Casado exige el cese inmediato de Garzón y anuncia que pedirá la reprobación de Iglesias en el Congreso

El líder del PP denuncia “una terrible erosión de las instituciones democráticas por parte del Gobierno de Sánchez”

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, defendió este sábado el respeto institucional al jefe del Estado y exigió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el cese inmediato del ministro de Consumo, Alberto Garzón. Anunció, además, la reprobación del vicepresidente Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados por lo que entiende como ataques frontales contra el rey Felipe VI.

El escenario en el que Casado pronunció su discurso estaba especialmente cuidado. Con una imagen institucional, el presidente del PP apareció sentado con la bandera española y la de la Unión europea a un lado, y con una fotografía en la se le veía junto al Rey, al otro.

Su intervención se centró en la crisis generada por la decisión del Gobierno de que el Rey no acudiera a la entrega de despachos a la 69 promoción de jueces celebrada ayer en Barcelona. Al término del acto, el monarca envió un mensaje al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, en el que le decía que le hubiera gustado acudir al acto. Lesmes comunicó el contenido del mensaje a los presentes.

Casado reprochó al Gobierno haber desencadenado una crisis institucional que ha desembocado en un auténtico ataque de los miembros de Unidas Podemos del Ejecutivo al Rey que está provocando “una terrible erosión de las instituciones democráticas por parte del Gobierno de Sánchez”.

En la clausura de la Escuela de Verano del PP de Aragón, el líder del PP indicóp que esa erosión de las instituciones ha hecho que, por ejemplo, “también desde Aragón, un presidente autonómico socialista como Javier Lambán haya tenido que alzar la voz contra los ataques a la Jefatura del Estado, como hizo estos días el expresidente del Gobierno Felipe González”.

Por ello, anunció también que el PP solicitará la comparecencia del presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados para que dé cuenta de todo lo sucedido en relación con este asunto y advirtió: “Hoy se fomentan intencionadamente las fracturas, las divisiones, los radicalismos y las discordias. Se desprecian los esfuerzos por integrar y unir alrededor de grandes proyectos nacionales en los que muchos puedan reconocerse y por los que quieran trabajar”.

Casado aseguró que el PP “no va a asistir en silencio” a este descrédito de la jefatura del Estado y que no se “sumara a la deserción” que está protagonizando el Gobierno de socialistas y Unidas Podemos. Y concluyó su intervención proclamando, “sin ira y sin miedo; ¡Viva el Rey y viva España!”.

Servimedia