Doña Sofía, un verano atípico en Marivent

Aterrizó en Mallorca acompañada de su hermana Irene y de la Infanta Elena. Se prevé que los Reyes lleguen la semana que viene, aunque Zarzuela de momento no confirma nada sobre las vacaciones más distintas de la Familia Real

La Familia Real empieza a desembarcar en Palma de Mallorca como viene siendo habitual durante estas fechas. La Reina Sofía y su hermana la princesa Irene de Grecia han sido vistas paseando por la capital balear acompañadas también de la Infanta Doña Elena. Aunque la Casa del Rey aun no ha confirmado cuál será el día exacto de la llegada de los Reyes a Palma, se espera que se trasladen a la residencia de Son Vent durante la próxima semana. En cualquier caso su presencia está asegurada, ya que cuando visitaron baleares durante la gira por comunidades autónomas prometieron «volver pronto». Aunque el Palacio de Marivent permaneció cerrado al público desde el 15 de julio como es habitual, lo cierto es que la llegada de la Reina Sofía (que suele ser la primera en aterrizar en Palma) se ha producido unos días después de lo que suele ser habitual. En cuanto a Don Juan Carlos desde su abdicación en 2014 y la subida al trono de su hijo no ha veraneado en la isla salvo una excepción precisamente el año pasado y solo durante unos días. Es pertinente recordar que tanto Don Juan Carlos como Doña Sofía han pasado el confinamiento y el conjunto de la pandemia en el Palacio de la Zarzuela, que ha sido su residencia oficial desde que se casaron.

El coronavirus ya ha causado un cambio reseñable en la dinámica habitual de la Familia Real durante sus vacaciones estivales en Mallorca. Nos referimos a la Copa del Rey de Vela que suele contar con la participación de Don Felipe. Este año no habrá regatas ni la tradicional entrega de premios y el Real Club Náutico de Palma no se convertirá en un vórtice mundial de la alta competición en este deporte.

Pero a todas luces no será este el único cambio: otro de los hitos de la actividad de los Reyes en Palma, la recepción a la sociedad balear, también pende de un hilo debido a lo poco aconsejable que reuniones de este tipo pueden ser con la actual situación epidemiológica de la que depende, además, buena parte de la recuperación del sector turístico en esta región de España. En años anteriores se había dado cada vez más peso a este evento llegándose a la nada despreciable cifra de 600 invitados en 2019. Parece poco probable que, si finalmente se produce la recepción, se llegue a reunir a tantos invitados en el palacio de la Almudaina, que es donde tiene lugar tradicionalmente esta recepción a la que asiste buena parte de la sociedad balear.

Los Reyes han estado todo el mes de julio realizando una gira por toda España agradeciendo el trabajo realizado durante la pandemia y ayudando con su presencia a relanzar sectores clave de cada una de las regiones. Iniciada en Canarias, su segundo punto fue Baleares, por donde pasaron el 6 de julio. Fue la última vez que se vio a los Reyes en Mallorca, pues la epidemia evitó que visitaran la isla, como ha sido tradicional, durante la Semana Santa. Además del despacho con el presidente del Gobierno y de un encuentro con los medios gráficos en el que la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía solían dar a los periodistas alguna pista sobre el campamento de verano del que acababan de llegar (que este año por el coronavirus no ha tenido lugar) es habitual en los veranos de la Familia Real que se de cobertura informativa a alguna excursión familiar. Tal fue el caso del año pasado cuando los Reyes y sus hijas remataron su estancia con una visita a la casa museo de San Marroig, en la Cordillera Norte de Mallorca.