Política

La denuncia de los Mossos contra la Policía no se reabrirá

Uno de los yihadistas detenidos durante la operación de los Mossos
Uno de los yihadistas detenidos durante la operación de los Mossos

La Audiencia Nacional no prevé reabrir la investigación, sobreseída en su momento, que se llevó a cabo como consecuencia de una denuncia de los Mossos D’ Esquadra en la que se acusaba a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía de haber avisado a miembros de una célula yihadista desarticulada de que eran investigados por la Policía Autonómica, según han informado a LA RAZÓN fuentes jurídicas.

La única que podría promover la reapertura del asunto a raíz de un segundo informe presentado por los Mossos sería la Fiscalía, pero ya se pronunció sobre su archivo. Esta posibilidad se considera del todo punto imposible, ya que los que conocen el citado informe han señalado que es «más de lo mismo». Lo que sí va a promover la Fiscalía son las actuaciones necesarias para averiguar quién y con qué finalidad filtró a la prensa todo este asunto, teniendo en cuenta además que la investigación judicial ya había determinado que no se produjo ningún delito de revelación de secretos.

La presentación de la ampliación de la denuncia contra la Policía Nacional, («más de lo mismo», insisten los medios consultados) resulta sorprendente, ya que conlleva que un cuerpo policial como los Mossos «quiera reabrir un caso» ya sobreseído.

Lo cierto es que el Cuerpo Nacional de Policía se retiró, hasta en dos ocasiones, de la operación contra una célula yihadista que desarrollaban los Mossos d’ Esquadra y que culminó con la detención de todos sus integrantes, según fuentes de la Seguridad.

A diferencia de lo que han hecho otros, que han llegado confirmar de forma oficial ante la opinión pública de que se había conseguido infiltrar a un agente de la policía autonómica entre los yihadistas, un hecho inaudito, el CNP, donde existe una gran indignación con la Consejería de Interior y con un sector de los Mossos, ha optado en todo momento por la profesionalidad y no inmiscuirse en las operaciones de otras unidades de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

A este respecto, las mencionadas fuentes señalaron que en la primera ocasión se produjeron las correspondientes averiguaciones a partir de la comparecencia voluntaria de una persona, el 1 de octubre de 2014, en una dependencia del CNP de Cataluña para denunciar una serie de hechos que le preocupaban. Se verificó que existía la citada operación de los Mossos por lo que fue convocada una reunión de coordinación, el 22 de ese mismo mes, a la que también asistieron representantes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que colaboraba con los Mossos en el operativo. El CNP optó por retirarse y los Mossos dijeron que no necesitaban ayuda. En el segundo caso, fue la investigación rutinaria sobre un individuo sospechoso de pertenecer al islamismo radical, de las muchas que se realizan al cabo del año. Al comprobarse de nuevo que era la Policía Autonómica la que tenía en marcha el citado operativo se actuó de la misma manera, siempre con el ánimo de colaborar y no entorpecer el trabajo de otros agentes.

Al existir varios confidentes que, suele suceder y más en este tipo de investigaciones, involucrados en varios operativos, uno de ellos hizo una serie de comentarios, sin ningún tipo de base real, sobre que los Mossos habrían sido delatados y que la Policía había advertido a los yihadistas de que eran investigados por los agentes autonómicos. «Es absolutamente falso», subrayaron las fuentes consultadas.

Suscitar polémicas en asuntos relativos a la lucha antiterrorista sólo beneficia a la postre a los propios terroristas que sobre valoran sus actuaciones, al provocar conflictos; de paso, se enteran de cosas que no sabían y aprenden de cara al futuro. Ni siquiera la inquina que se pueda sentir por parte de alguien en la Generalitat contra la Policía o el Ministerio del Interior justifican esta forma de proceder, según los mismos medios.