Egos Televisión

Antonio David Flores se hartó de LLORAR despidiéndose de Mila Ximénez

Su llegada al velatorio, entre aplausos y gritos, provocó la estampida de Terelu Campos y su hija, Ale Rubio.

Antonio David Flores acude al tanatorio de la M30
Antonio David Flores acude al tanatorio de la M30Óscar Ortiz Europa Press

La reaparición de Antonio David Flores en el Tanatorio de Madrid, donde se velaba a Mila Ximénez, fue tan inesperada como polémica. Los que estábamos en el interior de la sala 28 del Tanatorio madrileño escuchamos unos gritos y aplausos. Manolo Ximénez y yo, que estábamos hablando en ese momento, nos miramos extrañados. Fueron las hermanas de Mila, Encarna y Concha, las que se asomaron a la ventana que daba al exterior, para ver qué ocurría. Fuera, donde se congregaba la prensa y algunos espontáneos que se habían acercado para ver de cerca el desfile de celebridades del universo ‘Sálvame’ que acudieron a despedir a Mila, alguien acaparaba los focos.

Continué hablando con Manolo y vi cómo entraba un hombre cabizbajo al que no identifiqué en un primer momento por llevar mascarilla. Era Antonio David Flores. Al estar de espaldas, tampoco me percaté de qué, al mismo tiempo que él entraba, desaparecían de la luctuosa escena Terelu Campos y su hija Ale Rubio, acompañadas de Chelo García Cortés. Sólo Gustavo González y Raquel Bollo, los otros famosos colaboradores de Sálvame presentes en ese momento, se quedaron con la familia.

Alba Santana, junto a sus tías Concha y Encarna Ximénez
Alba Santana, junto a sus tías Concha y Encarna XiménezÁngel Díaz Briñas Europa Press

Saludé a Beatriz Santana, la hija de Manolo, una mujer que ha desempeñado un papel fundamental en la vida de Mila, al igual que su madre, Fernanda Dopeso. Es la hermana de Alba aunque Mila se refería a ella como su hermana de Madrid. La actriz, que estaba acompañada de su pareja, forma parte de ese núcleo duro familiar que no se ha separado de la colaboradora.

Alba, su única hija, estaba agradecida y serena, sin poder creer que su madre se había ido para siempre, un año después de serle detectado un cáncer de pulmón. Un ejemplo de entereza, al igual que los tres hermanos de Mila Ximénez, tranquilos y reconfortados por haber hecho las cosas tal y como ella quería.

Había paz, amor, pocas lágrimas y alguna risa, recordándola. En mi fuero interno, agradecí esa serenidad, ese saber estar frente a la adversidad. Tras hablar con todos los presentes me fui a despedir de ella. Quise hacerlo frente a su ataúd, en esa sala apartada y oscura, imaginando esa conversación final entre ella y yo. Detrás del cristal estaba Mila, rodeada de coronas de flores, enviadas por amigos, familiares y empresas para las que había trabajado. Me llamó la atención una de la familia Flores. Pensé que la habría enviado Lolita, la hija de la Faraona, con la que Mila disfrutó de las noches de Marbella y compartió un amor.

Antonio David, roto de dolor, tuvo que ser consolado por Alba Santana

Estaba allí cuando oí un llanto desgarrador. Me giré y vi a Antonio David Flores, en un sofá que estaba detrás, llorando como un niño chico, consolado por Alba Santana. Sentí que sobraba y me fui para no interrumpirles en ese momento tan íntimo y doloroso. Antonio David hablaba con Alba, seguramente, de esa última conversación a la que se refirió en el post con el que se despidió de ella en sus redes sociales. Puede que Mila fuera uno de los pocos apoyos que le quedaban en Telecinco tras la emisión del documental que acabó con su imagen pública. El resto de sus compañeros en ‘Sálvame’, a excepción de Kiko Matamoros, le han dado la espalda.

Siempre tuve en ti un buen consejo, una mirada cómplice y una buena reflexión de cómo afrontar la vida. Siempre a mi lado, siempre conmigo, ¡cómo te voy a echar en falta amiga!. Guardaré en lo más profundo de mi corazón nuestra última conversación. Me da fuerzas cada día. Buen viaje Mila...” escribió el ex de Rocío Carrasco en su Instagram sobre su amiga.