«El gobierno quedará en entredicho si los otorga»

«Sería más útil que dijera que necesita a estos señores para continuar en el Gobierno, y que por eso, les va a indultar»

Vista de la fachada del Tribunal Supremo
Vista de la fachada del Tribunal SupremoJavier LizónEFE

El informe del Tribunal Supremo es «clarísimo». Dice que los condenados por los actos del 1-O «no cumplen los requisitos y deniega el indulto total y parcial, es decir lo deniega radicalmente». Según la jurista, al Alto Tribunal «está en contra de que ese indulto se conceda y da sus razones. Analiza qué es lo tiene que ser el indulto en el constitucionalismo democrático actual y lo diferencia de la amnistía. Además, analiza también aquellos aspectos que se regulan en la ley de indulto, por ejemplo, la valoración del comportamientos para las personas para las que se solicita y constata que no hay voluntad de arrepentimiento y reconocimiento del delito». Es más, uno de los afectados Jordi Cuixart dice que lo que estaba haciendo era ejercitar derechos y tras conocerse el informe del Supremo aseguró que «lo volveremos a hacer».

En palabras de la jurista Teresa Freixes, el Tribunal Supremo «niega también el carácter del indulto como un instrumento de resolución de conflictos políticos porque dice que tiene que ser una medida individualizada sobre las personas y analizando el delito por el que se les condenó y teniendo en cuenta todas esas circunstancias jurídicas».

Por otro lado, «también les dice a los que pidieron el indulto –UGT, el abogado Francesc de Jufresa y varios ex presidents– que tal y como lo están planteando parece que lo que quieren es convertir el indulto en un apelación, es decir, quieren discutirle al Supremo la sentencia por la que les condenó y eso no es posible».

En su argumentario, el tribunal sentenciador también señala las circunstancias que tienen que concurrir para que el indulto se conceda. En ese sentido, que «se trate de una medida, en su caso, para reparar la desproporción o cuando se ve que la finalidad de la condena haya sido cumplida y por tanto dirigida a una reinserción, cosa que no concuerda en este caso».

En opinión de Teresa Freixes «la crítica es demoledora. No hay ni un solo punto que el TS no desmonte en este caso». De hecho, insiste en que el informe es preceptivo pero no vinculante. «Lo que sucede es que con la contundencia que se ha expresado el TS, la decisión que vaya a tomar el Gobierno tendrá que medirla mucho». No en vano, el Ejecutivo tiene la última palabra y lleva días preparando a la opinión pública para una más que probable luz verde a los indultos. «El Gobierno quedará muy en entredicho desde el punto de vista del respeto al Estado de Derecho, a la Democracia y los derechos fundamentales porque la sentencia del TS fue una sentencia que no vulneró el derecho a un juicio justo en un estado democrático. Con lo cual, lo tienen muy mal para justificarlo. Sería mas útil que Ejecutivo dijera claramente que dependen de estos señores para continuar en el Gobierno y, por lo tanto, los vamos a indultar», concluye la jurista.