Los carros de combate toman París

Eurosatory, la feria de Defensa de Francia, ha puesto de relieve la importancia de estos sistemas pese al declive que se les auguró cuando comenzó la guerra de Ucrania

Carro ligero Ascod de GDELS con torre de 105 de Elbit.
Carro ligero Ascod de GDELS con torre de 105 de Elbit. FOTO: Benjamín Carrasco (Infodefensa.com)

En pleno debate sobre la utilidad de los carros de combate en una guerra moderna, iniciado durante la invasión rusa de Ucrania, estos sistemas de armas se han convertido en uno de los principales atractivos de la principal feria de Defensa de Europa, la parisina Eurosatory, y España es uno de los países cuya industria ha defendido en Francia la utilidad de los carros de combate.

Las voces contrarias a estos sistemas, principalmente académicas, encontraron en los primeros días de la guerra de Ucrania argumentos en favor de su postura tras el fallo estratégico ruso de desplegar una columna únicamente de carros y vehículos logísticos, pero sin los habituales vehículos de apoyo (aéreos y terrestres) que los defienden de las unidades pequeñas armadas con misiles portátiles o los ataques con drones. Ante este error, las tropas ucranianas consiguieron romper las líneas de suministro y destruir muchos de esos carros. Parece que Rusia había intentado aterrorizar a Ucrania desplegando una larguísima columna de carros de combate ante la que se postrasen los invadidos en lo que creían que iba a ser un paseo hasta Kiev. No fue así y el fallo de estrategia les salió caro. Obviamente, la masiva destrucción de carros fue utilizada por los detractores de estos sistemas que obviaron el fallo de estrategia en beneficio de su propio argumento.

Un carro de combate destruido en Irpin (Ucrania)
Un carro de combate destruido en Irpin (Ucrania) FOTO: MIGUEL GUTIERREZ EFE

El tiempo les quitó la razón y, tras el enroque ruso en el Donbás, la restauración de las líneas de suministro y el cambio de estrategia, estos sistemas volvieron a la palestra y lo primero que hizo Ucrania fue pedir carros a Occidente. A España, por ejemplo, Volomir Zelenski pidió 53 Leopard cuando habló con Pedro Sánchez en mayo. París ha apuntalado esa tendencia y en el parque de exposiciones Paris Nord Villepinte los carros, ya fueran ligeros o pesados, eran las estrellas. La industria no duda.

Un ejemplo claro es el de la empresa española Santa Bárbara Sistemas, del grupo GDELS, que presentó en París su Ascod versión carro ligero equipado con un cañón de 105 mm y sistemas de comunicaciones y misión de la compañía israelí Elbit Systems. De hecho, el Ascod LT105 está expuesto en el stand israelí.

Esta versión, la más avanzada de la familia Ascod/Pizarro, ha sido adquirida recientemente por Filipinas, donde recibirá el nombre de Sabrah. Filipinas se convertirá así en el cuarto usuario del blindado sobre cadenas, en este caso, en su versión más ligera.

Nuevo concepto

España no es el único país cuya industria deja claro que estos sistemas no están obsoletos en absoluto. Francia y Alemania, a través del consorcio KNDS, formado por Nexter y KMW, ha presentado en París su Enhaced Main Battle Tank (EMBT), un nuevo concepto de carro de combate con un peso de 61 toneladas, dotado de un cañón principal de 120 mm y dos torres, una remota de 30 mm y otra con una ametralladora de 12,7 mm más una tercera ametralladora de 7,62 mm con lanzador de granadas de humo. El carro tendrá hasta UAV integrados.

Leopard 1 con torre Cockerill 3105.
Leopard 1 con torre Cockerill 3105. FOTO: Benjamín Carrasco (Infodefensa.com)

No muy lejos de este se encuentra expuesto uno de los mayores exponentes del sector, el Leopard, pero en su última versión, el 2A7, (en España está activo el 2E basado en el 2A6 alemán). La evolución de este carro ha sido imparable y los visitantes que acudieron a Eurosatory pudieron comparar in situ ya que, no muy lejos del 2A7 hay un Leopardo 1 actualizado con una torre de calibre 105 mm de la firma belga John Cockerill.

