Gente

Fernando Alonso: un cuarentón a todo gas

Sopla hoy las velas en un momento dulce, a los mandos de un monoplaza, y celebrando 20 años como piloto

Linda Morselli y Fernando Alonso
Linda Morselli y Fernando AlonsoInstagram

Cuando Fernando Alonso se enfunde el mono para montarse en su Alpine A521 mañana, será una jornada especial para él. Y no solamente por recorrer las curvas de un circuito fetiche donde vivió en 2003 uno de los momentos claves en su carrera, su primera victoria en el gran circo de la Fórmula 1. La proeza seguro que vendrá a su memoria este fin de semana, cuando el asturiano vuelva a volar sobre los pianos de las catorce curvas del circuito de Hungaroring. Y lo hará en el mejor momento de su carrera, después de haber celebrado hoy su cuarenta cumpleaños. Lo cierto es que Alonso sopla las velas en un momento dulce, a los mandos de un monoplaza, y celebrando 20 años como piloto desde que en 2001 llegó a la Fórmula 1 debutando como piloto probador de Minardi.

Su habilidad innata a los mandos del monoplaza pronto hizo que Flavio Briatore, capo del equipo, le diera un asiento en el equipo Renault en 2003. Con el siempre controvertido italiano cosechó sus dos títulos de campeón del mundo. Después vinieron los años de McLaren (2007) y Ferrari (2010), donde rozó asimismo el título de campeón en dos ocasiones. 2021 ha sido el de su vuelta a la Fórmula 1 de la mano de Renault, ahora llamado Alpine. Atrás quedaron los tiempos en que el desánimo por falta de un coche competitivo le llevó a buscar la motivación lejos de la Fórmula 1. En este «parón» se hace con el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA en 2019, participa en las 500 Millas de Indianápolis, gana las 24 Horas de Le Mans de 2018 y 2019 y las 24 Horas de Daytona en 2019. Casi nada. Además, Fernando Alonso participó en dos Rally Dakar.

En lo personal, el deportista está enamorado de Linda Morselli, su pareja desde hace cuatro años. De profesión modelo y con 31 (9 menos que Alonso), Linda fue una de las sensaciones de Miss Italia 2006. Nacida en la región lombarda de Giussano y ex pareja de Valentino Rossi, la pareja se conoció en un evento social de la Fórmula 1 en 2007. La afinidad entre ambos es total. Comparten sus vidas en Suiza, donde residen, y una pasión extrema por el deporte. Sin embargo, y pese a lo idílico hoy en día de la relación, el suyo ha sido un noviazgo con altibajos. Así, en 2011 pasaron de anunciar su compromiso a separarse. Desde que retomaron la relación en 2017 forman de nuevo una pareja sólida. De hecho, a su lado el asturiano superó varios baches bastante duros durante el último año. Por un lado, la muerte en enero de Adrián Campos (60 años), mánager y descubridor de Fernando Alonso, que supuso un fuerte mazazo para el piloto. Por otro, el grave accidente de tráfico sufrido en febrero, cuando una mujer de nacionalidad suiza que viajaba con dirección a Pregassona chocó contra la bicicleta de Fernando Alonso al hacer un giro prohibido. El resultado, una fractura en la mandíbula superior y la pérdida de varias piezas dentales. Linda no se separó un segundo de él durante los dos días que estuvo ingresado en un hospital de Berna (Suiza).

Pero como no solo de velocidad y gasolina quemada vive el hombre, es mucho más que Fórmula 1. A sus negocios relacionados con los circuitos, el Karting Fernando Alonso y el museo con su nombre, se lanzó en 2017 a un negocio tan atractivo como desconocido: el diseño de ropa y complementos. Para ello creó Kimoa, nombre prestado del hawaiano que significa «sentarse y ver la puesta de sol juntos». Y puso al frente a Alberto Fernández Albilares, amigo de la infancia y administrador único de la sociedad Quimoalar SL. Tras acumular pérdidas de dos millones de euros en los dos primeros años de andadura, Alonso puso toda la carne en el asador para revertir los números rojos. Una apuesta a todo o nada que pasó por hacerse patrocinador de Mclaren. Gracias a ello el logo de Kimoa aparecía en todas partes: mono, casco y hasta en el monoplaza del piloto. La idea surtió efecto y en 2018 aumentó la facturación a 1,2 millones, triplicando las ventas y reduciendo las perdidas hasta los 514.000. A día de hoy la marca está presente en más de 70 países. Pero Kimoa es más que una marca de ropa. Fernando Alonso ha diversificado el negocio utilizando la marca junto a Pure Electric para lanzar una edición especial de patinetes eléctricos con una autonomía de hasta 50 kilómetros y resistentes al agua. Negocios aparte, sigue encabezando la lista «Forbes» de los cien personajes más adinerados del país publicada en 2020, con un patrimonio de 170 millones de euros. No en vano, Fernando Alonso es el tercer piloto mejor pagado de la parrilla con un sueldo de 21 millones, un puesto por encima de Sebastian Vettel pero por detrás de los pilotos Lewis Hamilton y Max Verstappen.