Mas afirma que el tripartito deja una deuda de 40000 millones de euros

CiU apuesta por la economía en el inicio de la campaña y presenta sus propuestas ante empresarios.

El candidato de CiU, ayer durante su visita al Instituto Guttman de Badalona
El candidato de CiU, ayer durante su visita al Instituto Guttman de Badalona

Barcelona- CiU ha situado la economía como protagonista de su campaña electoral, y para que no quede lugar a dudas, abrió ayer su periplo electoral con un acto centrado en la economía, celebrado en el hotel Majestic de Barcelona, al que asistieron un centenar de empresarios catalanes, así como representantes de la federación nacionalista.

Con el inicio de la campaña, ha empezado definitivamente la cuenta atrás y ya no hay margen para el talante. Por este motivo, el nacionalista dejó aparcado ayer su positivismo para arremeter duramente contra la gestión económica del tripartito. Tanto es así, que acusó al Ejecutivo de Montilla de dejar una deuda que asciende hasta los 40.000 millones de euros. «El tripartito presume mucho de que lo dejará todo pagado. Sí, pero claro, con una deuda de 40.000 millones de euros. Hace tres o cuatro años atrás esta deuda era menos de la mitad», protestó al ser interpelado sobre la gestión económica del Govern. Sin embargo, rebajó su discurso contra los bonos catalanes e incluso abrió la puerta a hacer una nueva emisión de este tipo de títulos, si llega a la Generalitat.


Prosperidad

La venganza es un plato que se sirve frío y en CiU lo saben muy bien. No en vano, han dejado pasar varios días después de que los socialistas hubieran acusado de haber dejado 3.000 millones de euros en facturas impagadas.

Al margen de cargar contra el Govern, Mas repasó los principales ejes de su programa económico, que bautizó como «espiral de prosperidad». Congelar los impuestos, aumentar el crédito, reducir la morosidad, impulsar las infraestructuras, reformar la administración pública, mejorar la educación, internacionalizar la economía o reducir la dependencia energética son algunos de las principales recetas de CiU para «levantar Cataluña», o lo que es lo mismo, reflotar la economía y dejar la tasa de paro a niveles europeos. Es decir, a la mitad de la tasa actual.

El nacionalista criticó el uso de la deuda para financiar los gastos ordinarios del Govern porque, según su parecer, debería costearse con los ingresos ordinarios ya que, para Mas, la deuda debe usarse únicamente para «generar riqueza».

Pese a la conmtundencia de sus críticas matinales al tripartito, Mas se trasladó a Reus y reivindicó su «talante» frente a los ataques del tripartito. «Todos van contra nosotros, y mira que estamos en la oposición», afirmó ante una militancia entregada. Al mismo tiempo, instó a los suyos a hacer «oídos sordos»frente a los ataques de sus adversarios políticos.

La elección de Reus como primera ciudad que acoge un mítin electoral de CiU no fue al azar. La provincia de Tarragona se ha convertido en un punto clave en la carrera electoral de CiU. No en vano, los socialistas les siguen de cerca y los ayuntamientos de las dos principales ciudades de la demarcación, Reus y Tarragona, se encuentran a manos del PSC.



Obras en el Parlament para un futuro diputado paralítico

El líder de CiU, Artur Mas, aprovechó el primer día de campaña para visitar el Instituto Guttman, centro sanitario privado dedicado al tratamiento de minusvalías físicas. Esta visita sirvió a Mas para reivindicar la iniciativa privada en la sanidad con ayudas públicas. Mas está decidido a facilitar exenciones fiscales para todos los usuarios de mutuas privadas, para tratar de mantener la dualidad del sistema sanitario catalán y asegurar su supervivencia.
Allí se reunió con varios pacientes y ex pacientes del centro, entre los que se encontraba el número 23 de la lista de CiU por Barcelona, David Bonvehí. Si se tiene en cuenta que en los anteriores comicios la federación nacionalista sacó 27 diputados en Barcelona, parece casi seguro que Bonvehí se convertirá en el primer diputado en silla de ruedas del Parlament, lo que forzará una reforma en profundidad de la cámara catalana para facilitar el acceso a las personas con limitaciones físicas.


Sitio del mitin:
Pabellón Pare Manyanet de Reus (Tarragona).
Asistentes
Más de 1.200 personas acompañaron al presidente de CiU, Artur Mas, en su mítin en Reus. Más allá del candidato a la presidencia de la Generalitat, también intervinieron en el acto la diputada de CiU Meritxell Ruiz, el alcaldable de CiU por Reus, Carles Pellicer, y el cabeza de lista de CiU en Tarragona, Josep Poblet. Oriol Pujol, numero seis por Barcelona, también estaba entre los asistentes al primer mitin de campaña.