Raquel Perera reflexiona sobre el rumbo de su nueva vida sin Alejandro Sanz

Recién llegada a Madrid, dónde vivirá con sus dos hijos, echa una mirada atrás y afronta la decisión que marcará su futuro.

“Lo que determina el destino no es sólo una oportunidad, es una decisión. Saber tomar la mejor decisión no es siempre fácil, nunca sabes si es o no la mejor aunque creas que es la más correcta. En cualquier caso ,el amor del corazón nunca suele equivocarse...” Así comienza Raquel Perera el post con el que da inicio a su nueva vida en Madrid junto a sus dos hijos pequeños, tras el acuerdo de divorcio alcanzado con Alejandro Sanz.

Con una bella imagen de una esfera en la que están marcadas los cuatro puntos cardinales, Raquel Perera reflexiona sobre el nuevo rumbo que ha tomado su vida, un año después de su separación de Alejandro Sanz, un año muy duro el 2020, que define como “un año para el recuerdo y para el olvido”.

En su última publicación en Instagram, Raquel Perera se despide de Miami, la ciudad en la que fijó su residencia junto al cantante y lo hace con mucho sentimiento, recordando todas “las cosas bonitas” que vivió allí y a los grandes amigos que deja atrás. “En una cuidad que aunque siempre la creí de hojalata, me ha terminado por trenzar de mucho afecto y de grandes experiencias. Las personas son las que hacen los lugares y Miami siempre será parte de mi familia.”

Agradecida a la vida y a la gente que ha conocido en Estados Unidos, Raquel afronta con vértigo y esperanza su nueva vida ya divorciada de Alejandro Sanz: “Hoy permito que la gratitud, el amor a la vida y la alegría sean el compás que me lleve a disfrutar de los mejores bailes que están por llegar. No se deja nada atrás, porque como dijo García Márquez “la vida no es lo que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”. Yo sólo recuerdo #cosasbonitas. Llevo mi pecho inflado de gente maravillosa que me han dado lo mejor de ellos ... .Hay personas que te cambian la vida y hay personas que te la devuelven.”

Pero, aunque las despedidas son siempre tristes, Raquel afronta su futuro con la alegría del reencuentro con sus seres queridos. Y es que, según ella misma reconoce en sus redes sociales, lo mejor de su regreso a España ha sido el reencuentro con sus padres, que acudieron a darle la bienvenida a Madrid y a quiénes ha podido abrazar “con mascarilla”.