El TC se reivindica como “extraordinario defensor de la igualdad” en su homenaje a las mujeres del tribunal

El Constitucional personaliza su reconocimiento en una enfermera y en la encargada del servicio de limpieza: “Estuvieron ahí en los momentos más críticos”

Las magistrada del TC Inmaculada Montalbán, María Luisa Balaguer y Concepción Espejel (de izda. a dcha.), durante el acto
Las magistrada del TC Inmaculada Montalbán, María Luisa Balaguer y Concepción Espejel (de izda. a dcha.), durante el acto FOTO: Jesús Hellín Europa Press

El Tribunal Constitucional ha reivindicado su papel como “extraordinario defensor de la igualdad” en el homenaje que ha rendido hoy -con motivo de la celebración del Día de la Mujer”- a todas las mujeres de la institución que han trabajado en primera línea durante la pandemia.

En el acto, al que ha asistido el presidente del TC, Pedro González-Trevijano, así como el resto de magistrados del tribunal de garantías, han intervenido las tres mujeres que en la actualidad forman parte del Constitucional, las magistradas María Luisa Balaguer, Concepción Espejel e Inmaculada Montalbán, así como la vicepresidenta emérita del TC Encarnación Roca y las dos mujeres en las que se ha personificado el homenaje: la enfermera Helena Labat y la encargada de los servicios de limpieza Ángela Piqueras.

Balaguer ha puesto en valor la actuación del TC -al que ha definido como un tribunal que “quiere a la mujer”- y ha recalcado que en la institución todos los 8-M han sido “una fiesta en la que nos hemos sentido muy acompañadas”. “El feminismo va a seguir -ha recalcado-. Las mujeres estamos en la paz, porque el feminismo es un movimiento de igualdad y de paz. No queremos ser más, queremos ser iguales”.

“Estuvieron en primera línea”

Por su parte, la magistrada Concepción Espejel -que ha presentado a una de las homenajeadas, la enfermera Helena Labat- ha elogiado el trabajo de las mujeres que “tuvieron que hacer frente a la pandemia en la primera línea de la judicatura con escasos medios de protección”. Espejel ha recordado que las trabajadoras de la limpieza “eran las primeras que se ofrecían a cubrir las bajas de sus compañeros. Ella, ha dicho en referencia a Labat, “estuvo en el tribunal en las sucesivas olas para atendernos a todos”.

Labat ha destacado que en la lucha contra el Covid los servicios de atención médica han sido “el primer enlace y el más accesible para los trabajadores del tribunal, buscando información, consejo y tranquilidad”. Tras mostrar su satisfacción por la labor realizada ha ensalzado una profesión, la suya, que considera “muy dura, pero cargada de valores humanos”. “Siempre podréis contar conmigo en cualquier situación”, ha señalado.

El homenaje también se ha centrado en los servicios de limpieza del tribunal, “indispensable y estratégico” y que asumió “de forma intensa los riesgos derivados del coronavirus”,en palabras de la magistrada Inmaculada Montalbán. “El principio de igualdad entre mujeres y hombres -ha defendido- atraviesa toda la Constitución y mejora la sociedad”.

“La desinfección ha sido una cuestión vital y ahí han estado nuestras compañeras todos los días, confinamiento incluido, redoblando sus esfuerzos en los momentos más críticos, con serenidad y aplomo”, ha añadido la magistrada, “incluso cuando daba miedo darle al botón del ascensor”.

“Hubo momentos muy angustiosos”

La encargada de los servicios de limpieza Ángela Piqueras ha recogido el testigo para reivindicar el trabajo de todas sus compañeras: “Puedo decir con orgullo que todas estuvimos aquí cuando más se nos necesitaba”. “No os voy a mentir: pasamos miedo, el miedo a lo desconocido”, ha reconocido, porque como ha recordado “entonces no sabíamos cómo se podía contagiar el coronavirus”. “Hubo momentos muy angustiosos -ha rememorado-, como cuando se nos comunicaba el contagio de un compañero del tribunal y había que desinfectar su lugar de trabajo; yo tenía que decidir quién iba”.

Por último, la ex vicepresidenta del TC Encarnación Roca ha destacado el “espíritu de solidaridad” que afloró durante la pandemia y ha asegurado que hay que celebrar con orgullo “la tarea que desarrollamos en aquellos tristes días, que espero que no haya que volver a repetir”.

El acto ha concluido con una fotografía de familia en las que estaban representados todos los colectivos de mujeres que trabajan diariamente en el Tribunal Constitucional, desde las letradas y funcionarias del registro hasta las empleadas de los servicios de Biblioteca y Doctrina y las de la unidad de mantenimiento, Policía y Cafetería.