Robles se desentiende del “caso Ghali”

Asegura que “las escalas de aeronaves de Estado no son competencia del Ministerio de Defensa”

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali
El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali FOTO: Manuel Lorenzo EFE

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha comparecido esta tarde en la comisión de Defensa del Congreso de los Diputados para, entre otros asuntos, hablar sobre decisión de permitir la entrada ilegal en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, el pasado mes de abril. Una intervención en la que ha rechazado cualquier responsabilidad del Ministerio de Defensa o del Ejército del Aire, defendiendo que actuaron siempre conforme al “marco legal”.

No es la primera vez que Robles desvincula a su departamento de este caso y ya lo hizo en julio durante un viaje a Líbano, en el que dejó claro que Defensa “no tenía absolutamente nada que ver”. Eso sí, en esta ocasión ha ofrecido una serie de explicaciones y datos para defender su versión. Y ha defendido al mismo tiempo que la entrada se produjo “bajo la premisa fundamental del compromiso del Gobierno con la legalidad y el compromiso humanitario”.

Según ha explicado, la única información “que consta en el Ministerio de Defensa es que una aeronave tomó tierra en el aeropuerto de Zaragoza el día 18 de abril a las 19:25 horas” y que al tratarse de un “avión de Estado”, por “razones de seguridad y conforme a la práctica habitual para estas aeronaves, fue conducida a la plataforma militar”.

Autorización diplomática “permanente” de Exteriores

Sobre los motivos por los que se permitió su entrada, la titular de Defensa ha explicado que se debió a su “condición de aeronave de Estado, en el marco de la autorización diplomática permanente del Reino de España a favor de la República Argelina Democrática y Popular para 2021, concedida por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación”. Una autorización, prosiguió, con “validez desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2021, para vuelos VIP y para vuelos de transporte de personal y material, ayuda humanitaria, navegación y mantenimiento, y evacuaciones médicas”.

E insistió, alejando cualquier sospecha sobre su Departamento, que dichas autorizaciones “las concede el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, que es el Departamento competente en esta materia y responden habitualmente a un principio de reciprocidad”. “Las escalas de aeronaves de Estado no son competencia del Ministerio de Defensa, que se limita a coordinar cuestiones técnicas, en caso de que fuera necesario, con el Departamento competente en esta materia, que es el Ministerio de Asuntos Exteriores Unión Europea y de Cooperación, a través de las autoridades correspondientes del Ejército del Aire, que actúan, como no puede ser de otro modo, en el marco legal y reglamentario correspondiente.

La ministra también ha recordado que hay un procedimiento judicial abierto en el Juzgado de Instrucción n.º 7 de Zaragoza y que, en lo que se refiere al Ministerio de Defensa y desde el Ejército del Aire, “se coopera en todo aquello que le ha sido requerido”. Por este motivo evitó dar otros detalles, “más allá de la estricta intervención y competencia de mi Departamento”, a una cuestión sobre la que se está produciendo una investigación judicial.