La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía Bosé, a la venta por 430.000 euros

Es una vivienda «única en la que se respira el arte y buen gusto», según se anuncia

Fotografía de archivo del 30 de julio de 2017 de la actriz italiana Lucía Bosé
Fotografía de archivo del 30 de julio de 2017 de la actriz italiana Lucía Bosé

Unas semanas después del primer aniversario de su muerte, los hijos de Lucía Bosé han decidido poner a la venta la casa que la matriarca tenía en Brieva (Segovia).

El refugio personal de Lucía y el lugar de encuentro de uno de los clanes más famosos del panorama nacional puede adquirirse ahora por 430.000 euros. Conocida popularmente como la Casa Azul, por el dominio de este color -el favorito de Lucía y el que tintó durante décadas su pelo- tanto en las paredes como en el mobiliario, cuenta con 430 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 315 metros cuadrados.

Destaca un amplio y luminoso salón con un fresco en la pared del artista italiano Emilio Farina, gran amigo de Lucía, con el que en 1994 colaboró en el Museo de los Ángeles de Turégano (Segovia), un espacio que cerró por problemas económicos en 2007.

Cuenta además con una chimenea frente a dos sofás que combinan a la perfección los dos colores favoritos de la madre de Miguel Bosé: el ya mencionado azul y el amarillo. Tal como puede leerse en la inmobiliaria encargada de su venta, la marbellí Golden Estates, “dispone de seis amplios dormitorios, cuatro baños completos, un aseo de invitados. Gran vestidor, bonita buhardilla. Gran cocina equipada. Terraza de 35 metros en la parte delantera. Todo ello distribuido en tres plantas”, una propiedad con suficiente espacio para acoger a su numerosa familia.

La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía Bosé
La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía BoséIdealista

“Magnífica” casa rural

Según el anuncio publicado por la familia Bosé, la Casa Azul es “única, original y exclusiva donde se respira el arte y buen gusto de su anterior dueña”. Además, tal y como ellos mismos destacan en el anuncio, la propiedad, a la que tachan de “magnífica” puede utilizarse tanto como “residencia habitual, casa de vacaciones” e, incluso, podría ser “explotada como casa rural”.

El precio por metro cuadrado de la Casa Azul es de 1.024 euros, una cantidad dentro de la media de otras viviendas de Brieva, una población a escasos kilómetros de la capital de la provincia, muy bien comunicada con Madrid y con apenas 100 habitantes censados.

A pesar del valor que podrían haber pedido los Bosé, la familia no ha añadido ningún plus por tratarse de una casa reconocida a nivel nacional. Eso sí, se hace una advertencia por parte de la inmobiliaria: “Abstenerse agencias y curiosos”.

La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía Bosé
La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía BoséIdealista

Lucía, que eligió este municipio influenciada por una pareja de amigos artesanos italianos que residían allí, solía participar en las fiestas del pueblo y tenía relación con todos los vecinos, tal como recordó el que fuera el alcalde de Brieva, Nicolás Herranz, al conocerse su muerte el 23 de marzo de 2020. A día de hoy, siguen recordando a su peculiar vecina, quien siempre estaba dispuesta a ayudar con su fuerza innata a todo aquel que lo necesitase.

Porque me gusta, porque es tranquilo, porque hay poca gente, porque es sanísimo”, solía responder a aquellos que le preguntaban el por qué de haber elegido Brieva. Asimismo aseguró durante una entrevista que Miguel quería llevársela a vivir con él en continuas ocasiones, pero su respuesta siempre era la misma: “Mi hijo siempre me insiste en que vuelva a vivir con él. ¡Ni loca! ¡Yo no me muevo de aquí!”.

La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía Bosé
La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía BoséIdealista

La propiedad, en la que la matriarca del clan vivía desde hacía más de dos décadas cuando decidió dejar Somosaguas y refugiarse en la sierra de Guadarrama, se había convertido en un auténtico refugio para numerosos miembros de la sociedad española.

Así, si en un principio era la casa familiar en la que Lucía Bosé podía reunir a toda su familia y sentir el calor de los suyos, con el tiempo también se convirtió en un punto de reunión para sus grandes amistades.

María Zurita de Borbón era una de las asiduas a la Casa Azul, el remanso de paz y tranquilidad de Lucía. La propia prima del rey Felipe VI mostraba en su cuenta de Instagram las visitas que realizaba a la actriz italiana en la localidad segoviana. De este modo, era corriente verla en imágenes junto a su hijo, Carlos, y a otros rostros conocidos como su amiga Antonia Dell’Atte.

La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía Bosé
La Casa Azul, el refugio segoviano de Lucía BoséIdealista

Esta misma semana, Miguel Bosé, único hijo varón de la actriz, ha vuelto a poner en boca de todos el apellido familiar.

En una dura entrevista realizada por Jordi Évole, en la que el polifacético artista desveló que había sido adicto a numerosas drogas, entre ellas la cocaína, Bosé también confesó que la Casa Azul fue el lugar en el que Lucía pasó las últimas semanas de su longeva vida. Lo hizo acompañada por su cuidadora, Tuana Llorente, que estuvo junto a ella hasta que ingresó en el hospital de Segovia, donde falleció.