Las mejores recetas para celebrar el Día Mundial de la croqueta

Las de jamón ibérico, bacalao o cocido son una apuesta segura para disfrutar de uno de los platos más amados por los españoles

Croquetas son un manjar irresistible. En 2020 se vendieron más de 14.000 toneladas para el consumo en los hogares españoles.
Croquetas son un manjar irresistible. En 2020 se vendieron más de 14.000 toneladas para el consumo en los hogares españoles. FOTO: ASEFAPRE ASEFAPRE

Este 16 de enero se celebra el Día Mundial de la croqueta, uno de los platos más populares y amados en nuestro país. En 2020 se vendieron 14.691 toneladas de croquetas para el consumo en los hogares españoles, un 9,6% más que en el año anterior, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Platos Preparados (Asefapre), por lo que la devoción por este alimento no para de crecer.

Toda croqueta debe estar hecha con una buena salsa bechamel y una capa crujiente. A partir de ahí, el cocinero tiene total libertad para preparar la variedad que más desee. Las clásicas son las de carne, pescado, queso o setas, pero también es posible elaborar algunas recetas más originales, como las de fabada asturiana, cachopo o tortilla de patata.

Las croquetas admiten muchisimos sabores, pero si prefieres una apuesta segura para disfrutar del Día Mundial de este plato, croquetasricas.com ha recopilado las variedades más demandadas en su tienda.

Sabores más demandados de croquetas en 2020

Las siete variedades de croquetas más vendidas en 2020 fueron:

1.- Jamón ibérico, el clásico que acapara casi el 65% de la cuota de mercado.

2.- Setas (boletus, champiñones, etc).

3.- Pescado (el bacalao es el referente).

4.- Carne (pollo, cocido, rabo de toro, chorizo, morcilla, etc).

5.- Queso (azul, cabrales, Gorgonzola, Idiazabal, etc).

6.- Marisco (gambas, changurro, carabineros, chipirones, etc).

7.- Verduras (zanahoria, puerro, calabacín, etc).

Errores que se cometen al hacer una croqueta

Las croquetas, si son caseras, mucho mejor. No obstante, no todo el mundo domina la preparación de este manjar. Los errores más comunes a la hora de elaborar una croqueta es freírlas cuando el aceite no ha alcanzado su temperatura óptima (180 ºC). Además, es recomendable cocinarlas por pequeñas tandas para que se mantenga esa temperatura, no se peguen y sea más facil que se cocinen de forma homogénea.