La presidenta del Consejo de Estado apela al diálogo ante el reto de la segunda ola de la pandemia

Fernández de la Vega reclama “contención y respeto” para acabar con la crispación. Presenta junto al consejero Ledesma la memoria del Consejo correspondiente a 2019. Destaca que durante el estado de alarma se llevaron a cabo 13 sesiones y se aprobaron 155 expedientes. Ninguna pregunta al Consejo estuvo relacionada con las restricciones de la movilidad

La presidenta del Consejo de Estado, Teresa Fernández de la Vega ha presentado junto al consejero Fernándo Ledesma el informe anual de 2019, la era “pre Covid” donde detallaron alguno de los contenidos de la memoria que la institución despachó; un total de 1099 expedientes y más de 900 dictámenes emitidos. Entre los temas que se tratan, destacó, no solo tienen un interés técnico y de la dogmática jurídica, sino que se determina sobre asuntos que están en la agenda política como la de los servicios sanitarios, becas o autopistas de peajes.

La presidenta del Consejo de Estado indicó que la institución ha salido “reforzada” e incluso “rejuvenecida” durante la crisis del coronavirus ya que se ha sabido adaptarse, en tiempo récord, a la situación sobrevenida. De hecho, durante el estado de alarma, se celebraron 13 sesiones de la comisión permanente, de las cuales 12 fueron virtuales y se aprobaron 155 de 156 expedientes. ¿De qué trataron? Se dictaminó una orden ministerial para desarrollar un artículo para medidas urgentes en el ámbito social y económico, texto refundido de la ley concursal o el Real Decreto con relación a la cancelación del Mobile Social Congress, un real decreto sobre la gestión de los residuos asociados a la Covid y también un real decreto sobre medidas extraordinarias en el sector de los vinos durante la pandemia. Ninguna de ellas fue sobre las restricciones de movilidad.

De la Vega afirmó que “solo siendo conscientes de la situación en la que nos encontramos podremos abordar los desafíos que supone”. Apuntó que el “reto es superar la segunda ola” de la pandemia y con ello “dar respuesta ante las incertidumbres que se cierne” en nuestras vidas. Para ello, apeló en reiteradas ocasiones al “diálogo” como el antídoto para superarlo. Es necesario ejercer un liderazgo con capacidad de adaptación” en un tiempo en el que hay más preguntas que respuesta e instó a concentrarse en el hecho de “hacer preguntas relevantes y útiles” como corresponde a los gobernantes, escuchar a los ciudadanos, y dar respuesta a ello; algo que, insistió, “requiere de diálogo, diálogo y más dialogo”. Porque “solo así podemos superar la polarización que asfixia y atenaza a nuestras sociedades”. Además, recalcó que es “responsabilidad” de los políticos e instituciones “encontrar puntos de encuentro y abrirse a los puntos de vista ajenos”. La presidenta del Consejo de Estado subrayó que “la ausencia de diálogo empobrece nuestras democracias y la pone en peligro” y advirtió de que “la polarización llega a su extremo cuando se deshumaniza a los que no piensan como nosotros”.

De la Vega citó las palabras del Papa Francisco, una reflexión que dijo comparte. “La mejor manera de dominar y avanzar sin límites es sembrar la desconfianza aún disfrazada de la defensa de algunos valores”, advirtió. “Con esos caminos se niega el derecho a recoger la parte de verdad y los valores de otros. La política no es así una discusión sana, sobre proyectos para el bien común sino solo de recetas inmediatistas de márquetin que encuentran en la discusión del otro el recurso más eficaz". "En este juego mezquino de las descalificaciones, el debate es manipulado al estado permanente de cuestionamiento y confrontación”. Por ello, apeló a cuidar el mundo que nos rodea porque “es cuidarnos a nosotros mismos”.

“Contención y respeto”

Sobre el enfrentamiento entre Gobierno central y Comunidad de Madrid por las medidas para atajar la pandemia mediante restricciones de movilidad, De la Vega subrayó que para ello hay que “informar para tranquilizar a los ciudadanos” y asegura que hay cauces para resolver y no llevar a más desasogiego del que producen los hechos. “Diálogo, información y sosiego”, recomendó; pero también “contención y respeto”. La presidenta del Consejo de Estado resalta que “estas son las reglas de la democracia”. Todo eso se puede reconducir con diálogo, dando explicaciones. “No hay nada que no se pueda resolver, hay instrumentos para hacerlo desde ese respeto, contención y búsqueda del bien común”.

En cuanto al debate sobre el papel del Rey, dijo que todas las cuestiones que afectan a nuestras instituciones, incluida a la Corona, “se puede hablar de ellas, debatir y discutir”. De la Vega insiste en que “todas las posiciones se pueden respetar desde un diálogo contenido y respetuoso" y cosideró que “no hay que tener miedo al debate” porque éste es una manera de “fortalecer las instituciones”.

Memoria anual 2019

En cuanto a la Memoria de Anual 2019 entraron 1.119 consultas, de las que 119 con urgencia, que deben ser despachadas en menos de 15 días. De estas consultas, el organismo despachó 1.099, lo que supone una cifra muy similar a la de años anteriores, precisó Ledesma. El Consejo de Estado recibió 967 consultas de ministerios y 147 de Comunidades Autónomas, de las cuales 55 fueron de Cantabria, 71 de Extremadura, y 1 de Madrid. También cosultaron a la institución el Banco de España (7), la Comisión Nacional del Mercados y de la Competencia (5) y el Consejo Nuclear y la Junta Electoral de Cantabria en una ocasión cada uno.

Homenaje a Landelino Lavilla

De la Vega tuvo un recuerdo especial a Landelino Lavilla, recientemente fallecido en pleno confinamiento y recordó la conversación que mantuvo con él dos días antes del fatal desenlace. “Será siempre un referente admirado y querido en esta casa. Una inspiración en esta casa”. Además, el 15 de octubre han organizado un pleno del Consejo para rendir homenaje a su memoria. La presidenta del Consejo de Estado indicó que la vacante de su pérdida será ocupada en las próximas semanas, algo que aún no se había podido llevar a cabo por la situación de la pandemia.