Policías y guardias civiles cargan contra Sánchez por llamarles “piolines”: “Es usted un sinvergüenza”

El presidente del Gobierno descalifica a todos los agentes desplazados en Cataluña durante el referéndum independentista del 1-O

Miércoles. Sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, responde a una interpelación de la portavoz del PP, Cuca Gamarra, cuando de repente suelta una de las expresiones más controvertidas del día: “La diferencia en materia territorial cuando ustedes gobiernan y cuando gobierna el PSOE es que ustedes mandaban “piolines” a Cataluña y con nosotros, la Selección española de fútbol puede jugar en Cataluña sin ningún tipo de problema ni polémica». Una réplica cargada de significado para todos los policías y guardias civiles que fueron enviados a Cataluña durante el referéndum independentista del 1-O en 2017.

En su ataque al principal partido de la oposición, Sánchez no ha medido la repercusión de sus palabras y si bien podría interpretarse que el jefe del Ejecutivo hacía una referencia al inhóspito barco en el que fueron alojados miles de agentes durante su estancia en Barcelona, como así intentaba defender después el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el de Exteriores, José Manuel Albares, el daño estaba hecho y la reacción de las distintas organizaciones de policías y guardias civiles no se ha hecho esperar.

“Señor Sánchez se lo diremos de la forma más educada que creemos, es USTED UN SINVERGÜENZA. NO se puede referir a los garantes del Estado de Derecho y la Constitución como “Piolines” en la Sesión de Control. Por esto está la Policía en conflicto colectivo”. De esta forma tajante y sin rodeos se manifestaban desde el sindicato mayoritario de la Policía JUPOL. Hay que recordar que el término “piolines” es utilizado de forma despectiva por los independentistas, con el único objeto de mofarse de los agentes allí desplazados.

En palabras del secretario general este sindicato, Aarón Rivero “es inconcebible la falta de respeto continuada que se muestra desde este Gobierno hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en concreto hacía la Policía Nacional”. Unas críticas que se extienden a Grande-Marlaska, quien lejos de corregir esas palabras intentaba justificarlas. Para JUPOL, “es una vergüenza que el presidente del Gobierno se refiera en estos términos a los garantes del Estado de Derecho, de la Constitución y de la Ley, pero incluso más grave es la pasividad absoluta que nuevamente ha demostrado el ministro del Interior, que una vez más no ha salido en defensa de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, algo a lo que desgraciadamente ya nos tiene acostumbrados”.

Desde el Sindicato Unificado de la Policía también han mostrado su malestar por las palabras del presidente del Gobierno: “Señor Sánchez, los policías nacionales fuimos a defender el orden constitucional. Dejen de usarnos en sus luchas políticas ya que bastante duro fue la situación que vivieron nuestros compañeros en Cataluña con agresiones violentas y el alojamiento penoso que tuvieron sufrir”. Desde un principio, los agentes denunciaron las duras condiciones de habitabilidad, sobre todo teniendo en cuenta que la estancia se prolongó más de lo previsto. Los camarotes eran muy pequeños e incómodos para ser compartidos por varios agentes y la comida, según narraban, no cumplía los estándares de higiene.

“Bochornosa humillación”

También han mostrado su malestar desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ante lo califican de “bochornosa humillación”. Desde esta organización exigen “la rectificación inmediata y explicaciones al Presiente del Gobierno por referirse al «envío de piolines» en momentos donde estaba en juego la integridad territorial de España”. En este sentido, destacan que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional “merecen reconocimiento institucional”.

“Abandonados, desprotegidos y discriminados”, dicen sentirse los agentes allí desplazados tras sufrir el mazazo de las palabras de un presidente que les considera “un gasto superfluo” y les discrimina respecto a otras policías españolas. “El presidente del Gobierno, igual vota contra la equiparación salarial de guardias civiles y policías nacionales, que los considera un gasto superfluo o los llama piolines...”, manifiestan desde la asociación de la Guardia Civil JUCIL.

Desde la asociación “Una Policía para el siglo XXI”, tachan de “miserable” al jefe del Ejecutivo y le recuerdan su “desprecio” por los hombres y mujeres que defienden la democracia.

Albares “aclara” las palabras de Sánchez

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha salido este miércoles en defensa del presidente del Gobierno por el revuelo que han suscitado sus palabras y ha explicado que hacía mención al barco con un dibujo de Piolín en el que se alojaron los policías y guardias civiles durante el dispositivo del 1-O en Cataluña. Así, ha acusado al PP de avivar la polémica: “Ustedes intentan alimentar una polémica sobre las palabras del presidente del Gobierno aquí y la palabra piolín. No engañen a la gente, el presidente ha hablado del barco”, ha defendido, recordando las “condiciones indignas” que sufrieron los agentes.

En este sentido, el ministro de Exteriores ha hecho hincapié en que el PP habla de “vergüenza” por las palabras del presidente, cuando lo vergonzoso fueron “las condiciones” en las que el PP envió a los policías a ese barco.

La oposición corrige al líder del PSOE

Mientras desde el Gobierno se afanan por explicar las palabras del presidente, la oposición no termina de creerse la aclaración y creen firmemente que se refería a los agentes y no al barco en cuestión. “Increíble e indigno. Sánchez acaba de llamar «piolines» a los miembros de la Policía y la Guardia Civil que en 2017 defendieron al Estado en Cataluña. Servidores públicos señalados por el nacionalismo y expulsados de hoteles junto a sus familias. Les debemos respeto, no insultos”, manifestaba el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal.

Desde el PP, la diputada Ana Vázquez exigía una “disculpa inmediata” de Sánchez y tachaba las palabas de vergonzosas. En sede parlamentaria la portavoz de Interior ha pedido al ministro del Interior que desautorizase al jefe del Ejecutivo, sin éxito.