Política

Un Gobierno fuera de órbita

La sociedad creada por el ministro de Ciencia, Pedro Duque, para gestionar su patrimonio inmobiliario no declaró ganancias durante los tres últimos ejercicios, según el balance del registro mercantil, lo que contradice las explicaciones de «autoalquiler» ofrecidas ayer por el ministro.

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, durante su comparecencia hoy. EFE/ Santi Donaire
El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, durante su comparecencia hoy. EFE/ Santi Donaire

La sociedad creada por el ministro de Ciencia, Pedro Duque, para gestionar su patrimonio inmobiliario no declaró ganancias durante los tres últimos ejercicios, según el balance del registro mercantil, lo que contradice las explicaciones de «autoalquiler» ofrecidas ayer por el ministro.

Copenhague Gestores de Inmuebles S.L, la empresa creada por el ministro de Ciencia, Pedro Duque, para gestionar sus dos viviendas no declaró ganancias ni en 2015 ni en 2016 ni en 2017. Así consta en las cuentas que esta sociedad presentó en el registro mercantil, lo que contradice las explicaciones que Duque ofreció ante los medios para tratar de sofocar la última polémica que sacude al Gobierno de Pedro Sánchez. Su versión, fundamentada en que recurrió al pago de un «autoalquiler» para poder disfrutar de la casa que adquirió en la localidad de Jávea –que estaba a nombre de la sociedad– no se compadece con los balances de la empresa. Si hubiera abonado el mencionado «autoalquiler», ese montante aparecería reflejada en el importe neto de la cifra de negocios de la empresa. Sin embargo, Copenhague Gestores de Inmuebles declara cero euros a este respecto en los tres últimos ejercicios. Circunstancia que supone que Duque y su mujer no abonaron, al menos en este periodo de tiempo, ninguna cantidad en concepto de alquiler.

Pedro Duque niega que hubiera «ahorro real de impuestos» por la compra del chalé

► Duque creó una sociedad instrumental para comprarse un chalé de lujo en Javea

Según el relato del ministro en la rueda de prensa, la sociedad fue creada después de que él y su pareja compraran un chalé en Jávea (Alicante). Posteriormente, incorporaron a la sociedad otra vivienda en Madrid para que la sociedad fuese formalmente su titular. En lo que se refiere a la casa de Jávea, tras mantenerla alquilada durante un tiempo, Duque y su familia pasaron a utilizarla como segunda residencia. Dentro de los argumentos que ofreció Duque para justificar la creación de esta empresa, insistió en varias ocasiones en haber cumplido con todos sus deberes legales: en primer lugar, porque pagó los impuestos a los que estaba obligado; y, también, porque transfirieron regularmente un cantidad de dinero a modo de alquiler. «Cada mes o dos meses le pasamos un dinero a la casa. No ha habido un ahorro real de impuestos por tener la sociedad», reconoció el ministro Y aseguró además: «Sí que hacemos el autoalquiler. Pero no hay que tener un contrato registrado».

Al contrario de lo sucedido en los últimos tres ejercicicios, la sociedad limitada constituida por Duque sí declaró ingresos en 2013 y 2014. En el primero de estos años, el importe neto de la cifra de negocios ascendió a 48.000 euros; en el segundo, fue algo menor, de 30.000 euros. Ambas cantidades, en el caso de corresponder con el «autoalquiler» abonado al que se refiere Duque, se traducirían en pagos de entre 2.500 y 4.000 euros al mes. Al no haber dado más detalles sobre esta cuestión, estas cantidades podrían corresponder con el pago del alquiler de terceros cuando la familia Duque no disfrutaba aún de esta casa en la localidad alicantina.

Se trata de aportaciones que los titulares de este tipo de sociedades están obligados a hacer. Deben ser pagos que equivalgan al abono de un alquiler a precio de mercado, esto es, del 5% o el 6% del precio de la vivienda. En el caso de que estos pagos no se realizasen –como parece que sucedió en el caso de Duque a tenor de la cifra de negocios que figura en las cuentas de 2015 a 2017–, fuentes consultadas por este diario precisan que su titular estaría utilizando el inmueble de forma gratuita, circunstancia prohibida por la ley. La falta de estos pagos supone una infracción administrativa –al incumplir sus obligaciones respecto al IRPF, el Impuesto de Sociedades y Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales– que da lugar a una sanción.

En la rueda de prensa, Duque fue preguntado sobre si puede documentar el pago del «autoalquiler» de la polémica. El ministro fue contundente: «No voy a aportar ninguna prueba del autoalquiler, son documentos internos».