• 1

Razones por las que sí puedes llevar al niño a la guardería

Es el gran dilema cuando no hay otro remedio

  • Razones por las que sí puedes llevar al niño a la guardería
    / GTRES ONLINE
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

12 de marzo de 2018. 21:21h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 13/3/2018

ETIQUETAS

Cuando llega el fin de la baja maternal muchas familias se plantean ¿y ahora qué hacemos con el bebé? Muchas personas tienen la suerte de poder dejarlo con un familiar, sin embargo otras muchas se ven obligadas a dejar a sus bebés en una guardería. Obviamente no es lo mismo dejarlo con 4 meses que con 12. La mayoría de los expertos convienen en que cuanto más tarde, dos o tres años, mejor. Pero no siempre lo que queremos se ajusta a lo que podemos y a veces se dan casos de niños que con año y medio parece que “piden” estar, al menos dos o tres horas al día, con otros niños de su edad.

La educación infantil abarca dos ciclos, el primero de 0 a 3 años, y el segundo de 3 a 6 años. Ambos ciclos no tienen carácter obligatorio por lo que es en este momento, cuando surge la gran pregunta “¿qué hacemos con nuestro peque?”, “¿dónde lo llevamos?”, “¿con quién lo dejamos?” Ana Martín, pedagoga de Escuelas Infantiles Nemomarlin, lo explica:

Existen diferentes opciones, entre ellas, dejarlos a cargo de los abuelos o con una niñera. Aunque la gran mayoría opta por acudir a una escuela infantil.

Entre sus ventajas, fundamentalmente destacaremos que en esta etapa en la que los niños son muy receptivos, en las escuelas se encargan de fomentar su aprendizaje mediante la estimulación. Se hará de manera vivencial siendo el propio niño el que sienta la necesidad de descubrir su entorno, todo ello a través del juego y la experimentación.

También, haremos especial hincapié en el proceso de sociabilización que hay en las escuelas. Los niños aprenden a compartir, a comunicar y a respetar a los demás, algo complicado a edades tempranas pero, por el contrario, tan necesario.

No tenemos que olvidarnos que serán profesionales los que se encarguen del cuidado y enseñanza de los pequeños. Son educadoras formadas para ello y que siguen un proyecto educativo basado en las necesidades de cada peque y en los diferentes ritmos de aprendizaje.

Otro de los beneficios de la escuela infantil es la alimentación que reciben en los centros, como en nuestro caso, en Escuelas Nemomarlin es supervisada y elaborada por nutricionistas infantiles, especializados en edades tempranas, aportando todo lo necesario para llevar una dieta equilibrada y variada.

Existen por otro lado, aquellas familias más reticentes a llevar a los peques a escuela infantil, siendo una de las razones principales el contacto de virus. Hay especialistas que no recomiendan acudir a escuela infantil hasta los 12 meses de edad, cuando su sistema inmunológico es un poquito más fuerte, pero no siempre es posible debido a la incorporación al mundo laboral de la mamá o papá que se encuentra a cargo del peque.

Es importante, a la hora de elegir escuela infantil para nuestros hijos, que tengamos claro que es el lugar adecuado para ellos, que nos de la confianza absoluta de que nuestros hijos estarán bien cuidados y cubre nuestras necesidades y expectativas.

Razones por las que sí puedes llevar al niño a la guardería

En las escuelas Nemomarlin utilizamos-comenta la experta- la metodología de Inteligencias Múltiples de Howard Gardner y estamos de acuerdo con él en que “el ser humano es inteligente de múltiples maneras y la capacidad que tiene para resolver problemas puede ser a través de cualquiera de ellas”

El proyecto de Nemomarlin, se estructura en actividades que tratan de potenciar las inteligencias múltiples. Las actividades son muy variadas apostando por aquellas que resultan significativas para los niños y se llevarán a cabo tanto en inglés como en la lengua que se trabaje en la escuela. Todos los materiales que componen el proyecto de Nemomarlin, están diseñado para ofrecer actividades creativas, innovadoras y que complementen perfectamente el desarrollo global de los niños en cada una de las diferentes inteligencias.

“Lo que hice fue tomar la palabra inteligencia, que era propiedad de la gente del coeficiente intelectual, y dije: la música es un talento y las matemáticas son inteligencia, pero ¿por qué debemos llamar inteligentes a las personas buenas con los números y solo talentosos a aquellos que dominan el tono, la armonía, el timbre?”, ha comentado en varias ocasiones el propio Gardner.

De este modo, se llega a un nuevo concepto por el que se dice que todas las personas tenemos ocho inteligencias por las que percibimos el mundo de forma diferente. Así, aunque estas ocho inteligencias están presentes en cada persona, no todos las desarrollamos de igual manera.

Inteligencia lingüístico-verbal: la capacidad de utilizar las palabras y el leguaje para expresar los pensamientos. Capacidad típica de escritores y periodistas, por ejemplo.

Inteligencia lógico-matemática: habilidad de utilizar el razonamiento lógico, los números y manejar leyes matemáticas y aritméticas, así como facilidad para resolución de problemas. Capacidad típica de científicos y filósofos, entre otros.

Inteligencia naturalista: capacidad para entender las relaciones entre los animales y plantas con su entorno y las personas. Típica de biólogos y geólogos, por ejemplo.

Inteligencia visual-espacial: la habilidad de ser capaz de procesar información en tres dimensiones, es decir, relacionar imágenes, colores, espacios y figuras. Los arquitectos, cirujanos y decoradores, por ejemplo, tienen esta capacidad.

Inteligencia musical: ser capaz de percibir las distintas formas musicales y de expresarse a través de ellas. Los músicos, cantantes y bailarines poseen esta inteligencia.

Inteligencia kinestésica-corporal: se describe como la capacidad de que el cuerpo y la mente funcionen juntos para expresar ideas, comunicar pensamientos y generar actividades. Es típica de los mecánicos, bailarines, actores y deportistas.

Inteligencia intrapersonal: aquellos capaces de conocerse a sí mismos, identificar y expresar emociones y sentimientos y regular su conducta en función de esto tienen inteligencia intrapersonal, muy desarrollada en pensadores y religiosos, por ejemplo.

Inteligencia interpersonal: la capacidad de comprender a los demás saber relacionarse con otros y ser capaz de adaptarse en diferentes grupos sociales. Es típica, pues, de maestros, comerciales o políticos, por ejemplo.

La unión de las inteligencias intrapersonal e interpersonal daría lugar a la llamada inteligencia emocional.

En resumen, el proyecto de Nemomarlin, es un proyecto bilingüe diseñado para el desarrollo de las capacidades de cada alumno, permitiendo potenciar y desarrollar de forma individual las competencias particulares de cada niño.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs