MENÚ
jueves 14 noviembre 2019
00:33
Actualizado

Así será la exhumación de Franco: 22 familiares y una carpa con techo en el Valle de los Caídos

El féretro será trasladado desde el presbiterio hasta el coche fúnebre a hombros de los familiares, a los que el Gobierno obligará a pasar por un detector de metales y un escáner

  • De Cuelgamuros a Mingorrubio
    De Cuelgamuros a Mingorrubio

Tiempo de lectura 4 min.

22 de octubre de 2019. 12:40h

Comentada
Pablo Gómez 21/10/2019

Serán 22 familiares de Francisco Franco los que finalmente estarán presentes durante la exhumación de los restos mortales del dictador que se llevará a cabo el jueves en el Valle de los Caídos. Así lo ha acordado el Gobierno con la familia. Serán los nietos, los cónyuges de estos, y los bisnietos de Franco. Todos ellos serán recogidos desde tres puntos de Madrid, acordados también también con Moncloa, y serán conducidos hasta Cuelgamuros. El acto de exhumación comenzará a las 10:30 horas. La fecha fue comunicada a a la familia ayer a las 9:30 horas. Junto a estos familiares, estarán también en el interior de la Basílica la ministra de Justicia, Dolores Delgado –que como notaria mayor del Reino levantará acta de todo el proceso–, y otros dos altos cargos de Moncloa. El prior del Valle, Santiago Cantera, bendecirá los restos de Franco a petición de la familia. No le acompañará ningún otro monje de la Abadía. A ellos se unirán los operarios, las Fuerzas de Seguridad y un forense.

En el interior de la basílica no podrán tomarse imágenes ni realizarse grabaciones de audio. Para conseguir este objetivo, todas las personas autorizadas deberán pasar a través de un escáner y de un detector de metales. Como medida adicional de seguridad, se instalará una carpa cerrada, con techo, alrededor de la lápida de Franco. Dentro de la carpa únicamente podrán entrar dos familiares: uno de ellos será su nieto Cristóbal y el otro aún no ha sido comunicado al Ejecutivo. También en el interior de la carpa estará la ministra de Justicia, así como los operarios que tienen que levantar la losa de 1.500 kilos y que tienen que ejecutar la operación. Para ello utilizarán gatos hidráulicos.

A partir de aquí el proceso, su metodología y la duración del mismo, puede variar en función del estado en el que se encuentren los restos de Franco y el ataúd, así como la estructura de zinc que recubre el cadáver. Por si fuera necesario, estará disponible un nuevo ataúd. El tiempo del proceso de exhumación podría oscilar entre una y tres horas. Después, el féretro será bendecido por el prior Cantera aunque no tendrá ningún tipo de honor ni se podrá cubrir en este momento por ningún tipo de bandera. Una vez completada la exhumación, el féretro lo recogerán sus familiares. Lo trasladarán desde el presbiterio hasta el coche fúnebre en hombros. Son 300 metros. Solo en el ultimo momento, los operarios de la funeraria ayudarán a los familiares en su introducción en el coche. Comenzará en ese momento el traslado, que, en función de las condiciones de niebla y viento, se realizará en helicóptero o en coche. Por si hubiera algún tipo de fallo técnico, se desplazarán hasta los aparcamientos del Valle dos helicópteros. El traslado aéreo podrá completarse en 15 minutos mientras que el trayecto en carretera oscila entre los 30 y los 40 minutos. En el Panteón de Mingorrubio, volverán a estar presentes los 22 familiares y las autoridades. Una vez en el interior del panteón, el prior Cantera y el sacerdote Ramón Tejero concelebrarán una misa. En la intimidad de este recinto ya sí podrán cubrir el féretro con una bandera, si así lo desean. Previamente se habrá repetido la escena y los 22 familiares de Franco tendrán que volver a pasar por un detector de metal y asimismo deberán depositar sus pertenencias para el examen de un escáner.

El coste para las arcas públicas de todo el proceso de exhumación se situará en el entorno de los 63.000 euros, de los que 39.000 corresponden a la nueva tumba de Franco en Mingorrubio. Tal y como ha informado el Gobierno la llave del Panteón quedará depositada en la Delegación del Gobierno, en Patrimonio del Estado y en la seguridad del cementerio, de manera que la familia pueda visitarlo cuando quiera. También Moncloa ha informado de que ha ofrecido ceder la concesión del panteón, actualmente en manos de Patrimonio, a la familia, y que ésta lo ha rechazado. La actual lápida que cubre la tumba de Franco en el Valle de los Caídos será trasladada en grúa –al pesar 1.500 kilos, se trata de una operación compleja desde el punto de vista técnico– hasta un almacén cuyo destino el Gobierno no revelará con el objetivo de que no pueda visitarse o convertirse en un destino de enaltecimiento de su dictadura. En torno a la vuelta a la normalidad del Valle, el Gobierno no tiene intención de reabrirlo hasta el 29, una vez se haya completado el trabajo de sellado del hueco que quedará en el actual emplazamiento de Franco.

El Gobierno ha diseñado un operativo para que los medios de comunicación puedan seguir el proceso desde la puerta del Valle y de Mingorrubio. Sin embargo, únicamente TVE y la agencia Efe accederán a la explanada y servirán al resto de medios imágenes del traslado del féretro desde la puerta de la basílica al coche fúnebre.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs