Momentos de tensión en Albacete cuando temporeros subsaharianos se han enfrentado a viandantes y policías

Agentes de la Policía Nacional y de la Local han conseguido que volvieran al asentamiento en el que se encuentran tras provocar disturbios y cortar el tráfico

Efectivos de la Policía Nacional y Local de Albacete han conseguido este mediodía el regreso a la nave donde permanecen asentados los más de cien inmigrantes que se habían saltado la restricción de movilidad por un brote de CODID-19 y habían cortado la circunvalación de la ciudad.

Los participantes en la protesta han partido alrededor de las 12:00 horas de la antigua nave de 'Cereales Saltó', donde cerca de 500 temporeros viven en un asentamiento ilegal que quedó cerrado por la Policía este pasado viernes, al detectarse un caso de covid-19 en una persona que había estado viviendo allí.

Los manifestantes han increpado a vecinos que estaban en las terrazas de hostelería de la zona y a conductores que les afeaban su actitud. Algo más de una hora después la Policía lograba que volvieran, después de registrarse momentos de tensión y que la zona haya visto un notable incremento de efectivos policiales, que se mantienen en el lugar.

Hasta este domingo son 21 los positivos confirmados por el brote, que han sido confinados en el pabellón del instituto ‘Tomás Navarro Tomás’, aunque se siguen haciendo pruebas. Desde el viernes, la Policía vigila la zona y voluntarios de Cruz Roja y Protección Civil han estado acudiendo a la misma para repartir comida y otros enseres entre los inmigrantes, principalmente temporeros que trabajan en las campañas agrícolas en otros puntos de la provincia.

Hasta la zona se ha desplazado el subdelegado del Gobierno en la provincia, Miguel Juan Espinosa, para seguir de cerca las actuaciones para acabar con la protesta.