Medios marroquíes consideran que la condecoración a Laya aleja el apaciguamiento entre Rabat y Madrid

Irritación por la concesión de la Orden de Carlos III a la ex ministra de Asuntos Exteriores

la ex ministra de AQsuntos Exteriores Arantxa González Laya.
la ex ministra de AQsuntos Exteriores Arantxa González Laya. FOTO: ©Gonzalo Pérez Mata La Razón

El hecho de otorgarle, cinco meses después, una condecoración (a la ex ministra González Laya) de tanta importancia, “demuestra que hay, en el entorno político español, determinados partidos que siembran problemas en las relaciones de este país con Marruecos, y que hacen retroceder la vuelta al apaciguamiento”, informa Le360.

La condecoración de la exjefa de la diplomacia española “plantea interrogantes y siembra dudas sobre las verdaderas intenciones de determinados círculos políticos españoles, que aplauden a una de las protagonistas de la más grave crisis que se ha producido entre Rabat y Madrid”, agrega. La irritación marroquí proviene de la concesión a González Laya de la Gran Cruz Orden de Carlos III.

“Creada en 1771, la Orden de Carlos III está considerada el máximo honor civil en España. Tradicionalmente, esta condecoración se otorga como un signo de “reconocimiento a los ciudadanos que, con su esfuerzo, iniciativa y trabajo, han prestado un servicio extraordinario a la Nación”, subraya el digital.

Recuerdan que Laya tuiteó que para ella fue “un honor haber servido a [nuestro] país, a sus ciudadanos y [que estaba] muy agradecida con los grandes profesionales del ministerio de Relaciones Exteriores”.

El decreto de concesión, agrega, no detalla las razones que justifican la “consagración” de la ex ministra. El texto se contenta con señalar que la Gran Cruz de la Real Orden de Carlos III le fue otorgada a propuesta del Primer Ministro, Pedro Sánchez, luego de que el Consejo de Ministros deliberara sobre este tema, durante una reunión celebrada el martes. 28 de diciembre de 2021.

“Dada la naturaleza de la cartera ministerial que se le confió a Arancha González Laya en el Gobierno anterior, el hecho de que se le haya otorgado una condecoración sólo puede interpretarse como una muestra del reconocimiento a su actuación en el ámbito de España. la política exterior. Y si tenemos en cuenta que su hazaña más importante consistió en hacer admitir en España, a escondidas, al líder de los separatistas, Brahim Ghali, bajo el falso nombre de Benbattouch, provocando así la crisis más importante entre Rabat y Madrid, sólo puede sorprenderse legítimamente el “hurra” que le ha dirigido el gobierno español”.

“Y esto, a pesar de que mucha gente había percibido la sustitución de Arancha González Laya por José Manuel Albares, en julio de 2021, como una señal de apaciguamiento en dirección a Marruecos”, afirma. “La atribución de esta prestigiosa condecoración demuestra, por tanto, que determinados partidos influyentes en España aprueban la calamitosa gestión del exjefe de diplomacia de las relaciones de Madrid con Rabat. En el lado marroquí, esto significaría que Laya habría sido condecorada por haber contribuido directamente a la infiltración, luego a la exfiltración, bajo un nombre falso, del líder del Polisario. Hechos por los que también está siendo procesada, como imputada, por los tribunales españoles”, concluye.