Miguel Bosé, abatido por la muerte de su madre: “Ya está en el mejor de los sitios”

Lucía Bosé siempre apoyo la faceta artística del cantante

Lucía Bosé y su hijo Miguel
Lucía Bosé y su hijo Miguel

Eran las dos y media de esta tarde cuando Miguel Bosé subía a su página oficial de twitter el mensaje más amargo de su vida: “Queridos amigos y amigas, Os comunico que mi madre, Lucía Bosé, acaba de fallecer. Ya está en el mejor de los sitios”. A los pocos minutos, casi doce millones de personas se solidarizaban con el cantante en las redes sociales, entre ellos buenos amigos del artista, como Mónica Naranjo, Ana Torroja, Alejandro Sanz, David Summers, Arcangel, José Corbacho… Una foto de su progenitora apoyada en la valla de entrada a su casa, ilustraba el dramático mensaje. El cantante ha recibido la triste noticia desde México.

Miguel y Lucía eran uña y carne, aunque también sufrieron sus desavenencias y estuvieron una temporada sin hablarse cuando el hijo se separó de Nacho Palau. Y es que la matriarca dejó muy claro que no pensaba romper su amistad con el valenciano porque consideraba que era una gran persona y que sus dos hijos eran tan nietos para ella como los dos de Miguel. Una crisis familiar que acabó con una cariñosa reconciliación. Ella pasaba largas temporadas en la casa de su vástago, tanto cuando vivía en Panamá como al trasladarse a la capital mexicana. Le ayudaba en el cuidado de los nietos y llevaba la alegría a una familia desestructurada, porque Palau, tras la ruptura, regresó a España, exactamente a su tierra valenciana, con sus niños. Hoy, me cuentan, Nacho lo está pasando muy mal, quería mucho a su ex suegra y siempre hablaba de ella con inmenso cariño. Y Miguel sufre en silencio, no es de llantos públicos, por la muerte de la mujer que le dio la vida y que influyó tanto en él durante su infancia y adolescencia.

Lucía fue la que más apostó por la carrera artística de su hijo, la que intermediaba entre Miguel y su padre, Luis Miguel Dominguín, cuando el torero censuraba la forma de vida del cantante. La primera vez que le vio con unas mallas ue le regaló Pablo Picasso, llegó a llamarle maricón y le exigió que se las quitara inmediatamente. Lucía estuvo al quite y suavizó una situación familiar que empezaba a convertirse en insostenible. La última vez que tuve ocasión de hablar con la fallecida, no hace muchos meses, me confesó que “acabo de estar con mi hijo y mis nietos en la casa de Somosaguas, están todos muy bien, y yo muy feliz de poder disfrutarlos.” La semana pasada tenía que haberse celebrado el juico entre Nacho y Miguel para evaluar el futuro de sus cuatro hijos.

Otra de las hijas de la cantante italiana, Paola Dominguín, ha compartido a través de sus redes sociales una viñeta y un mensaje de despedida hacia su madre en italiano: “y entre África y nosotros está el mar... de modo que llegamos al final del camino. No pudimos escapar más lejos”.

View this post on Instagram

#yomequedoencasa

A post shared by Paola Dominguin (@milinguin) on

Además, ha publicado una foto de unas flores azules, color que representa a Lucía Bosé, en honor a su madre. Junto a ella un claro mensaje de concienciación ante la situación que estamos viviendo y la importancia de quedarse en casa para evitar la propagación del coronavirus: #yomequedoencasa.