El príncipe Harry devuelve el dinero prestado para la reforma de Frogmore Cottage

2,7 millones de euros procedentes de las arcas públicas británicas

Tras el millonario acuerdo al que el príncipe Harry y Meghan Markle han llegado con la plataforma Netflix (se calcula que más de 127 millones de euros), se ha anunciado que que los Sussex han devuelto los 2,4 millones de libras (2,7 millones de euros) del dinero de los contribuyentes británicos que utilizaron para renovar su casa de campo de Frogmore, regalo de boda de la Reina Isabel II, y que en principio iba a ser su residencia oficial en Windsor.

Un portavoz del duque de Sussex confirmó el pasado lunes que éste había pagado la factura en su totalidad haciendo una contribución a la Subvención Soberana. «Esta contribución, tal como la ofreció originalmente el Príncipe Harry, ha cubierto completamente los costos de renovación necesarios de Frogmore Cottage, una propiedad de Su Majestad la Reina, y que seguirá siendo la residencia en el Reino Unido del duque y su familia».

Los Sussex acordaron devolver el dinero como parte del plan elaborado cuando dejaron el cargo de miembros de la realeza en marzo pasado y habían estado devolviendo el dinero en efectivo en cuotas mensuales. Pero, por fin, ya pueden afirmar que no están en «números rojos».

Sin embargo, no es la única factura que tienen pendiente tras la reciente compra de una elegante mansión, en Montecito, Santa Bárbara (California). Además tienen que hacer frente al costo continuo de su seguridad. Según informa «The Times» en este aspecto han recibido la ayuda del Príncipe Carlos desde que dejaron Gran Bretaña, pero una fuente cercana a la pareja asegura que ya no reciben ningún dinero del duque de Cornualles. De hecho, el matrimonio ha contratado los servicios de seguridad privados de la empresa Gavin of Becker and Associates (GDBA), que tiene entre sus clientes a Jeff Bezos y Tom Hanks, entre otros.

Independencia financiera

Cuando Harry y Meghan anunciaron en enero sus planes de renunciar como miembros de la realeza y trabajar para volverse financieramente independientes, Clarence House dijo que el príncipe Carlos haría una contribución financiera privada para ayudarlos durante su primer año. Se pensó que era un «año de transición» y sus planes se revisarían después de 12 meses, aunque no hay indicios de que la pareja vaya a regresar a Gran Bretaña.

La pareja ademas se inscribió en junio en la agencia de oratoria estadounidense Harry Walker, que representa también a los Obama y los Clinton. Se cree que podrían ganar hasta un millón de dólares por discurso. E incluso «The Times» informa de que ha habido propuestas para producir podcasts para el servicio de transmisión de música Spotify. Parece que ahora sí la independencia financiera del matrimonio es un hecho.