Sociedad

Consejos para colocarse la copa menstrual correctamente y evitar fugas

España es el país europeo en el que más copas menstruales se venden.

Si eres primeriza, es posible que alguna vez hayas manchado un poco la ropa interior. Las dos razones más comunes es porque la copa no se ha abierto del todo en el interior o que está colocada incorrectamente.
Si eres primeriza, es posible que alguna vez hayas manchado un poco la ropa interior. Las dos razones más comunes es porque la copa no se ha abierto del todo en el interior o que está colocada incorrectamente.

La copa menstrual es un invento revolucionario que ya forma parte de la vida de muchas mujeres. De hecho, España es el país europeo en el que más unidades se venden, debido a sus innumerables ventajas y a que es un producto totalmente respetuoso con el cuerpo, gracias a la silicona médica biocompatible con la que están fabricadas.

Si te estás iniciando en el uso de la copa menstrual y todavía no te haces con ella, INTIMINA, compañía que ofrece la primera y única gama dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima femenina, te ofrece algunos consejos para evitar fugas y colocártela correctamente.

¿Fugas? Estas recomendaciones te ayudarán

Si eres primeriza, es posible que alguna vez hayas manchado un poco la ropa interior. Las dos razones más comunes es porque la copa no se ha abierto del todo en el interior o que está colocada incorrectamente. Existen varios trucos que te ayudarán a evitar posibles fugas:

1. Si tu copa no está completamente abierta. La razón más común de las fugas es que la copa está todavía doblada por algún sitio y no se ha abierto completamente para formar el sello con las paredes de la vagina. Esto es bastante común entre las nuevas usuarias de copa, pero con práctica y sabiendo el método de inserción que mejor se adapte a tu cuerpo, se solucionará fácilmente. INTIMINA te recomienda estos consejos:

● Siéntate, ponte de pie o de cuclillas en una posición que te resulte cómoda para que se abra tu vagina. Por ejemplo, subiendo la pierna sobre el inodoro o la bañera.

● Intenta un pliegue diferente. Es importante probar diferentes pliegues y técnicas de inserción para ver cuál es la que mejor se adapta a tu cuerpo. Existen tres formas para introducir la copa. La Lily Cup de INTIMINA se puede introducir utilizando uno de estos tres tipos de pliegues: enrollada como un tampón, modo en C o modo en V. Por su parte, la Lily Cup Compact y la Lily Cup One se puede introducir utilizando uno de estos dos: modo en C o modo en V.

● Inserta tu copa lo más alto posible en el canal vaginal pero lo suficientemente abajo para que puedas alcanzar la base. Puedes usar un dedo, como el pulgar, para empujar la parte inferior de la copa (tallo) y moverla hacia arriba. A continuación, aprieta el cuerpo o el borde de la copa unas cuantas veces para ayudar a que la copa se abra y forme ese sello con las paredes de la vagina.

● Muévela suavemente. Una vez hayas insertado la copa, tira suavemente del tallo hacia abajo moviéndolo de un lado a otro. Si has tirado de la copa demasiado hacia abajo y el tallo está asomando fuera, simplemente usa el pulgar (o el dedo que prefieras) para empujarla hacia arriba.

● Haz una revisión final. Para asegurarte de que tu copa se ha abierto completamente, pasa el dedo alrededor de su cuerpo para comprobar que no hay abombamientos. Si tiras de la copa y no se mueve el sello se ha formado correctamente.

2. Tu copa está mal colocada o no está debajo de tu cérvix. Al contrario de lo que se cree, el cérvix o cuello del útero no está necesariamente ubicado en la parte superior de nuestro canal vaginal y puede estar formando un ángulo o estar inclinado hacia un lado. Además, se mueve arriba y abajo a lo largo de nuestro ciclo, dependiendo de nuestros niveles de estrógeno. Si el borde de tu copa no está por debajo del cérvix el fluido menstrual saldrá por los lados de la copa, causando fugas. INTIMINA te recomienda seguir estos consejos:

Localiza tu cérvix. Como la posición de tu cérvix puede cambiar a lo largo del ciclo es importante comprobar su situación cuando vayas a usar la copa. Basta con introducir un dedo y buscar una zona que esté más firme (parecido a una punta de una nariz). Una vez hayas determinado dónde se sitúa, sabrás dónde debes colocar la copa. Es importante recordar que el cérvix se mueve a lo largo del periodo, por lo que es útil comprobar su posición varias veces a lo largo del ciclo. Dependiendo de esto, podrás colocar tu copa más alta o baja en tu vagina.

El ángulo de la copa es importante. El canal vaginal no es vertical sino inclinado hacia la parte posterior del cuerpo. Para asegurarte de que tu copa esté bien colocada, inclínala hacia cóccix usando el pulgar, presionando la base de la copa y orientarla en la dirección correcta.

Asegúrate de que tu cérvix no está dentro de la copa. Si colocas tu copa y tu cérvix queda dentro, puede ocupar espacio en la copa y aumentar el nivel de líquido en el interior, causando fugas. Por otro lado, si tienes un cuello del útero sensible la succión de la copa podría causar malestar, así que asegúrate de probar diferentes posiciones para encontrar la que más te conviene.

3. No estás usando la talla correcta. Al comprar una copa menstrual es importante tener en cuenta la guía de tamaños y la cantidad de flujo que expulsamos en cada regla. Una copa demasiado pequeña no va a sellar correctamente y una demasiado grande será difícil de abrir. INTIMINA recomienda que las mujeres que no han dado a luz o que han dado a luz a través de cesárea elijan el tamaño A (Lily Cup y Lily Cup Compact) y aquellas que han dado a luz por parto vaginal o que tienen un suelo pélvico débil elijan el tamaño B (Lily Cup y Lily Cup Compact). Si eres adolescente o principiante, es recomendable utilizar la Lily Cup One en talla única.