Inteligencia Artificial y camuflaje pixelado para un carro futurista

Otro de los grandes, la alemana Rheinmetall, también ha llevado a la feria de referencia europea su nuevo carro de combate: el Phanter KF51. El lema que acompaña al sistema lo deja claro: “Un nuevo carro para una nueva era”. Y la tecnología que incorpora lo remarca. A su cañón de 130 mm se añade una protección integral con tecnología pasiva, reactiva y activa, una arquitectura abierta y hasta Inteligencia Artificial. Podrá incluso lanzar drones kamikazes desde su torreta. Su camuflaje pixelado es una muestra comercial con un guiño muy metaverso del concepto futurista que pretende.

Carro Phanter de Rheinmetall.
Carro Phanter de Rheinmetall. FOTO: Benjamín Carrasco (Infodefensa.com)

Este carro, además, incorpora un nuevo sistema de defensa para aquellas amenazas que lleguen desde arriba, uno de los mayores dolores de cabeza de estos sistemas, como de hecho se ha demostrado en Ucrania, ya que es por dónde estos vehículos son más vulnerables (están diseñados para combatir cara a cara).

Carros y defensa contra carros

Y junto a los carros, en París también se presentaron los sistemas anticarro, y aquí hay una empresa española que tiene mucho que decir: Instalaza. Los aragoneses han presentado en París lo último de lo último en sistemas de defensa contra carro, como el nuevo CS70, que de hecho aún está en desarrollo. Este sistema parece haber sido diseñado ex profeso para una guerra como la de Ucrania, donde de hecho sus sistemas se han hecho famosos: es pequeño, compacto, pesa poco y tiene una gran potencia de fuego, hecho a medida para Unidades de Fuerzas Especiales. Pero no es el único, uno de los productos que más éxito han tenido en París ha sido el CS90-ER, la versión disparable desde recinto cerrado del C90. Esta evolución del sobradamente conocido sistema de Instalaza es más estable, más aerodinámico y encima han conseguido incorporarle la tecnología, desarrollada para su hermano mayor, el Alcotán, de motores crucero combinada con cañón de contramasa. El resultado es un sistema de siete kilos de peso que consigue atravesar más de medio metro de acero de blindaje a 600 metros de distancia.

Stand de Instalaza en Eurosatory.
Stand de Instalaza en Eurosatory. FOTO: Benjamín Carrasco (Infodefensa.com)

La empresa española no es la única que ha llevado a París sus novedades anticarro. La israelí Rafael posee uno de los misiles anticarro más conocidos, el Spike, que de hecho se montará en el VCR 8x8 español. La empresa ha llevado a Francia la última evolución hasta el momento de este sistema, el Spike NLOS de 6ª generación. Su principal característica es que, como indica el acrónimo NLOS de su nombre, tiene capacidad para alcanzar objetivos más a allá de la línea de vista. Además, el sistema tiene un mayor índice de supervivencia en el campo de batalla que sus predecesores, es decir, se defiende mejor, por ejemplo, de ataques con enjambres. El arma, que puede ser disparada tanto desde plataformas terrestres como navales y aéreas, también proporciona inteligencia táctica crítica en tiempo real y una evaluación de daños que le permite afinar los objetivos y abortar misiones en pleno vuelo.

La conclusión es que los carros de combate no solo no están de capa caída sino que viven uno de sus momentos más álgidos. Como muestra un botón: en plena feria, Polonia, tras ver lo ocurrido en Ucrania, ha anunciado que adquirirá entre 500 y 600 carros de combate que desarrollará conjuntamente la firma polaca PGZ (Polska Grupa Zbrojeniowa) y la surcoreana Hyundai Rotem.