El desprecio de Ortega Cano hacia Kiko Jiménez

El diestro no puede disimular su desprecio hacia quien fuera durante cuatro años pareja de su hija Gloria Camila

Ni olvida ni perdona el daño que le hizo a su hija. Jose Ortega Cano, se le nota sin reparos, odia y desprecia profundamente a un impresentable Kiko Jiménez, que se gana la vida aireando en televisión la “mierda” de los demás, no conoce otro oficio más saludable, su mente no alcanza más allá de sus desmesurados ataques a diestro y siniestro, en eso tiene una buena maestra en casa, su novia Sofía Suescun. Especialista en crear conflictos emocionales.

Desgraciadamente, en este país lo mediático tiene que llevar más tintes siniestros que apacibles. Y prima más el frikismo que el valor de los profesionales más íntegros.

Ortega lo sabe bien y por eso no puede disimular su desprecio hacia quien fuera durante cuatro años pareja de su hija Gloria, ese al que abrió las puertas de su casa y del que lo más irónico que recuerda es que “iba a la nevera y se comía todos los plátanos", no le vienen a la cabeza mayores ni mejores recuerdos. No me extraña lo más mínimo a la vista del desagradable personaje. En este sentido, cuenta con toda mi comprensión y apoyo.