Cómo afrontar el síndrome postvacacional en plena pandemia

Además de enfrentarse a la tristeza, irritabilidad y falta de energía que provoca el síndrome postvacacional, este año, los trabajadores deberán lidiar también con la incertidumbre añadida por la pandemia del Covid-19.

Además de enfrentarse a la tristeza, irritabilidad y falta de energía que provoca el síndrome postvacacional, este año, los trabajadores deberán lidiar también con la incertidumbre añadida por la pandemia del Covid-19.
Además de enfrentarse a la tristeza, irritabilidad y falta de energía que provoca el síndrome postvacacional, este año, los trabajadores deberán lidiar también con la incertidumbre añadida por la pandemia del Covid-19.PIXABAY

El período de adaptación del Post Hollidays Blues, como se conoce en EEUU al síndrome postvacacional, puede durar un máximo de 21 días desde la incorporación al trabajo. La angustia que provoca la nueva normalidad puede complicar el estado anímico de los trabajadores en este periodo. Francisco Vera y Eloy Herrero, fundadores de la consultora The Flash Co. y expertos en estrategia de desarrollo de negocio, aportan su visión y consejos para que la incorporación sea lo más apacible posible.

La vuelta de las vacaciones en esta ocasión tendrá una connotación diferente y es que la crisis económica, social y laboral que está provocando la pandemia mundial ha hecho que este período vacacional haya sido especialmente complejo. La cancelación de viajes programados, la incertidumbre y los cambios en el estilo de vida, son solo algunos de los retos que se han tenido que afrontar este año.

“Conservar el empleo en las circunstancias actuales es algo por lo que los trabajadores se sienten satisfechos, sin embargo, esto no impide que se sufra el síndrome postvacacional en esta época del año.” -Señala el CEO de la consultora The Flash Co.- “A estas circunstancias se añade, en gran medida de los casos, una prórroga en teletrabajo, lo que puede postergar el período de adaptación al estar alejado del ambiente de oficina.”

La falta de energía y motivación los días posteriores al inicio de la actividad laboral en estas fechas es una realidad que sufren el 60% de los trabajadores según la Asociación Española para el estudio de la Ansiedad y Estrés (SEAS).

Con el entorno de incertidumbre y estrés que se está viviendo este año, se hace más necesario que nunca afrontar el síndrome postvacacional de forma proactiva y teniendo extrema paciencia con nosotros mismos y nuestros compañeros de trabajo.” -Sostiene el Presidente de The Flash Co. Eloy Herrero. - “A todo lo anterior, en muchos casos debemos sumar la incertidumbre y la falta de perspectiva económica, ya sea en forma de inestabilidad laboral como de viabilidad de proyectos y negocios. Es vital enfocar lo que parece que es una desgracia como una situación de cambio y de desafío contra la que tenemos que encontrar soluciones. Esta actitud genera nuevos objetivos que necesitan planes de trabajo, que se declinan en nuevas tareas y que, por lo tanto, nos ocupan y ayuda a superar la transición de las vacaciones a nuestra vida laboral.”

¿Cuáles son las claves para superar rápidamente el síndrome postvacacional tras el atípico verano de este año?

1.- Crear una rutina estratégica como elemento fundamental.

Los primeros días de la vuelta al trabajo conviene realizar una planificación básica que sirva como hoja de ruta habitual, se trata de establecer rutinas. Tener una agenda organizada evita que nos abrumemos. Saber en cada momento lo que debemos hacer nos permite potenciar la sensación de control sobre nuestra eficiencia y contrarresta la falta de motivación o de perspectiva. Si además añadimos un tiempo para el ejercicio físico diario, de inmediato se sentirá un incremento de energía.

2- Adaptar el horario.

Unos días previos a la incorporación laboral conviene habituarse al horario laboral. Si el cambio es brusco tendrá consecuencias directas en el estado anímico, bajando los niveles de energía. Una adaptación suave y programada favorece que los primeros días de trabajo nos encontremos en óptimas condiciones de concentración y actitud.

3- El ocio debe seguir ocupando parte de la agenda.

Un importante foco de estrés puede ser la sensación de dejar de disfrutar del verano, por eso, reservar tiempo para el ocio es necesario y así paliar ese efecto. Tener previsto en nuestra agenda diaria una actividad que nos ayude a desconectar durante el periodo postvacacional favorecerá que la vuelta al trabajo sea mucho más agradable.

4.- Potenciar la cercanía con el equipo de trabajo.

En muchos casos el trabajo en remoto continuará siendo clave en nuestra rutina, en este caso, conviene retomar el contacto con el equipo y los compañeros para no tener una sensación de desconexión total y que la vuelta al trabajo se produzca de forma brusca. El teléfono y los whatsapp con alguna consulta laboral o simplemente para preguntar por sus vacaciones, serán grandes aliados.

5- Mirar hacia las vacaciones futuras.

Los psicólogos recomiendan tener siempre en mente las próximas vacaciones. En este caso, consideramos que es especialmente necesario, ya que muchos planes se han truncado por la pandemia que estamos viviendo. Mantener viva la llama pensando en los planes que realizaremos en cuanto tengamos ocasión o en retomar ese viaje que hemos tenido que postergar, contribuirá a que tengamos una visión alejada del estrés que provoca la vuelta al trabajo.