Otegi pedirá ser indemnizado tras la anulación de su condena

El abogado Iñigo Iruin dice que reclamarán que se declare la “responsabilidad patrimonial del Estado” por los perjuicios causados

El coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha celebrado “la victoria jurídica” que ha supuesto la anulación de la sentencia del caso Bateragune que, según ha denunciado, fue “una operación política urdida por las cloacas del Estado”. Asimismo, ha destacado que también se ha producido una “victoria política” porque la izquierda independentista es, diez años después, “más fuerte”.

En rueda de prensa celebrada en San Sebastián, el líder de la coalición soberanista ha analizado la decisión de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de estimar los recursos de revisión interpuestos por Rafael Díez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez Torres, Sonia Jacinto García, Miren Zabaleta Tellería y él mismo y anular de este modo la sentencia de 2012 que les condenó a penas de entre seis años y seis años y medio de prisión por un delito de pertenencia a organización terrorista en el ‘caso Bateragune’.

Junto a Otegi han estado también presentes Rafael Díez Usabiaga y Miren Zabaleta, así como el abogado Iñigo Iruin, quien ha destacado que la sentencia conocida este viernes tiene una fundamentación “sencilla” con un solo argumento: que las sentencias de Estrasburgo tienen “naturaleza vinculante” y son “jurídicamente obligatorias aunque no son ejecutivas” al requerirse que los estados determinen su “modalidad de ejecución”. “En el presente caso es evidente que la falta de imparcialidad objetiva afectaba a todo el proceso de enjuiciamiento y, por lo tanto, la nulidad debía ser total. Eso entendíamos y eso ha entendido también el Supremo”, ha destacado, para incidir en que los encausados “no debieron ser condenados en ningún caso”.

Respecto a la inhabilitación para cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo que pesaba sobre Otegi --que le impedía ser candidato a procesos electorales hasta el 28 de febrero de 2021--, Iruin ha recordado que eso ahora ha decaído y el líder de EH Bildu tiene “todos sus derechos políticos en vigor, por lo que se podría presentar a elecciones sin ningún inconveniente”. Asimismo, ha advertido de que respecto a esta cuestión queda pendiente el recurso de amparo interpuesto en su día ante el Tribunal Constitucional, aunque “puede ocurrir que no se pronuncie ya a la vista de la sentencia del Supremo”. Por último, el letrado ha sostenido que “la pelea jurídica no ha concluido” y ha anunciado que reclamarán que se declare la “responsabilidad patrimonial del Estado” por los perjuicios causados, por lo que solicitarán una indemnización.

Por su parte, Otegi ha señalado que la operación que llevó a la cárcel a los encausados por el ‘caso Bateragune’ fue “una operación de estado, sin base jurídica y urdida por las cloacas”. “Se llevó a cabo con un gobierno del Partido Socialista, pero nos enfrentamos a una operación diseñada con distintos objetivos”, ha relatado, para añadir que entre estos se encontraba el de “impedir la paz en nuestro país”. A su juicio, el Estado español “no tenía interés en que la izquierda independentista vasca cambiara de estrategia”, ya que “algunos estaban más cómodos en otros escenarios”.

Asimismo, ha subrayado como “segundo objetivo” el de “dividir a la izquierda independentista” de tal forma que “si se producía una escisión, mejor”. “Y por eso encarcelaron a los que creían que éramos los activos más importantes”, ha añadido, para situar también entre los “objetivos” que, en su opinión, tenía el Estado español el de “destruir el proyecto independentista y socialista”. No obstante, ha manifestado que hace diez años “la izquierda abertzale era ilegal, Barcina gobernaba en Nafarroa y Patxi López en la CAV”, pero diez años después “hemos sido capaces de vertebrar el proyecto nacional, independentista y de izquierdas”. “Hoy EH Bildu es la primera fuerza municipal en el sur del país. El crecimiento del independentismo de izquierda se produce de manera homogénea en los siete territorios. Quienes pusieron en marcha la operación de estado hoy son más débiles y nosotros más fuertes”, ha afirmado, para añadir que “además de una victoria jurídica la victoria política está encima de la mesa y desarrollándose en el conjunto del país”.

Otegi, que ha considerado “curioso” que la sentencia se haya hecho pública dos semanas después de las elecciones vascas del 12 de julio, ha afirmado además que los condenados han “pagado un precio muy duro”, pero están “muy satisfechos del trabajo realizado”. “Hicimos lo que teníamos que hacer y pagamos un precio. Por este país hemos estado dispuestos a pagarlo por tratar de construir un escenario mejor”, ha expresado. Por otro lado, ha realizado un “emplazamiento” a quienes “se pasan la vida pidiendo autocríticas, al Estado”. “¿Cuándo va a hacer una apuesta por las vías pacíficas y democráticas? ¿Cuándo va a entender que es legítimo defender la unidad de España pero hay que hacerlo con argumentos democráticos y no con la violencia? ¿Cuándo va a decir que la tortura ha sido una estrategia estructural? ¿Cuándo va a aceptar que los vascos tenemos derecho a decidir”, ha preguntado. Por último, Otegi ha considerado que es “un buen día para recordar al conjunto de presos políticos, deportados y refugiados”, y se ha referido a la situación de la expresa de ETA Miren Itxaso Zaldua Iriberri, detenida días atrás en Hernani por su presunta participación en el asesinato del presidente del Partido Popular de Aragón, Manuel Giménez Abad. “Se le hacen graves acusaciones porque hay un testigo protegido que nadie conoce y que dice que le ha visto no sabemos dónde... Este es el nivel de la justicia en el Estado español. ¿Cuánta gente está en la cárcel con pruebas construidas en las cloacas del Estado?”, ha cuestionado. Ep