El CGPJ de Campo hizo 32 nombramientos cuando estuvo «en funciones»

Once fueron de magistrados para el Supremo y en un solo pleno se hicieron diez

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, así como otros dirigentes del PSOE y de sus socios de Gobierno, Podemos, habían realizado no pocas peticiones al Consejo General del Poder Judicial para que no realizara los nombramientos de las vacantes.

“Hacer nombramientos dos años después de haberse nombrado –el Consejo-, es fácil defender que no deberían” o el CGPJ está “en descomposición” son frases del titular de Justicia con las que intentaba justificar que lo procedente era dejar en stand by esas designaciones en espera de un acuerdo político entre PSOE y PP que facilitase la renovación del Consejo y que fuese éste quien hiciese esos nombramientos.

Sin embargo, esos argumentos no se llevaron a cabo cuando Juan Carlos Campo formaba parte del Consejo, el mismo al que pertenecía, entre otros Enrique López y que presidió el fallecido Francisco José Hernando. Este Consejo venció su mandato el 6 de noviembre de 2006 y permaneció en funciones hasta septiembre de 2008, es decir, un año y diez meses.

En ese período no se cuestionó en ningún momento que no se realizaran nombramientos. De hecho, según los datos oficiales a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, durante esos 22 meses el Consejo llegó a realizar hasta 32 nombramientos, de los que 11, un tercio, eran para plazas de magistrados del Tribunal Supremo.

Los que llegaron al Tribunal Supremo nombrados por este Consejo durante el tiempo en que ya que estaba en funciones fueron los siguientes: Luciano Varela, Manuel Marchena –actual presidente de la Sala Penal– José Manuel López Garcia de la Serrana, Rosa María Virolés, Angel Aguallo, Luis María Díez-Picazo, Fernando Pignatelli, Joaquin Huelin, Pilar Teso –quien era candidata a presidir la Sala de lo Contencioso-Administrativo–y Francisco Menchén.

Pero, además, hay otro dato cuanto menos llamativo: hubo más nombramientos en el segundo año de ese Consejo en funciones que durante el primero: 13 en 2007 y 19 en 2008.

La actividad fue tan intensa en estas funciones durante el citado período en que ya había vencido el mandato de ese Consejo que en un solo Pleno, el celebrado el 23 de abril de 2008, cuando el CGPJ llevaba ya año y medio en funciones, se realizaron un total de 10 nombramientos, cuatro de ellos para el Tribunal Supremo: Fernando Pignatelli y Francisco Menchén para la Sala Militar y Joaquín Huelin, Pilar Teso para la Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo.

Los primeros nombramientos para el Tribunal Supremo con este Consejo en funciones se llevaron a cabo en el Pleno del 31 de enero de 2007, cuando apenas el Consejo llevaba algo menos de tres meses desde que venció el mandato. En ese pleno se designaron a Luciano Varela y Manuel Marchena como magistrados del Alto Tribunal.

En el Pleno anterior, el 17 de enero, se realizaron otros nombramientos, entre ellos los de Javier Gómez Bermúdez y Manuel Almenar, para presidir la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y a Audiencia de Pontevedra, respectivamente.

Los últimos nombramientos de ese Consejo se llevaron a cabo el 11 de junio de 2008, tres meses antes de su renovación, donde fueron designados Benito Gálvez, Andrés Palomo y José Antonio Patrocinio Polo para las presidencias de las audiencias de Almería, Segovia y Badajoz, respectivamente. Benito Gálvez fue nombrado posteriormente magistrado de la Sala Militar, en la que estuvo hasta febrero del pasado año; al igual que Andrés Palomo, nombrado años después para la Sala Penal del Tribunal Supremo y uno de los magistrados que formó parte del juicio contra el «procés». Dos meses antes, el 23 de abril de 2008, el CGPJ realizó otros seis nombramientos: Gabriel Fiol, Ángel Acevedo (presidentes de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de Baleares y Canarias, respectivamente), Ignacio Martínez (TSJ de Aragón), José Luis López y Alfonso Satisteban para presidir las audiencias de Cantabria y La Rioja, respectivamente.