Gente

Julia Otero: “Llega un momento que dices qué más da estar vivo o muerto”

La periodista ha revelado el duro proceso que ha viviedo para curarse del cáncer de colon que le diagnosticaron hace un año

Julia Otero en "Lo de Évole"
Julia Otero en "Lo de Évole" FOTO: Atresmedia laSexta

El 22 de febrero del año pasado, Julia Otero anunciaba a través de suprograma de radio, en Onda Cero, Julia en la Onda, que padecía cáncer de colon, motivo por el que decidía apartarse de las ondas para centrarse en su curación.

Un año después, la periodista ha hablado del duro proceso que ha vivido desde que le diagnosticaron la enfermedad hasta ahora. Un proceso en el que en alguna ocasión le flaquearon las fuerzas y llegó a pensar en tirar la toalla. “Llega un momento que dices qué más da estar vivo o muerto”, ha explicado en el programa Lo de Évole. “Si sabes lo que te espera, lo asumes y lo aguantas mucho mejor. La quimioterapia es un veneno, es un veneno controlado. El buen oncólogo es el que te lleva al borde del abismo, porque, cuanto más al borde estés, más duro le estás dando al tumor. Hay gente que no tolera todas las sesiones de quimioterapia. Yo aguanté las 9 cómo una jabata”, ha afirmado.

Julia Otero responde a Évole
Julia Otero responde a Évole FOTO: Atresmedia laSexta

Además, Julia ha contado las consecuencias que le produjo el tratamiento. “Te salen yagas en la boca, no puedes comer bien, todas las mucosas del cuerpo están en carne viva... Afortunadamente, el pelo se me cayó muy poquito”. También secuelas psicológicas: “En la segunda, la tercera o la cuarta sesión estás pensando: ‘ahora viene que ya no comes, ahora que ya no duermes... ahora viene que prefiero morirme”.

Ahora Julia Otero puede decir que ha ganado la batalla y es un ejemplo para tantas personas que están luchando por superar la enfermedad. Fue laprimera que visualizó el cáncer poniéndole nombre y apellido y así lo contó en redes sociales. “En un control rutinario, de esos que todos tenemos que hacernos, llegó la sorpresa. En un rinconcito aparecieron células “egoístas”, como las llama el doctor López Otín. La palabra cáncer da miedo, pero estoy aprendiendo a pronunciarla en primera persona desde hace seis días. No es fácil, pero ahí estamos. A las cosas hay que llamarlas por su nombre”.

El sentirse respaldado y apoyado en esta batalla ha sido fundamental para Otero quien agradece la ayuda recibida en todo momento tanto por su pareja, Josep Martínez, como por su hija, Candela Otero, ambos médicos: “No es fácil encontrar palabras que expresen la gratitud que siento ante todo el afecto que he recibido estas semanas. Personas públicas, anónimas, oyentes, amigos, colegas... Gracias a todos por empujar”.