Sánchez busca a Casado para renovar el CGPJ tras el 14-F

Los populares se han reafirmado en sus condiciones y desde Moncloa se percibe el contacto como “constructivo”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y Pablo Casado hoy en el Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y Pablo Casado hoy en el CongresoEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Pedro Sánchez ha descolgado hoy el teléfono para hablar con Pablo Casado. Después del duro enfrentamiento que ambos han protagonizado en el Congreso de los Diputados y en el que el presidente del Gobierno ha recordado la derrota de los populares en Cataluña, el jefe del Ejecutivo se ha puesto en contacto con el principal partido de la oposición para retomar las negociaciones para renovar los principales órganos constitucionales. Unas negociaciones que el Gobierno encara desde una posición de fortaleza que le han otorgado las urnas y, por extensión, el PP debilitado.

Desde Moncloa han definido el contacto como “constructivo” y esto supone ya en sí un paso importante respecto a otras comunicaciones previas, la última en diciembre, tras la que fuentes gubernamentales lamentaban que “la conversación no había permitido avances y solo había servido para comprobar que la posición de bloqueo del PP sigue siendo la misma”. La idea que el Ejecutivo quiere trasladar al PP, como ya hiciera en la sesión de control al Gobierno, es que debe desmarcarse de Vox y recorrer el “camino de la moderación” que supone llegar a pactos de Estado.

En esta ocasión, el líder popular ha reiterado sus condiciones, tal como han reconocido fuentes de este partido, tales como el reforzamiento de la independencia de los órganos constitucionales, la neutralidad de los medios públicos y el consenso para la reforma de la ley electoral -en relación al voto rogado (el de los extranjeros que residen en el exterior) ya que el actual sistema es muy complejo y el objetivo de los populares es reformarlo por consenso y con garantías-.

Por su parte, fuentes gubernamentales también han incidido en la necesidad de abordar “el reforzamiento institucional que necesita nuestro país”. El presidente Sánchez y el líder del PP han hablado entre otras materias de la renovación de órganos constitucionales cuyo mandato ha expirado, tales como el Consejo General del Poder Judicial -donde el PP insiste en que sea un acuerdo parlamentario entre PP y PSOE “sin Podemos” y que se avance en la despolitización de la Justicia, “reforzando la independencia judicial”-. También se trató de la renovación del Defensor del Pueblo y el Consejo de Administración de RTVE.

Retomar contactos

En Moncloa esperaban poder retomar los contactos con el PP para estas renovaciones pendientes, una vez transcurridas las elecciones catalanas, por la necesidad de los populares de contar con cierto “margen de maniobra” ante la presión de Vox para llegar a acuerdos con el Gobierno. Desde el Ejecutivo dieron este tiempo a Casado, a pesar de que desde dentro del Gobierno Pablo Iglesias presiona para renovar cuanto antes el Poder Judicial.

Sin embargo, desde Moncloa se sostiene desde hace meses que el acuerdo está “cerrado” y que solo falta que los populares decidan el momento de anunciarlo. Por este motivo y a modo de incentivo, Sánchez dejó en suspenso la reforma para rebajar las mayorías para elegir a los vocales del CGPJ que PSOE y Unidas Podemos habían presentado en octubre en el Congreso. Los morados, no obstante, quieren recuperarla para poder desbloquear el Poder Judicial con sus socios de investidura (ERC y Bildu) sin contar con el PP.