Frenética agenda del Príncipe: reuniones, inauguraciones, comidas y homenajes

Maratoniana jornada la que vivió ayer el Príncipe de Asturias en Panamá. Y también serán extensas las de los siguientes días. Si bien es cierto que no puede participar en los trabajos de la Cumbre Iberoamericana por tratarse de una reunión limitada a jefes de Estado y de Gobierno, Don Felipe ha llenado su agenda de actos relacionados con este cónclave en los que podrá entrevistarse con diferentes líderes iberoamericanos, a los que ya ve con cierta regularidad pues desde 1996 acude siempre en representación de España a sus tomas de posesión.

En lo que se refiere a la jornada de ayer, el Príncipe inauguró el nuevo Centro Cultural Español, situado en el Casco antiguo de la ciudad de Panamá. Allí pudo visitar varias exposiciones, entre ellas «La palabra y las letras», de Antón Lamazares.

Posteriormente, Don Felipe se incorporó al IX Encuentro Empresarial, donde fue el invitado principal del almuerzo, y se encargó de entregar al secretario general iberoamericano, el uruguayo Enrique Iglesias, un premio en reconocimiento a su trabajo durante más de ocho años.

Más tarde, Don Felipe se unió a la delegación española encabezada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para participar en la ceremonia de apertura de la novena sede del Parlamento Latinoamericano, donde intervinieron tanto el presidente de la Cámara, Elías Ariel Castillo, como el presidente de la República Panameña, Ricardo Martinelli.

Tras esto, sobre las 19:00 horas (2:00 horas en España) el heredero de la Corona acompañó al presidente del Gobierno durante la colorida inauguración de la XXIII Cumbre Iberoamericana propiamente dicha en el Centro de Convenciones Figali.

Como colofón a su larga jornada de encuentros, reuniones y actos, Don Felipe también acudió a las 20:30 (3:30 horas en España) a la cena de gala que con motivo de la cumbre ofreció el presidente panameño.