminará mañana y, a partir del momento en el que se designe a Sánchez como candidato, dependerá de la presidenta del Congreso la fecha exacta en la que se celebrará el debate de investidura. Si ERC cumple la amenaza de ayer tendremos que esperar a 2020 pero si el guión se desenvuelve según los designios de Sánchez, hay tiempo suficiente para que España se despida del año con un Gobierno que se le ha negado durante 298 días.