«El Pollo» se compara con independentistas catalanes para reclamar su libertad y pide una vista

El exjefe de la Inteligencia venezolana expone en un nuevo recurso para ser excarcelado cómo otros países europeos han dejado en libertad a fugados del ‘procés’ a la espera de resolver su entrega

Hugo Carvajal  fue detenido en 2014 en la isla de Aruba a petición de EE UU, pero finalmente logró regrasar a su país
Hugo Carvajal fue detenido en 2014 en la isla de Aruba a petición de EE UU, pero finalmente logró regrasar a su país

El exjefe de la Inteligencia venezolana, Hugo Armando Carvajal (conocido como «El Pollo») presentó ayer una nueva petición de excarcelación mientras se resuelve su extradición en la que se compara con los independentistas catalanes fugados por Europa y, además, solicita una vista a los jueces de la Audiencia Nacional. Sus abogados señalan que los magistrados españoles no están teniendo en cuenta la relevancia de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) haya accedido a revisar su caso y solo contemplan que el venezolano termine en Estados Unidos, país que lo reclama por delitos de crimen organizado y narcotráfico.

La Sala de lo Penal rechazó la pasada semana la libertad de «El Pollo» alegando riesgo de fuga «evidente» porque ya estuvo en paradero desconocido cuando el Consejo de Ministros dio luz verde en 2020 a su entrega a Washington. Pero en un nuevo recurso (de súplica), al que ha tenido acceso LA RAZÓN, su defensa remarca que los jueces están tratando de quitar importancia a la paralización cautelar que el Tribunal con sede en Estrasburgo ordenó en marzo «aunque por la experiencia y los años de judicatura de los miembros de esa Sala de lo Penal, no hace falta recordar que el TEDH inadmite una altísima cantidad de solicitudes».

Los abogados señalan que la Sala de lo Penal ha convertido la excepcionalidad de la prisión provisional (que se acuerda sin sentencia firme) en algo normal y se apoyan en lo que ha sucedido en otros países europeos con políticos del procés. «Recientemente hemos visto con los procedimiento de OEDE [órdenes de entrega europeas] contra independentistas catalanes cómo tribunales de varios jurisdicciones de nuestros socios europeos, tales como, Bélgica, Italia, Irlanda e incluso Suiza, han dejado a todos los fugados independentistas catalanes en libertad a la espera de las decisiones». Citan expresamente el caso de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel quien hace unas semanas se presentó en el Tribunal Supremo -después de años huida de la Justicia española- para regularizar su situación y el magistrado Pablo Llarena la dejó en libertad.

La decisión de enviar a Carvajal a los americanos ya no está en manos de la Audiencia Nacional y es precisamente a eso a lo que se agarra el venezolano. «Se está estableciendo como un hecho algo que no es más que una hipótesis o conjetura [que finalmente se materialice la extradición] como fundamento para privar de libertad a una persona. ¿Y si no es extraditado? Recordar que mi representado tiene 62 años, tiene un fuerte arraigo en su España, con todos sus hijos y su pareja aquí», reza el recurso.

Los jueces han afeado al que fuera mano derecha de Nicolás Maduro que en varias ocasiones que utilizara su repentina colaboración con la Justicia como una maniobra dilatoria para su expulsión de España. Él contesta: «los recursos que recordamos no han sido inventados por esa defensa, sino que son mecanismos existentes desde hace años en nuestro ordenamiento. Y creemos sinceramente, que el TEDH no cumple una función de dilatar el proceso de entrega, y no es cómplice de la defensa en esa supuesta estrategia dilatoria, como se nos llegó a reprochar». Además, recuerda que todavía existen dos asuntos pendientes sobre su asilo en la jurisdicción contenciosa y carga duramente contra el hecho de que los magistrados no hayan contemplado medidas alternativas a la prisión como una pulsera telemática.

Así, el desertor del régimen bolivariano solicita nuevamente salir de la prisión madrileña de Estremera en la que se encuentra de forma provisional desde hace casi un año, pero da un paso más allá y reclama ser convocado a una audiencia pública con la presencia de la Fiscalía. Fuentes de su defensa señalan que de ser denegada esta nueva petición se llegará al Tribunal Constitucional porque consideran que sus derechos están siendo vulnerados.