Política

Más de diez años de media a sueldo del sindicato

Ni una sola cara nueva ha llegado al órgano de dirección en el Congreso Confederal de este año. Cuatro dirigentes, incluido Cándido Méndez, llevan más de 15 en la dirección estatal

Frederic Monell, Carmen López Ruiz, José Javier Cubillo, Cándido Méndez, Antonio Retamino, Ana Micó, Teresa Muñoz Rodríguez, Marisa Rufino, Almudena Fontecha y Antonio Ferrer (Izqu.-derch.)
Frederic Monell, Carmen López Ruiz, José Javier Cubillo, Cándido Méndez, Antonio Retamino, Ana Micó, Teresa Muñoz Rodríguez, Marisa Rufino, Almudena Fontecha y Antonio Ferrer (Izqu.-derch.)

El negocio de la cúpula de UGT. - Cuatro dirigentes, incluido Méndez, llevan entre 15 y 19 a la cabeza de la central estatal. - Ni una sola cara nueva ha llegado al órgano de dirección en el Congreso Confederal de este año

Hasta el pasado 41º Congreso Confederal de UGT, celebrado en abril, la palabra renovación no parecía estar incluida en el diccionario que dirige Cándido Méndez. Pero incluso con la limitación a tres mandatos del secretario general y doce años en el cargo que entrará en vigor en el próximo congreso, aquello de dejar paso a la savia nueva no es algo que se practique mucho en esta central sindical. No en vano, los cargos de la Comisión Ejecutiva Confederal, máximo organismo del sindicato, están de media más de una década en la cúpula del sindicato. Ni una sola cara nueva llegó al máximo órgano de dirección del sindicato en el último Congreso Confederal, cumpliendo con una de las grandes tradiciones de UGT: la de los mandatos largos. Por supuesto, la palma se la lleva Cándido Méndez. Desde 1994 es secretario general en sustitución de Nicolás Redondo. Seis mandatos y 19 años al frente del sindicato le contemplan. Con su última reelección, Méndez superaba precisamente a su antecesor, Nicolás Redondo, que se quedó en 18 años, pero todavía por debajo de Pascual Tomás, que ocupó el cargo de 1944 a 1968, durante 24 años. Pero no se quedan atrás varios altos dirigentes actuales. Empezando por Antonio Ferrer Sais, actualmente en la Secretaría de Acción sindical y encargado de la coordinación del Área Externa, que lleva 18 años en el mismo puesto; pasando Almudena Fontecha López, elegida también en 1995 como secretaria de Igualdad, o el actual tesorero, Antonio Retamino, que lleva, desde 1998, 15 años gestionando las cuentas del sindicato.

Son precisamente los cargos más importantes en la Comisión Ejecutiva los que acumulan más años en sus cargos. Esta máxima sólo tiene la excepción de José Javier Cubillo García, número dos del sindicato que ostenta la Secretaría de Organzación y Comunicación desde hace ocho años. El resto superan ampliamente la década en sus puestos. Como también lo hace Teresa Muñoz Rodríguez, secretaria de Formación desde hace once años, toda vez que fue elegida en 2002. Y eso que en el 40º Congreso Confederal de 2009 se renovaron cuatro nombres –reelegidos en 2013–, por lo que tan sólo llevan en el cargo cuatro años: Frederic Monell Lliró (Secretaría de Participación Sindical e Institucional), Carmen López Ruiz (Secretaría de Política Social), Ana Micó Maestre (Secretaría de Política Territorial y Movilización) y Marisa Rufino San José (Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente).

Sin protestas internas por estos largos periplos en los cargos más importantes, Méndez y sus discípulos han podido perpetuarse en el máximo órgano de dirección del sindicato. Pero en un momento en el que UGT vive la mayor crisis de credibilidad de toda su historia con el continuo goteo de informaciones sobre escándalos de UGT-Andalucía y otras federaciones como Cataluña y Madrid, las bases claman cada vez más por una auténtica renovación en la cúpula. No entienden que se haya podido meter la mano en el «saco» del dinero de los trabajadores que suponen las subvenciones estatales y autonómicas y que desde las más altas instancias se mirase para otro lado. La propia estructura del sindicato hace muy difícil pensar que Méndez, como defiende, no supiera nada, coinciden ex altos cargos de la organización. Y el tiempo en sus cargos de la mayoría de integrantes de la cúpula directiva estatal tampoco ayuda a disipar las dudas para ahuyentar los fantasmas de la corrupción.

Llámese dimisión, llámese dejar paso, el caso es que por primera vez en sus seis mandatos, el actual secretario general se ha planteado dejarlo. Él mismo reconoció hace semanas que se planteó dimitir tras los escándalos de las facturas falsas, los ERE irregulares y la posible financiación ilegal del sindicato que dirige. Fue un espejismo. Luego reculó y forzó la salida de Francisco Fernández Sevilla para hacer las veces de «cortafuegos». Y ahora su argumentación se basa en que no dudaría en hacerlo si se termina convirtiéndose en una «carga» para la organización sindical. Nicolás Redondo dejó paso al propio Cándido Méndez tras siete meses de crisis de la cooperativa PSV, aunque luego justificó su retirada por su edad. «A quien no se quiere marchar es el propio paso del tiempo el que lo margina», dijo ante la Ejecutiva y el Comité Confederal. ¿Sobrevuela el fantasma de Nicolás Redondo la cabeza de Méndez? El tiempo lo dirá.

La renovación que no llega

Cándido Méndez Rodríguez

Secretaría General desde 1994

19 años

José Javier Cubillo García

Secretaría de Organización y Comunicación - Coordinación Área Internadesde 2005

8 años

Antonio Ferrer Sais

Secretaría de Acción Sindical, Coordinación Área Externades de 1995

18 años

Almudena Fontecha López

Secretaría de Igualdad desde 1995

18 años

Carmen López Ruiz

Secretaría de Política Socialdesde 2009

4 años

Frederic Monell i Lliró

Secretaría de Participación Sindical e Institucional desde 2009

4 años

Ana Micó Maestre

Secretaría de Política Territorial y Movilización desde 2009

4 años

Teresa Muñoz Rodríguez

Secretaría de Formación

desde 2002

11 años

Antonio Retamino Megías

Tesorería desde 1998

15 años

Marisa Rufino San José

Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente desde 2009

4 años

Aferrados a los feudos

José Ricardo Martínez

Líder de UGT en Madrid, lleva 23 años desempeñando distintos cargos relevantes en la formación. Famoso por sus declaraciones arrogantes, acaba de quejarse por el interés de los medios ante los últimos escándalos sindicales.23 años

Toni Ferrer

El valenciano es secretario de Acción Sindical de la organización desde hace 18 años. La importancia que otorgan tanto el PSOE como el sindicato a la Comunidad Valencia le colocan en primera línea sucesoria.

18 años

José María Álvarez

Si termina el mandato, el sindicalista habría estado 24 años al frente de UGT de Cataluña. Las sospechas que están recayendo sobre él a propósito de las finanzas de la central sindical catalana están minando su prestigio.

24 años