El PP denuncia un posible contrabando de armas en Gibraltar

La Razón
La RazónLa Razón

El eurodiputado y secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, ha señalado hoy que hay un problema de seguridad en Gibraltar porque "hay un contrabando de droga y armamento que se sospecha que tiene un punto de origen o destino en Gibraltar".

En una entrevista en la cadena Cope, López Istúriz -que es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PP- ha defendido la tasa de cincuenta euros que el Gobierno español estudia imponer en Gibraltar porque "más allá de reclamaciones históricas"la situación del Peñón es "fiscalmente insostenible".

"Más allá de reclamaciones históricas, se trata de una situación fiscalmente insostenible, desde el punto de vista de inseguridad insostenible. Son constantemente planeadoras que viajan, hay un contrabando en estos momentos de droga, de armamento", ha dicho, para después zanjar que "son muchas ilegalidades las que están ocurriendo en esa zona".

Además, ha señalado que este tipo de tasa está instaurado en otras ciudades europeas, y en su opinión la iniciativa "no tiene que llamar ni a sorpresa ni a escándalo".

En cualquier caso, ha valorado que el Gobierno de Reino Unido, "claramente euroescéptico"y que ha propuesto un referéndum sobre su permanencia en la UE, recurra a Bruselas para solucionar este asunto.

Tras admitir que en Bruselas la relación con los parlamentarios británicos "siempre ha sido complicada", porque algunos tienen "un claro ánimo provocador", ha señalado que esta actitud es similar a la "política oportunista y populista"que, en su opinión, está practicando el Ejecutivo gibraltareño.

Sobre la posición ambigua que estaría adoptando la Unión Europea, López-Istúriz ha explicado que la UE "no está acostumbrada"a que países miembro "le llamen para este tipo de gestión"y ha detallado que "normalmente, las misiones de observación de la UE son de carácter electoral y fuera"de la propia unión.

"A mí me resultó sorprenderte que Reino Unido, que ha sido quien toma la iniciativa en este sentido, acuda a la UE a parte de buena noticia. En fin, parece que estamos volviendo a recuperar su confianza en la capacidad de mediación y en lo que nos une a todos, que es esta Unión Europea", ha manifestado.

No obstante, ha advertido que esa misión de observación "tiene que, claramente, no solamente observar sobre una cuestión fronteriza, sino el por qué"se ha llegado "a esta situación y es una clara y constante provocación en muchas materias".

"Lo hemos visto durante muchos días y meses a lo largo de estos años, un poco la política como siempre errática y errónea que llevó a cabo Moratinos (ex ministro socialista de Asuntos Exteriores) sobre este asunto, dando pleno protagonismo al Gobierno de Gibraltar. Yo creo que fue un poco lo que rompió la baraja", ha opinado.

Preguntado sobre si espera que los observadores de la UE verifiquen que Gibraltar es un paraíso fiscal, ha contestado: "Vamos a trabajar los eurodiputados españoles, como tienen que hacer los británicos, para que esta sea la misión más objetiva e imparcial posible, pero que tenga en cuenta, como dice el presidente Marino Rajoy y me parece estupendo, todos los factores".

Por otra parte, se ha referido a las relaciones que mantienen los eurodiputados españoles y los británicos en el Parlamento Europeo y ha confesado que "siempre ha sido complicado porque hay uno que se dedica a pasearse siempre con una chapa o una insignia sobre Gibraltar". "Es un eurodiputado. No me acuerdo ahora bien de su nombre", ha agregado.

Aunque ha hecho hincapié que "siempre ha habido un claro ánimo provocador", ha precisado que no por parte de "todos"los europarlamentarios británicos. "La mayoría son gente con la que se puede... con la que estamos hablando, incluso aunque no pertenezcan a nuestro grupo", ha destacado.

"Tenemos buena relación, pero los hay fanáticos y un poco también producto de esta política oportunista, un poco digamos de corte populista que se vive dentro de la propia Gibraltar. No creo que esté eso relacionado con el Gobierno británico, sino más bien es cosa del actual Gobierno de Gibraltar. Es al fin y al cabo un poco el origen de este problema", ha recalcado.

En esta línea, ha manifestado que al eurodiputado británico que lleva la chapa de Gibraltar ya le dijo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, "Gibraltar español". "Al final se lo toman a mal", ha señalado, al tiempo que ha recordado que su labor es "recordar constantemente cuál es la reclamación de España".