Francisco Martínez, en el careo: “Ni el ministro ni nadie jamás me habló de una operación Kitchen”

El exnúmero 2 de Interior, que dijo sentirse “furioso” al verse “señalado” como el “muñidor” del espionaje a Bárcenas, a Fernández Díaz: “Sigo pensando que no hay nada de lo que incriminarte”

Thumbnail

“Ni el ministro ni nadie jamás a mí me habló de una operación Kitchen”, aseguró el pasado día 13 el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez durante el careo con su antiguo jefe, el que fuera titular de Interior Jorge Fernández Díaz celebrado en la Audiencia Nacional para confrontar sus diferentes versiones sobre el supuesto espionaje policial a Luis Bárcenas en 2013 para sustraerle documentación comprometedora para el PP, que ambos niegan que existiera.

En los audios de esa comparecencia ordenada por el juez Manuel García Castellón se puede constatar que Martínez insistió en que fue el ministro quien el 13 de julio de 2013 le llamó para pedirle que averiguara si la Policía había captado como confidente al chófer del ex tesorero del PP, Sergio Ríos, pero niega que tuviese conocimiento de un supuesto espionaje . “Jamás he escuchado hablar de una operación que se llamase Kitchen más allá de lo que, con una potente carga de imaginación, filtraron los medios en noviembre del año 2015″. “Niego que el ministro jamás me hablase de operación ni de Kitchen”, recalcó.

Thumbnail

Pero Fernández Díaz también mantuvo su versión. “Yo no hice esa llamada. No tenía ningún interés particular. En ese momento, por desgracia, está habiendo no pocos casos de corrupción que afectan a administraciones gobernadas por el Partido Popular y habían salido publicados los papeles de Bárcenas”. Pero, insistió, “nadie me había comunicado a mí cómo se llamaba el chófer del señor Bárcenas ni me interesaba para nada si tenía o no chófer”.

Sin embargo, Martínez reiteró que el entonces titular de Interior le dijo “que había tenido acceso a una información sobre un eventual informador relacionado con los movimientos de cuentas de Bárcenas y de su esposa y que me enterase si eso efectivamente era así. Y eso fue lo que yo hice”. Después, añadió, “porque en la conversación no me quedé con el nombre o ni siquiera me lo dijo, me lo envió en un mensaje de texto”, uno de los que protocolizó ante notario el pasado año y que Fernández Díaz Niega y por los que, se quejó durante el careo, “estoy sentado hoy aquí”.

“Pero ni se hablaba de ninguna operación ni de nada, sino de lo que muchas veces me pedía, que me informara de algún asunto”, matizó el exnúmero dos de Interior. Una vez el ex DAO Eugenio Pino le confirmó que Ríos era un colaborador policial, explicó, ·se lo trasladé al ministro”. “Puedo entender perfectamente que se te olvidase -le dijo a Fernández Díaz- porque es de 2013 y es un tema absolutamente menor, pero la realidad es que yo me entero de que existe ese señor es porque tu me pides que me informe.

“Empiezo por negar esa llamada y el mensaje -volvió a reiterar el exministro-. Lo que no entiendo es que en los términos en que te has manifestado, de que no existió la operación Kitchen, eso motive que te vayas a Mahón a protocolizar eso ante notario y eso me tenga a mí aquí sentado”.

Martínez asegura entonces que acudió al notario por sus “numerosas declaraciones a la prensa, creo que innecesarias”, que hacen que se vea “solo y señalado, como si yo fuese el muñidor de no sé que operación siniestra del Ministerio del Interior, y me veo señalado por ti, que además de ser mi amigo y ministro y jefe, eres quien me pide que me informe de eso”.

“Me siento muy enfadado, furioso incluso y muy dolido y considero que debo tomar algunas prevenciones de cara a cómo puede evolucionar esta pieza en la que yo no estaba investigado” (no fue imputado hasta el pasado enero), admite. Y precisó que quiso “dejar constancia” de ese mensaje plasmándolo en un acta de manifestación ante notario. “Y lo guardo en mi casa, no se lo aporto a su señoría ni al Ministerio Público ni hago nada, porque no pretendía incriminarte en nada porque sigo pensando que no hay nada en lo que incriminarte. Lo hago porque lo que no puedo tolerar es que se diga que yo tengo autonomía, iniciativa en asuntos que no tenían para mí la más mínima relevancia”.

“No había oído nunca hablar de la operación Kitchen y, salvo que se me demuestre lo contrario, no creo que ese operativo se haya producido. ¿Eso merece tu reproche hacia a mí?”, le espeta en un momento dado el exministro a Martínez. “Coincido en que a ti lo que publicase el señor Bárcenas te tenía tranquilísimo y a mí, ni te cuento”, replicó el exsecretario de Estado de Seguridad.

“Ni he salido ni puedo salir”, afirma entonces Fernández Díaz sobre los papeles de Bárcenas (el registro de la “caja B” del PP). “Pero alguien te dio esa información y querías comprobarlo. Si no ¿de qué me invento yo esto?”. responde airado Martínez. “Esa es la pregunta que me hago yo”, apostilla su antiguo jefe.

“Si hubiera podido hacer algo por ti, lo hubiera hecho”

El ex ministro dijo no entender por qué su exsubordinado se había sentido decepcionado por sus palabras. “Te voy a decir una cosa, y te lo digo mirándote a los ojos: si hubiera podido hacer algo por ti, lo hubiera hecho. ¿Está claro? No tenía ningún motivo para desearte ningún mal, todo lo contrario”. Pero, le insistió, “en ese momento no estabas investigado. Si no lo estabas y no me constaba que hubieras cometido nada ilegal, ¿me quieres decir, Paco, de qué te tenía yo que protegerte y cómo?”, le preguntó extrañado.

“No declarando cosas que a mí me perjudicaban -le contestó Martínez en ese rifirrafe-. Evidentemente, lo que no te voy a reprochar yo a ti, que no eras ya ministro ni ibas en las listas, es que el PP decidiera apartarme y señalarme de una manera inmoral e indigna...”. “Pero me has señalado tú, me has señalado tú”, se quejaba Fernández Díaz. Y el que fuera número dos de Interior aprovechó entonces para hacer extensivos sus reproches al PP. “Sinceramente -dijo decepcionado-, si ese Partido Popular del señor Casado no sabe cuidar a la gente que ha trabajado bien, mucho me temo que no sabrán cuidar nunca a los españoles que no conoce”.

“Me has llamado cabrón, miserable y bobo”

En un momento dado, Martínez le echa en cara que como antiguo subordinado directo, lo que esperaba de él cuando empezaron a relacionarle con la “operación Kitchen” era que se hubiera preocupado por él. Pero en vez de eso, añade, “tu decías que no sabías nada de los fondos reservados, que es una cosa que a mí me haría sonrojar...”.

Fernández Díaz le recuerda que en su segunda visita al notario, en octubre del pasado año, para dar fe de otros supuestos mensajes del ministro, “no hubo declaraciones” por su parte. “Lo que sí hay -le recordó- es la declaración del comisario García Castaño (que incriminó a Francisco Martínez), y tú te vas a un notario de Madrid”. Y el ministro se queja de que pretenda presentarse “como víctima” cuando en los audios que constan en el sumario de conversaciones de mandos policiales con el entonces número dos de Interior constan comentarios insultantes, algo que -dijo- “ha sido para mí afectivamente doloroso”.

“Los epítetos que desde 2017 me diriges, ya sé que son privados, pero me llamas idiota integral por decir que no gestionaba los fondos reservados, me has llamado cabrón, me has llamado hijo de puta -detalla visiblemente molesto-, me has llamado miserable junto con Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, me has llamado bobo, con distintas personas, desde Pino al comisario García Castaño. Por tanto no había mucho afecto de ti hacia mí”.