• 1

Cuatro consejos para enfrentarse a los retos virales o challengues de este verano para adolescentes

  • Igor Starkov on Unsplash
    Igor Starkov on Unsplash
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

06 de agosto de 2018. 07:41h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 6/8/2018

ETIQUETAS

Será el calor o será el aburrimiento, pero el caso es que últimamente vuelven a aparecer muchos challenge para los jóvenes o adolescentes. No es nuevo de este año, desde el famoso Harlem Shake o ice bucket (cubeta fría) cada año los desafíos se han multiplicado en las redes sociales y ahora recibe el nombre de “Social challenges”. Pero ¿realmente son necesarios? ¿por qué es tan importante para tu hijo participar en ellos? Contamos con los consejos de Ayudarte Estudio de Psicología.

El ice bucket en el 2014 sin duda marcó un antes y un después en los retos en internet, no sólo era para combatir el calor o darse popularidad, el fin era concienciar sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y ese año consiguieron su objetivo con una recaudación de más de diez veces el dinero que habían conseguido otros años.

A raíz de ahí, surgieron diferentes retos desde los inofensivos y entretenidos como el Water bottle Flip que se trataba de dar una vuelta completa a una botella llena de agua y que quedara de pie hasta peligrosos como el de la ballena azul, que consistía en ir sometiéndose a pruebas hasta que la última era dibujarse una ballena en el brazo y suicidarse. Seguramente, estarás pensando que es bastante improbable que tu hijo participe en alguno de ellos (sobre todo de los más peligrosos y extremos), pero las estadísticas te delatan y lo cierto es que son virales precisamente porque a los adolescentes se suman a ellos, lo cual demuestra que hay muchas personas que les gusta este tipo de retos. Para solucionar un problema es importante que comprendas los motivos que podría tener tu hijo para actuar de esa forma:

Reforzar su identidad: Los likes se están convirtiendo en un modo de mejorar la autoestima: Más likes = más popular soy = más gusto a los demás. Necesitamos impresionar a los demás, demostrar lo “valientes” o “divertidos” que podemos llegar a ser.

La presión de grupo: tu hijo quiere parecerse al resto de sus amigos y basta para que ellos le convenzan, para que intente hacerlo. Nadie quiere decir “no” ni ser diferente a los demás. Los amigos son fundamentales en esta etapa y que les critiquen o perderlos es un riesgo que tu hijo no quiere asumir.

Se normaliza: Verlo en todas partes hace que a tu hijo le cueste distinguir sobre lo que es divertido de lo que es peligroso, sino que se lo digan a la niña que murió por ingerir por una pajita agua hirviendo o a los jóvenes que esnifaban condones o aquel niño que disparó a otro sin querer en el “No Lackin Challenge”.

“Eso no me pasará a mí”: Cuando uno es adolescente la muerte es algo que les preocupa o al menos les inquieta. Llegar al límite, pensar que son inmortales o que controlan la situación es precisamente lo que les hace más vulnerables a este tipo de retos.Hay muchos “juegos” y niños o adolescentes que han pensado que no ponían en riesgo su vida, pero que acabaron perdiéndola. Por ejemplo en el juego choking game (juego del desmayo o la asfixia) o el juego de la soga, del ahorcado o de la muerte .

Este año han surgido dos que tienen a los jóvenes divididos y que es importante que conozcas para que puedas ayudar a tu hijo :

-Si tu hijo te pide bajarse en marcha de un coche y bailar la canción de ‘In My Feelings Challenge’ del cantante Drake que sepas que no está loco y lo que trata de hacer es sumarse a un reto al que han sumado muchos de esos influencers favoritos en Instagram. De este reto, ya han advertido de lo peligroso y denunciable que es, ya que a pesar de que sea a una velocidad muy lenta, el que conduce no está prestando atención y puede poner en peligro a otras personas .

-Si tu hijo te pide que le cojas de los pies cuando escuches la palabra Zoom en la canción de Mickey, del rapero Lil Yachty significará que quiere unirse al Zoom Challenge. Este desafío no tendría mayor problema sino fuera porque la idea es que cuando el niño sufre el tirón se golpean la cabeza y la espalda de forma violenta.

¿Qué puedes hacer?

Mejora su impulsividad: Queremos las cosas y las queremos ya, nos pasa algo y en vez de dedicar un tiempo para analizarlo, tratamos de realizarlo inmediatamente y de hacer partícipe a todo el mundo de nuestra vida... Vivimos en la era del”no hay tiempo”. Así que procura no contestar de forma inmediata y consigue que aprenda a esperar, a esforzarse y tener paciencia. Las emociones y los deseos por vivir experiencias que te den mayor dopamina, se pueden canalizar de muchas formas que no entrañan ningún riesgo en su salud.

Refuerza su autoestima: La clave está en que tu hijo necesita sentirse bien, tener recompensas y notoriedad... y piensa que haciendo ese tipo de retos conseguirá todo ello. Por eso, es importante trabajar estos aspectos ya desde pequeños, para que no lo busque en el lugar equivocado. Nos cuesta mucho valorar los pequeños logros de nuestros hijos, tendemos al reproche, a detectar lo malo y a dar por hecho lo bueno. En varias ocasiones, te hemos dado pistas para que puedas conseguir que sienta mejor consigo mismo.

No prohibas, habla con él: Lo primero que querrás hacer es prohibirles todo y reñirles, pero ¿nunca te ha pasado que cuanto más prohibes más ganas tienes de hacerlo? La prohibición solo va a generar que no te lo cuente o incluso que te mienta. Aprovecha este tipo de challenges para reforzar tu relación con él y más que prohibirle, escucha los motivos por los que lo hace y evita los juicios de valor. En vez de juzgar su idea por descabellada que te parezca, hablar sobre los pros y los contras de los peligros que conlleva hacerlo y propónle alternativas para conseguir el objetivo que quiere conseguir (por ejemplo si quiere conseguir seguidores de forma rápida), incluso puedes escoger qué challenges podría hacer e incluso ofrécete a ayudarles. El hecho de que escoja entre alguna serie de opciones, hace que adquiera una mayor seguridad en sí mismo y mejore su autonomía.

Sé el modelo e involúcrate sólo en aquellos en los que creas que no entrañan ningún peligro: Si no estás de acuerdo, no te sumes a ello para impresionar a tu hijo, caerle bien a tu hijo o porque sea importante para él porque sino le estarás dando el mensaje equivocado. Tu hijo , a pesar de que sea adolescente o un niño, te tiene muy presente y es importante que tú también escojas. Es posible que te parezca una obviedad, pero párate a pensar cuántos planes tiene tu hijo al día y cuantas acabas cediendo a sus deseos sólo por no decirle más veces que “no” o por estar cansado o incluso cuántos acabas haciendo tú.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs