¿Cómo es posible tener gemelos de diferente padre?

Puede producirse si se unen tres variables: doble ovulación, dos relaciones sexuales sin protección y con dos hombres en menos de 48 horas. Es raro pero no imposible.

Puede producirse si se unen tres variables: doble ovulación, dos relaciones sexuales sin protección y con dos hombres en menos de 48 horas. Es raro pero no imposible.
Puede producirse si se unen tres variables: doble ovulación, dos relaciones sexuales sin protección y con dos hombres en menos de 48 horas. Es raro pero no imposible.PIXABAY

No es la primera vez que escuchamos o leemos que una mujer ha dado a luz a dos bebés cuyos padres son diferentes. ¿Cómo es esto posible? Como casi siempre, la ciencia tiene la explicación y la embrióloga Antonia González de Somos Ônet.

Empecemos por diferenciar gemelos y mellizos (a grandes rasgos, sin entrar en casos excepcionales) porque aquí es donde podemos llevarnos a error. Un embarazo de gemelos significa que son dos bebés exactamente iguales, tienen el mismo material genético, por tanto, el mismo sexo, y se ha producido porque la mujer ha ovulado, este óvulo se ha fecundado y ese embrión se ha divido en dos embriones con el mismo material cromosómico, es decir, son exactamente iguales. Salvo excepciones, comparten la misma bolsa durante la gestación.

En el caso de mellizos, es totalmente distinto, ya que cromosómicamente son distintos, y por tanto pueden tener distintos sexos (ser niño y niña, por ejemplo). Estos casos se producen porque la mujer ha ovulado dos óvulos y se han fecundado los dos, por lo que se han formado dos embriones diferentes. Cada uno tendrá su propia bolsa. Dicho esto, existen variantes muy raras y excepcionales, es cierto, pero son casos muy excepcionales.

Antes de explicar qué ha ocurrido en el caso de esta mujer, sería interesante conocer también cómo funciona el ciclo menstrual de la mujer.

Si hablamos de un ciclo menstrual sano, siempre partimos de la base de un ciclo de 28 días (aproximadamente). La primera fase del ciclo se llama fase folicular, porque es cuando los ovarios empiezan a seleccionar a uno de los folículos (bolsitas que contienen los óvulos) y empieza una carrera por ser el elegido. Finalmente, pasados unos días desde el primer día de la regla, destaca uno de ellos (normalmente) y llega a crecer unos 20-22 mm y a partir de ahí ya está preparado para que se produzca la ovulación. Pero en ocasiones crece más de 1 folículo, y es ahí cuando se puede producir una doble o triple ovulación, teniendo así posibilidad de que se produzca una doble fecundación y por tanto un embarazo de mellizos. Se ha visto que las mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico tienen más probabilidades de que esto ocurra. Pero también si hacemos una estimulación hormonal ovárica controlada, por ejemplo, para una inseminación artificial, también puedes desarrollarse más de 1 folículo y por tanto más de 1 óvulo, y es por esto que en los tratamientos de reproducción asistida puede haber más incidencia de mellizos.

Sigamos con el ciclo menstrual, una vez se ha producido la ovulación, el cuerpo empieza a prepararse para un embarazo, y entra en juego una hormona esencial, la progesterona. El folículo es capaz de generar la suficiente progesterona para que el óvulo fecundado se puede implantar en el endometrio, y llevar a cabo la gestación.

Una vez se produce la ovulación, el óvulo es captado por la trompa y lo transporta hacia el útero, y es en la trompa cuando se encuentra con el espermatozoide, y en ese dialogo que ellos mantienen se produce, o no, la fecundación, el embrión ya formado sigue viajando de la trompa hasta el útero y una vez allí, se implanta.

El óvulo permanece vivo durante unas 24-48 horas. Si pasado este tiempo no se produce la fecundación, el óvulo se atresia y muere.

Y tanto si el embrión no se implanta, o el óvulo no es fecundado, catorce días después de la ovulación (normalmente) se desprende el endometrio porque no hay embarazo y ese desprendimiento es lo que llamamos menstruación.

Así que efectivamente, nuestro cuerpo, nuestro útero, se prepara cada mes para un embarazo…

Como todo en la vida hay excepciones, hay mujeres que ovulan antes de los 14 días, otras que ovulan más tarde…porque cada una somos un mundo con circunstancias distintas.

Una madre que ha tenido dos bebés (mellizos) de distintos padres, no es tan excepcional, porque el modus operandi es el mismo que el de cualquier gestación de mellizos, con una peculiaridad, que la mujer ha mantenido relaciones sexuales con dos hombres distintos en menos de 48 horas.

En este caso en concreto la mujer tuvo una doble ovulación, y en un periodo de tiempo muy corto (mientras los óvulos todavía estaban vivos) mantuvo relaciones sexuales con dos hombres distintos (podría ser el mismo día o en dos días distintos). Por tanto, en el útero llegaron a coexistir dos muestras de espermatozoides de dos hombres distintos, y por tanto de distinto material genético.

Uno de los espermatozoides de uno de los varones fecundó a uno de los óvulos y el otro espermatozoide del otro varón, fecundó el segundo óvulo, se formaron dos embriones de dos padres diferentes, y los dos se implantaron en el útero.

Son casualidades muy curiosas, pero realmente puede producirse si se unen las tres variables, una doble ovulación y dos relaciones sexuales sin protección con dos hombres. Y es así como la naturaleza es capaz de darnos estas sorpresas, pero que para nada tienen que ver con ciencia ficción, simplemente con casualidades de la vida….