Se jubila el juez que paralizó ocho meses la exhumación de Franco

El juez José Yusty Bastarreche se ha retirado hoy después de que pidiese el retiro voluntario al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El juez José Yusty Bastarreche, que en 2019 paralizó durante ocho meses la exhumación de Franco al suspender la licencia urbanística, se ha jubilado este mismo lunes, después de que pidiese el retiro voluntario al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy el acuerdo que la Comisión Permanente del CGPJ tomó el pasado 11 de junio, en el que se aceptó la solicitud de “jubilación voluntaria” de Yusty Bastarreche.

El Consejo avaló la marcha del titular del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid, que de forma efectiva dejará esta plaza este mismo lunes “con los derechos pasivos que le correspondan por esta causa”.

El nombre de Yusty Bastarreche saltó a la opinión pública el 26 de febrero del pasado año, cuando suspendió el permiso para exhumar a Franco dado por el Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial, donde está la Basílica del Valle de los Caídos. El juez entendía que no estaba garantizada la seguridad de la operación y no se daba la urgencia que el Gobierno esgrimía para actuar en esta operación.

Sin “especial urgencia”

El informe urbanístico había sido recurrido por Leonardo Falcó Rodríguez, que dirigió su acción contra el Gobierno local de San Lorenzo del Escorial. El magistrado, tras los argumentos aportados por estos expertos, acordó que la losa que cubría los restos del dictador pesaba unos 2.000 kilogramos, por lo que su retirada podía “desestabilizar el conjunto, al menos en la autorizada opinión de dos profesionales en la materia”.

Al mismo tiempo, el juez entendía que no había “especial urgencia” en trasladar los restos de Franco, “puesto que lleva enterrado en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos desde el día 23 de noviembre de 1975, es decir, más de 44 años”.

Esta decisión judicial impidió que la exhumación de Franco se produjera el 1 de marzo de 2019, como inicialmente había previsto el Gobierno. Se inició entonces una batalla judicial que concluyó cuando el Tribunal Supremo avaló el 24 de septiembre trasladar los restos del anterior jefe del Estado hasta el cementerio de Mingorrubio, en Fuencarral (Madrid), algo que sucedió finalmente el 29 de octubre del pasado año.

Servimedia