Detenido por segunda vez tras escupir a los agentes y decir que tenía el coronavirus

El juez ha decretado para él prisión provisional sin fianza. En el hospital le hicieron el test y dio negativo

Aunque la mayoría de los ciudadanos están respetando las medidas de confinamiento que vienen marcadas en el Real Decreto del 14 de marzo, hay personas que dan más trabajo a los agentes de la autoridad que una ciudad entera. Es el caso de un hombre de 41 años que reside en la localidad tinerfeña de Buenavista. Si ayer ya fue noticia por escupir a los agentes de la Guardia Civil que tuvieron que intervenir para reducirle, lo ha vuelto a hacer, por lo que ha vuelto a ser detenido.

Según ha explicado la Guardia Civil en una nota de prensa, el detenido gritaba tener el coronavirus y amenazaba a los agentes y a los vecinos con contagiarles. Para poder ser trasladado al hospital, fue necesario activar a los guardias civiles especialistas en defensa NRBQ (Nuclear, Radiológica, Biológica y Química). Tras dar negativo en el test, recibió el alta hospitalaria y fue puesto en libertad por la autoridad judicial. Algunos vecinos criticaron el hecho de que le realizaran el test en el centro hospitalario, en detrimento de otros vecinos que sí presentan síntomas reales y se encuentran aislados en sus viviendas sin saber si son portadores del Covid-19.

Tras el alta hospitalaria, el detenido regresó al municipio de Buenavista del Norte, donde ha repetido el mismo comportamiento agresivo, alterando el orden público, y agrediendo nuevamente a los agentes que acudieron al lugar.

Después de esta segunda detención, se le imputan los delitos de desórdenes públicos, atentado contra agentes de la autoridad, daños y lesiones.

Las diligencias han sido puestas a disposición del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Icod de los Vinos, que ha decretado su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza.