Famosos

Paz Padilla se enfrenta a la muerte derrochando amor

Tras sus últimas polémicas, la humorista y presentadora comienza uno de sus mayores aventuras a nivel profesional.

Paz Padilla e una imagen reciente
Paz Padilla e una imagen reciente FOTO: Gtres

Tras el gran éxito de su primer libro, Paz Padilla prepara el que será su segundo volumen con mucho entusiasmo. Se trata de un ensayo sobre cómo enfrentarse a la muerte destilando mucho amor.

Estas son las segundas navidades sin la compañía de su marido Antonio, que falleció en el verano del 2020, y la artista las afronta con serenidad, despidiendo el año presentando las Campanadas de Telecinco, y con el deseo de que el 2022 “sea mucho mejor que el año que ahora termina”.

Ella despide el 2021 rodeada de polémica, afectada de nuevo por el COVID 19, y defendiendo firmemente la biodescodificación, una pseudo ciencia que relaciona las enfermedades y el bienestar con los sentimientos. Su obsesión por poner en duda las vacunas contra el coronavirus le ha colocado en el centro de las críticas en las redes sociales.

MADRID, 01/09/2021.- La cómica, actriz y presentadora Paz Padilla posa en el photocall del estreno de la obra “El humor de mi vida”, que protagoniza, este miércoles en el Teatro EDP Gran Vía, en Madrid. EFE/ Kiko Huesca
MADRID, 01/09/2021.- La cómica, actriz y presentadora Paz Padilla posa en el photocall del estreno de la obra “El humor de mi vida”, que protagoniza, este miércoles en el Teatro EDP Gran Vía, en Madrid. EFE/ Kiko Huesca FOTO: Kiko Huesca EFE

“Las vacunas no sirven para nada”, una frase que levantó la indignación de los internautas, incluso algunos le compararon con muy mala uva con el negacionista Miguel Bosé. Por cierto, Paz demuestra su ignorancia confundiendo el nombre de la ciudad china de Wuhan con el de Luján, y el término “oritron” con el verdadero ómicron.

Se lía con demasiada facilidad despertando la hilaridad en las redes sociales, acostumbrados a los muchos errores de Padilla. Pero la presentadora y artista, erre que erre, parece no darse cuenta de su incultura.