Gente

Sarah Ferguson desentierra los “problemas de salud mental” de Lady Di

La exmujer del príncipe Andrés ha recordado su pasado junto a Diana y la intensa amistad que las unía

Sarah Ferguson y Diana de Gales en una imagen de archivo
Sarah Ferguson y Diana de Gales en una imagen de archivoRPGTRES

Las últimas noticias que llegan desde el Reino Unido han puesto el Palacio de Buckingham patas arriba. Tal y como anunció la editorial Penguin Random House, el príncipe Harry está trabajando en sus memorias, que verán la luz a finales del próximo año 2022. Se trata de “el relato definitivo de las experiencias, aventuras, pérdidas y lecciones de vida que lo ayudaron a moldearlo”, y la casa real británica ya se ha llevado las manos a la cabeza, temerosa de lo que su miembro más polémica y díscolo pueda escribir de su puño y letra en su autobiografía. Por lo visto, a sabiendas de que su nieto puede poner en serios apuros a la corona, la reina Isabel II le ha pedido “cordura” a la hora de expresar sus pensamientos en cientos de páginas encuadernadas.

Pero no es esta la única información comprometida a la que la casa real británica ha tenido que hacer frente esta semana. Recientemente, Sarah Ferguson, quien fuera mujer del príncipe Andrés, ha concedido una entrevista a la revista People, y sus declaraciones no dejan muy bien parada a la monarquía más poderosa del mundo. La duquesa de York, que todavía utiliza su título a pesar de su divorcio en 1992, desliza que tanto ella como Diana de Gales fueron utilizadas para amasar millones de libras a su costa: “Simplemente estábamos allí para que hubiera gente que ganara muchísimo dinero. En ese momento, ninguna de las dos nos dimos cuenta de ello”.

Además, Sara Ferguson ha lamentado el papel que le asignaron determinados medios de la prensa amarilla, y explica que el apoyo mutuo que ella y Diana se profesaban fue fundamental para superar los constantes ataques que les llegaban desde los tabloides: “En los años ochenta, estaba Diana, preciosa, y estaba la gorda y desgarbada Fergie. Nos colocaron como la santa y la pecadora. Y lo más importante era permanecer fuertes juntas, y lo hicimos, independientemente de lo que cualquiera escribiera”.

Sarah Ferguson y Diana de Gales FOTO: Martin Keene GTRES

La negativa presión mediática a la que Sarah Ferguson y Diana de Gales se vieron expuestas, junto al constante examen al que la casa real británica las sometía pasó factura en el estado anímico de ambas, llegando a acarrearles problemas psicológicos, tal y como la duquesa de York ha confesado en la revista People: “Diana y yo teníamos nuestros propios problemas de salud mental, y ella y yo solíamos hablar sobre eso. Ella me decía: ‘Fergie, recuerda una cosa, cuando estás arriba del pedestal, es muy fácil caer. Y tú estás abajo. Simplemente, sube’”.

A lo largo de su entrevista, Sarah Ferguson también reflexiona sobre las polémicas que la señalaron en el pasado y que la convirtieron en blanco de la prensa. Ahora, la exmujer del príncipe Andrés agradece que pudo aprender de aquella situación para brindarle una vida mejor a sus hijas. “Bueno, yo he cometido ciertos errores. La prensa mundial ha escrito sobre esos errores, así que vosotras (sus hijas) no tenéis que repetirlos. Ya me adelanté a vosotras para despejaros el camino, para que así podáis soñar y crecer y ser quien vosotras queráis”.