Madrid

Génova impondrá a Toni Cantó como consejero de Ayuso tras las elecciones de la comunidad de Madrid

En Sol descargan sobre las espaldas de Génova la enmienda de la Justicia a las listas por no estar censado en Madrid

Thumbnail

El Juzgado de lo Contencioso- administrativo número 5 de Madrid ha dado la razón al PSOE al expulsar de las listas del PP a la Asamblea de Madrid a Toni Cantó (Ciudadanos) y a Agustín Conde. Considera que ambos candidatos no cumplían los requisitos por no estar censados en Madrid antes del 1 de enero. Ante la sentencia cabe recurso en el Tribunal Constitucional, decisión que ayer mismo anunció el PP. La treta de Cantó para poder ser candidato y burlar las condiciones legales habría consistido en renovar su DNI con una dirección de Madrid justo unos días antes de que se registraran las listas. Pero la Justicia ha tumbado la maniobra.

Cantó y Conde son dos nombres que vienen impuestos en la candidatura de Isabel Díaz Ayuso por la dirección nacional del partido. Justo antes de Navidad, el día 21 de diciembre, la presidenta madrileña almorzó en la Puerta del Sol con Cantó, dentro de una estrategia de aproximación al dirigente naranja que venía cultivándose desde hace semanas. Pero el paso para incluirle en las listas lo forzó Génova, contra el criterio de la dirección del equipo electoral de Ayuso.

En el PP de Madrid no veían las ventajas de ese fichaje y sí pesaba más el «ruido» de una incorporación molesta dentro de la organización regional y que generaba desconfianza en el círculo de Ayuso por «su afición al hiperprotagonismo y a ir por libre».

Salvo que lo arregle el Tribunal Constitucional, Cantó se queda fuera de las listas y también de la Asamblea de Madrid. Vería frustrada, por tanto, la posibilidad de ser portavoz parlamentario, pero Génova anticipa que, en todo caso, estará en el futuro Gobierno de Ayuso como consejero. Esto limita el margen de Ayuso para premiar a Marta Rivera, que ha sido consejera de Cultura por parte de Ciudadanos en su primer Gobierno y con la que se siente en deuda por haber impuesto la lealtad hacia ella sobre sus obligaciones con el vicepresidente, de su partido, Ignacio Aguado. En un Gobierno de ocho o nueve consejerías, que hubiera dos representantes de Ciudadanos sería una cuota excesiva y mal vista dentro del partido.

La Junta Electoral lo avaló

La Junta Electoral había dado la razón al PP sobre la inclusión en la lista de Toni Cantó, pero el PSOE mantuvo su consideración de que era inelegible por incumplir los plazos de empadronamiento en la Comunidad de Madrid y por eso elevó la queja a la Justicia.

Nada más conocerse el pronunciamiento de la misma, los miembros del PP recibieron un mensaje inmediato de la Secretaría de Comunicación que rezaba lo siguiente: «Por favor, que nadie diga nada de la noticia de Toni Cantó y Agustín Conde a medios hasta que en Comunicación tengamos todo claro».

Poco después, el pronunciamiento oficial, que obliga a todos los cargos en campaña, fue el anuncio del recurso ante el Tribunal Constitucional, bajo el eslogan: «El PSOE quiere ganar en los tribunales lo que las urnas le van a negar. Seguimos».

La decisión de excluir ambas candidaturas, que supone un varapalo para la dirección del PP, queda suspendida a expensas de lo que resuelva el Alto Tribunal. El recurso debe estar formalizado en el plazo de dos días, y la sentencia conocida ayer acoge también el criterio de la Fiscalía.

Empadronado el 22 de marzo

Toni Cantó se empadronó en Madrid el 22 de marzo. Agustín Conde, el 26. Es decir, una semana después de que la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, convocara las elecciones autonómicas y casi tres meses después del cierre del censo. Según el tribunal, nadie que no esté domiciliado en Madrid antes del 1 de enero de 2021 puede votar ni puede ser elegido.

En el equipo de la presidenta y candidata popular sostienen que esto no tendrá consecuencias en la campaña ni perjudicará tampoco las expectativas de voto. En todo caso, hay que esperar a la decisión del Constitucional, que, de avalar la decisión del juzgado madrileño, supondría un varapalo «más reputacional que otra cosa» sobre la estrategia de Génova.

«En esta campaña electoral no está en cuestión el pulso entre el PP y Ciudadanos, sino la gestión que quieren los madrileños y si apuestan por la libertad de Ayuso o por el modelo del Gobierno comunista que hay en Moncloa», apuntaban ayer en el entorno de la presidenta regional.

El fichaje de Toni Cantó fue un golpe de mano más de Génova sobre Ciudadanos dentro del plan de absorción de cargos y dirigentes para forzar de esta manera eso que han llamado la fusión por las bases de los dos proyectos.

En sí, el movimiento tenía más valor para el líder del PP, Pablo Casado, y su estrategia de desestabilización de Inés Arrimadas que para la fuerza de la candidatura de Isabel Díaz Ayuso. «A nosotros ni nos pone ni nos quita», reflexionaban ayer en la Puerta de Sol.

A pesar de esta fuera de las listas, Cantó seguirá participando en la campaña electoral del PP en la Comunidad de Madrid y buscando su cuota de protagonismo en los medios de comunicación.