Xandra Falcó, el relevo del marqués de Griñón

La hija mayor de carlos falcó cumplirá el sueño de su padre de hacer de sus viñedos una denominación de origen

Familia FalcóInstagram (nombre del dueño)

El marqués de Griñón falleció el 20 de marzo y el lunes sus cinco hijos depositaban sus cenizas en la finca Casa de Vacas. Éste era su campo y el lugar donde pudo cumplir su sueño de producir vinos de calidad. Uno de ellos, Cabernet Sauvignon 2010, fue seleccionado por una de las mejores revistas especializadas estadounidenses, que lo colocó en el puesto 70. Una alegría para él y para su hija Xandra, que siempre fue su mano derecha. Hasta el año pasado trabajaba con su padre, pero decidió independizarse y tomar un camino diferente. La discreción es la norma de la casa y, por lo tanto, no hubo explicaciones a esa retirada del día a día de la bodega. Parece que el matrimonio de su padre con Esther Doña y algunas iniciativas en las que no estaba de acuerdo fueron la causa de esa separación laboral, que no afectiva. Una de estas propuestas era remodelar una parte de la finca para fabricar productos relacionados con el aceite y el vino. E incluso montar un spa de lujo en el palacete El Rincón, un edificio del siglo XIX que se alquila para bodas y banquetes y que era la vivienda habitual del matrimonio. Continuaba trabajando con él en el círculo Fortuny. En la mayoría de las convocatorias era ella quien estaba junto a su padre y no Esther Doña. Siempre tuvieron un química especial y describía a su hija como “una mujer luchadora, divertida, y con un profundo sentido de la familia”.

Gonzalo Pérez 2 de diciembre de 2015 Carlos falco

Es una especie de nexo de unión entre los cinco hijos que tuvo Carlos Falcó con Jeanine Girod, Isabel Preysler y Fátima de la Cierva, respectivamente. Entre los mayores y los pequeños, Aldara y Duarte había muchas diferencia de edad y, por eso, la primogénita ejercía su influencia positiva cuando alguno de ellos no se encontraba en su mejor momento. Estudió marketing, dirección y administración de empresas en las mejores universidades de Madrid, Oxford y París. Los que la conocen trabajando aseguran que es una máquina. En 2012, Falcó tomó la decisión de ceder la batuta a su hija y la nombró directora general de la empresa familiar Marqués de Griñón Family Estates SA. Carlos Falcó, ya sabía que estaba preparada para llevar las riendas de su tesoro más querido, donde invirtió y reinvirtió su patrimonio. Desde 2003, la hija mayor colaboraba pero sin cargo. Pasaba muchas horas en Casa de Vacas junto a su padre. El marqués, más dedicado a la producción, y ella, como experta en marketing. La sociedad familiar que lleva el nombre del título nobiliario fue fundada hace tres décadas, con un capital social de cinco millones de euros. Hasta ese momento los dos hijos mayores eran consejeros y el padre ostentaba la presidencia. Hubo cambios estructurales con la cuarta boda del marqués y se establecieron acuerdos prematrimoniales a petición de los hijos. Nada se sabía de este convenio hasta que Doña lo contó en exclusiva para ‘¡Hola!’, donde aseguraba que había renunciado a los posibles derechos sobre las empresas familiares.

Xandra Falcó es marquesa de Mirabel, heredado de su abuela materna Hilda Fernández de Córdoba, y aunque está orgullosa del título, no figura en su carta de presentación. Ha sido ahora al morir su padre cuando se ha hecho más público el marquesado. En el organigrama heráldico será su hermano Manolo quien se convierta en el nuevo marqués de Griñón cuando presente la solicitud en el Ministerio de Justicia. Un trámite que no tiene mayor dificultad salvo pagar las tasas correspondientes. Como primogénito, también hereda el marquesado de Castel-Moncayo con grandeza de España. Este último fue una donación a Carlos Falcó de su tía paterna Paloma en 1981.

Excelente relación

Los dos hermanos han desarrollado sus vida laborales y familiares sin necesidad de ostentar blasones. Manolo estudió, como su hermana, Dirección de Empresas y vive desde hace años en Londres con su mujer, Amparo Corsini, e hijos. Trabaja en banca de inversión desde hace años como director global de la empresa Citi y gestiona las empresas familiares. No tiene perfil público y la relación con su hermana es excelente. Su padre decía que entre los tres formaban un buen equipo. Xandra está casada con Jaime Carvajal, hijo de los marqueses de Isasi. Tienen tres hijas, Isabel, Camila y Blanca. Tras la muerte del marqués es posible que sea su primogénita la que retome el mundo del vino que con tanto esfuerzo creó su padre. De ella decía: “Mi hija es una vendedora excelente y tiene un gran olfato para los negocios”. El sueño de Falcó, que fue hacer de sus viñedos una denominación de origen, tiene en ella a su mejor heredera.