Rechazo histórico del CGPJ a Delgado: “Está expuesta a que el Gobierno influya en sus decisiones”

Delgado logró el apoyo de 12 de los 19 vocales, pero 9 la consideran «no idónea» El CGPJ se limita a señalar que cumple los requsitos legales para ser fiscal general. Es la que menos respaldo ha tenido desde la propuesta de Eligio Hernández, que se declaró ilegal

Thumbnail

La candidatura de Dolores Delgado para ocupar la Fiscalía General del Estado rompió ayer en dos al Consejo General del Poder Judicial, en un pleno al que faltaron dos vocales elegidos a propuesta del PP –Vicente Guilarte y Wenceslao Olea– y una por iniciativa del PSOE, Pilar Sepúlveda, lo hizo por videoconferencia. Al final, el único informe que se debatió fue el presentado por el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en el que se limitaba a señalar que Dolores Delgado cumplía con los «requisitos exigidos» para ocupar el cargo, sin alusión alguna a la «idoneidad», algo que era una norma habitual en los dictámenes sobre anteriores fiscales generales. Por ello, no hubo debate alguno sobre este último extremo, lo que provocó el malestar de no pocos consejeros, quienes plantearon que se debatiera por un lado el cumplimiento de esos requisitos, al que ningún vocal pone reparos, y la idoneidad por otro, con el fin de «unificar el informe». Esta pretensión fue rechazada, lo que motivó que siete vocales emitieran un voto particular discrepante. Al final, el texto presentado por Lesmes recibió el respaldo de los siete vocales propuestos por el PSOE (Mar Cabrejas, Álvaro Cuesta, Roser Bach, Victoria Cinto, Clara Martínez de Careaga, Rafael Mozo y Pilar Sepúlveda), así como los de IU, PNV (Concepción Sáez y Enrique Lucas, respectivamente), y los avalados por el PP María Ángeles Carmona y Fernández Valverde. Estos dos últimos, sin embargo, emitirán un voto particular concurrente en el que reflejarán que Delgado reúne los requisitos legales pero no tiene «idoneidad» para asumir la máxima responsabilidad de la Fiscalía; mientras que los otros siete vocales, designados a iniciativa del PP, votaron en contra (José Antonio Ballesteros, José María Macías, Juan Manuel Fernández, Nuria Díaz, Gerardo Díaz Tristán, Juan Martínez Moya y Carmen Llombart) y emitieron un voto particular discrepante.

De esta forma, nueve de los 19 vocales, casi el 50 por ciento, consideraron que la candidata por el Gobierno no era «idónea» para sustituir a María José Segarra al frente de la Fiscalía General del Estado. Y ello, sin contar con lo que realmente piensa Lesmes, ya que no se pronunció al respecto.

Con estos datos, Dolores Delgado se convertirá en quien menos apoyos ha recibido del órgano de gobierno de los jueces y magistrados de los últimos propuestos para ocupar la Fiscalía General: Eduardo Torres-Dulce, Consuelo Madrigal y María José Segarra lograron el respaldo de todos los vocales en cuanto a cumplir los requisitos legales y su «idoneidad» para ocupar el cargo; mientras que el fallecido José Manuel Maza y Julián Sánchez Melgar contaron con el rechazo de la vocal elegida a iniciativa de IU, Concepción Sáez.

Precisamente, esta vocal tuvo que escuchar el reproche de otro consejero por intervenir en esta votación, al considerar que debía abstenerse porque fue un cargo de confianza de Dolores Delgado, toda vez que fue nombrada por ésta gerente de la Mutualidad General Judicial, en septiembre de 2018, cuando era ministra de Justicia.

Esta misma vocal, que votó en contra de la propuesta de Maza y Sánchez Melgar, hizo un llamamiento a la unanimidad, llegando a señalar, según señalaron a este periódico fuentes solventes, que si no se le respaldaba era exclusivamente por «razones ideológicas».

Las claves

Solo se debatió el informe de Lesmes en el que se recogía que Delgado cumplía con los requisitos, pero no se aludía a su idoneidad para el cargo de fiscal general.
Tesis discrepantes. Siete vocales votaron en contra y otros dos se sumaron a que no reunía el requisito de idoneidad.
Reproche. Un vocal afeó a Concepción Sáez que votase cuando fue nombrada alto cargo por Delgado cuando era ministra.

El debate en sí no tuvo momentos de tensión, más allá del citado reproche de un vocal a Concepción Sáez. «Fue serio y con un respeto máximo a las posturas de unos y otros», señalaron las fuentes consultadas al respecto.

Los vocales discrepantes reflejan en su voto particular que Dolores Delgado no cumple «con el requisito de la imparcialidad que la asunción de tan alta responsabilidad implica», como es ocupar la Fiscalía General del Estado.

Esta afirmación la sustentan en el hecho de que vaya a asumir esa responsabilidad, «sin solución de continuidad», nada más abandonar la cartera de Justicia y haber sido propuesta cuando todavía era diputada por Madrid – acta a la que renunció el martes–. Estas circunstancias, señalan los vocales discrepantes, suponen «un serio impedimento para garantizar ante la ciudadanía la imagen de imparcialidad e independencia que ha de exigirse a un fiscal general del Estado.

Omisión del aspecto político

A ello se une, añaden al respecto, el hecho de haber sido diputada por un partido político, el PSOE, y haber concurrido, por tanto, a proceso electorales, lo que implica su participación en diversos actos de carácter político. Pero junto a ello, ponen de relieve el hecho de que este aspecto «no se ha hecho constar en el currículum profesional que el Consejo de Ministros, por conducto del Ministro de Justicia, ha hecho llegar a este Consejo General del Poder Judicial» para que emitiera el informe preceptivo.

Todo ello lleva a considerar a esos siete vocales que concurre en Dolores Delgado una apariencia de vinculación con el Poder Ejecutivo que no contribuye a la percepción de la independencia de la institución que ha de dirigir, lo que comporta, a su vez, que las funciones constitucionales que debe cumplir como fiscal general del Estado estén expuestas al riesgo de que el Poder Ejecutivo influya en sus decisión».

Comparecencia

Una vez que el Consejo General del Poder Judicial informado favorablemente respecto a que cumple los requisitos legales para ser designada fiscal general, Dolores Delgado deberá cumplimentar un segundo trámite. En concreto, tendrá que comparecer ante la Comisión de Justicia del Congreso, donde expondrá su programa de actuación. Recibirá el aval de, al menos, PSOE y Podemos y el rechazo de Partido Popular, Ciudadanos y Vox.