Gente

Carmen Sevilla y la onomástica que ya no celebra por el olvido que sufre

A sus 90 años, la artista vive en una residencia y ya no reconoce a nadie. LA RAZÓN ha hablado con su hijo Augusto

Carmen Sevilla, en una imagen de archivo
Carmen Sevilla, en una imagen de archivo FOTO: La Razón La Razón

María del Carmen García Galisteo, conocida artísticamente por todos como Carmen Sevilla, la que fuera un día «la novia de España», «celebra» hoy el día de la Virgen del Carmen, una festividad con mucha tradición que cada 16 de julio cobra una especial relevancia en numerosas ciudades de nuestro país.

La realidad es que la veterana actriz, para tristeza de muchos, ya no es consciente ni tan siquiera del día que es hoy. Desde el año 2015 se encuentra ingresada en la residencia Orpea de Aravaca (Madrid) aquejada de alzheimer. A sus 90 años Carmen ve pasar los días sin que la enfermedad que padece le deje ver y sentir más allá de lo que alcanzan sus ojos. No reconoce a sus seres queridos, entre los que se encuentra su íntimo amigo Moncho Ferrer, y, cómo no, su hijo Augusto Algueró. Ellos son los únicos que la visitan semanalmente por decisión del propio Augusto, todo ello con el fin de proteger la intimidad de su querida madre.

Una joven Carmen Sevilla en el  tablao flamenco Corral de la Moreria
Una joven Carmen Sevilla en el tablao flamenco Corral de la Moreria FOTO: Corral de la Moreria Corral de la Moreria

LA RAZÓN ha podido hablar con él para conocer de primera mano cómo se presenta este atípico verano para la protagonista de «Pan, amor y Andalucía». Confiesa amablemente que durante los meses de verano «seguirán las pautas marcadas por el centro, con las visitas correspondientes de cada semana, con normalidad y sin cambios». Allí, Carmen Sevilla es una de las internas más queridas por todos. Enfermos y familiares saben perfectamente que ella vive allí desde hace seis años y son conocedores de sus limitaciones debido al golpe del alzheimer. Los trabajadores de la residencia madrileña la cuidan día y noche con cariño y admiración y su rutina diaria se basa en dejar pasar las horas en una habitación con un ventanal que da al exterior. Poco o nada queda ya de aquellos paseos de los que disfrutaba cuando la salud así se lo permitía.

La actriz y cantante Carmen Sevilla / Foto: Efe
La actriz y cantante Carmen Sevilla / Foto: Efe

Ahora tan solo queda recordar, valga la redundancia, sus más de sesenta años de exitosa trayectoria profesional y personal, cuyo colofón tuvo lugar en el año 2010 cuando anunció su retirada definitiva en el programa «Cine de barrio». Nacida en Sevilla en 1930, desde bien pequeña mostró su pasión por el mundo del arte, tanto con la música como con la interpretación. Cantante, bailarina, presentadora y actriz, debutó a la pronta edad de 13 años junto a Estrellita Castro. Cuatro años después, cuando era adolescente, hizo sus primeros pinitos en el cine gracias a la película «Serenata Española». Querida por todo aquel que se cruzaba en su camino, fueron muchos sus pretendientes y no pocos sus admiradores, pero sin duda los dos hombres de su vida tienen nombre y apellido: Augusto Algueró, padre de su único hijo, Augusto, y el agricultor Vicente Patuel, con quien se casó y compartió años de luces y sombras. En abril del año 2000 la actriz se quedó viuda tras la muerte de un ataque al corazón de Patuel. El trabajo y su hijo fueron su salvación hasta que la enfermedad del olvido la obligó a poner fin a su andadura artística.

Enamoró a Charlton Heston

Carmen Sevilla también consiguió enamorar a figuras internacionales de la talla de Charlton Heston, Mario Moreno «Cantinflas» o Frank Sinatra. Con tan solo veinte años la andaluza se convirtió en la «novia de España» y una década después se permitió el lujo de rechazar a Hollywood y a un jugoso contrato de cinco años en lo más alto de la cúspide cinematográfica.