Sin regalos para nuestros políticos

La Mesa del Congreso estudia mañana el nuevo Código ético de las Cortes que prohíbe recibir regalos de más de 150 euros

Con el objetivo de que haya más transparencia en ambas cámaras, la Mesa del Congreso y del Senado tiene previsto estudiar este martes el nuevo Código de Conducta de la Cortes Generales que prohibirá a los miembros de ambas Cámaras aceptar regalos que superen los 150 euros. No se trata de algo nuevo en la Cámara Baja ya que con Ana Pastor como presidenta de la Mesa del Congreso ya se aprobó.

El nuevo código de conducto les obligará a comunicar todas aquellas actividades que hayan realizado cinco años antes de obtener su acta, y que en este sentido, les puedan condicionar su ejercicio político o con las que hayan percibido alguna retribución económica.

El código de conducta será aplicable a todos los parlamentarios de las Cortes Generales, por lo que tras su aprobación por las Mesas de ambas Cámaras que mañana se reúnen separadamente deberá ser ratificado en una reunión posterior de Mesas conjuntas.

Estas son las novedades del borrador

  • informar de aquellas actividades “que puedan condicionar su actividad política o le hayan proporcionado ingresos económicos” durante los últimos cinco años
  • dar cuenta de todas las “donaciones, obsequios y beneficios no remunerados de cualquier naturaleza” y especificar los viajes e invitaciones a actividades de ocio
  • No podrán "aceptar, en beneficio propio de su entorno familiar” aquellos “obsequios o regalos de valor, favores, servicios, invitaciones o viajes que les sean ofrecidos por razón de su cargo o que puedan ser razonablemente percibidos como un intento de influir en su conducta como parlamentarios”. A estos efectos se entenderán aquellos regalos o beneficios cuyo valor estimado supere los 150 euros.

El nuevo código establece que se cree sendos registros de intereses económicos de diputados y senadores, de acceso público, y prevé la publicación en las web de ambas Cámaras.