12 maneras de decirle a tu hijo que lo quieres

A veces es importante parar para decirles todo aquello que pensamos y no nos atrevemos

  • Ponte en su lugar y vacuna a tus hijos desde niños contra la inseguridad y la dependencia si quieres que sean felices
    Ponte en su lugar y vacuna a tus hijos desde niños contra la inseguridad y la dependencia si quieres que sean felices
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

10 de junio de 2019. 17:04h

Comentada
Sara Pérez-Tomé. Psicóloga.  Madrid. 12/6/2019

Ser padres hoy constituye un reto, quizás, más complicado que hace décadas porque ahora la sociedad tiene múltiples estímulos al alcance de todos, incluidos ellos que no siempre son capaces de procesar con acierto aquello que les llega por tantos canales. Por eso hoy quiero contaros algo desde mi experiencia como madre y abuela todos aquellos conceptos que no pasan nunca de moda y que puedes decírselo cuantas veces quieras. Aquí van.

-Hijo mío, decirte NO a cosas que me pides, a veces, aunque ahora no lo entiendas, puede ser porque seguramente te quiero un montón.

-Hijo mío, cuando intentes hacer algo bueno no lo hagas con miedo y seguro que te será más fácil conseguirlo.

-Hijo mío, confiaré siempre en ti porque creo en tus buenas intenciones, no por el resultado que obtengas que a veces será bueno y a veces, no.

-Hijo mío, eres único e irrepetible, y yo como padre/madre también yo lo soy para ti, nadie me puede ni debe sustituirme.

-Hijo mío, te quiero tanto que te echo de menos desde el mismo momento que cada día me dices adiós. Nunca te vayas sin despedirte para no dejar de recordarte.

-Hijo mío, necesito saber si notas todo lo que te quiero y admiro. Tu opinión me importa porque tú me importas. Necesito saberla incluso cuando pienses que no me va a gustar escucharla porque eso hará que mejore.

-Hijo mío, ¿hay algo de mí que necesites para estar mejor? Porque si hay algo que dependa de mí, quiero saberlo para mejorar yo también, porque yo quiero ser para ti una madre /padre ejemplar y no admirable. Con mis virtudes y mis defectos.

-Hijo mío, que sepas que creo y confío en ti, porque sé que vas a intentar llegar a donde tú puedas sin dejar de ser la mejor versión de ti mismo.

-Hijo mío, no me importan tus buenas o malas notas ni tus medallas o premios recibidos o no recibidos porque quién me importas eres tú y solamente tú no lo que los demás piensan de ti.

-Hijo mío, el desear comprenderte y quererte, no es porque tengas razón en todo sino porque tengo la responsabilidad de amarte como eres y no por quien eres.

-Hijo mío, si necesitas mi ayuda para conocerte, comprenderte y quererte, siempre podrás contar conmigo porque sin tu aceptación y cariño a ti mismo no podrás llegar a ser feliz aunque no te falte de nada.

-Hijo mío, muchas felicidades por ser como eres, porque a pesar de los aciertos y las dificultades me ayudas a ser mejor padre/madre aceptándote.

Sara Perez-Tomé es psicóloga en Gabinete Sophya

Últimas noticias