Las concertinas de Ceuta y Melilla se quedan hasta la próxima legislatura

Existen varios proyectos para cambiar la parte superior del vallado pero todo se quedará como está, al menos hasta la próxima legislatura

Las concertinas en la ciudad de Melilla
Las concertinas en la ciudad de Melilla

Las comandancias de la Guardia Civil de Ceuta y Melilla estaban a la espera de celebrar una reunión con la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior con el fin de examinar las posibles alternativas para la sustitución de las concertinas en el vallado de ambas ciudades autónomas por otros sistemas.

La conclusión de la legislatura y la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado parecen, según fuentes consultadas por LA RAZÓN, posponer este asunto para que sea el Gobierno que salga de las Elecciones Generales del 28 de abril el que tome, si procede, una decisión al respecto.

La sustitución de las concertinas, colocadas en tiempos del Gobierno socialista de Zapatero, se había convertido en uno de los proyectos estrellas del Ejecutivo de Pedro Sánchez y, en concreto, de su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que el 14 de junio del año pasado anunció su sustitución.

Según las citadas fuentes, existen varios proyectos elaborados, entre ellos uno de la Guardia Civil, en el que se propone la colocación, en la parte superior del vallado, de un gran cilindro metálico, liso, para evitar que los que quieren entrar ilegalmente puedan clavar garfios y utensilios similares que les permitan escalar dicho vallado.

Sin embargo, las reuniones que se debían celebrar con Interior no han tenido lugar y todo parece indicar que las concertinas se quedarán donde están, al menos hasta la próxima legislatura.

Llama la atención que en este tiempo, la autoridad del Puerto de Melilla haya colocado más concertinas para evitar que los inmigrantes, sobre todo los menores de edad, puedan acceder ilegalmente, con grave peligro de sus vidas, a los barcos que parten hacia la Península.

En concreto, lo previsto era que las concertinas se colocaran en las vallas perimetrales de los muelles Ribera I y Ribera II para terminar con las intrusiones que sufren en su zona de seguridad. El presidente de la Autoridad Portuaria, Miguel Marín, subrayó en su día que se trataba de una medida adecuada dado el buen resultado que habían dado las colocadas en otras zonas.

De esta manera, la Autoridad Portuaria quería "cercar las distintas posibilidades"de intrusión de los inmigrantes irregulares y lanzar a este colectivo un mensaje "claro"de que el Puerto de Melilla "no les va a ser útil para conseguir el objetivo de ir a la península". Además, recordó que el uso de concertinas está permitido por el Estado de Derecho y se trata de un medio efectivo, como a su juicio demuestra la reducción de intrusiones que se ha logrado

Por su parte, el Ministerio del Interior en este tiempo lo único “visible” que ha realizado es la publicación de una resolución de la Secretaría de Estado de Seguridad, fechada el 16 de noviembre del año pasado y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 3 de enero, por el que se anuncia un estudio que realizará la sociedad estatal Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE).

La citada resolución, en la que no se habla en ningún momento de las «concertinas», anuncia la “realización de los trabajos de elaboración de estudio técnico y redacción de propuesta técnica (por valor de más de 70.000 euros) para el refuerzo y modernización de las infraestructuras de seguridad

de los perímetros fronterizos entre España y Marruecos en las Ciudades de Ceuta y Melilla».